Sobrevuela el fantasma del desempleo

Autor:Silvia Stang

Despidos, suspensiones y reducción de jornadas llegan con la crisis; sólo hay estrategias limitadas para buscar un alivio; a fin de año, la desocupación podría pasar el 10%

LN 03.05.2009

El mundo de las relaciones laborales está cada vez más lastimado por la crisis de la actividad económica. Varios datos dan cuenta por estos días de que las esquirlas están bastante expandidas. Eso se traduce en un incremento de la cantidad de personas que sufren la falta de trabajo, ya sea porque fueron despedidas, porque no logran encontrar su primer empleo, o porque, aunque conservan sus puestos, deben resignar parte de los ingresos que hasta hace unos meses llevaban a sus hogares, como efecto de la reducción de horas en las que cumplen sus tareas.

Existen algunas acciones en las que intervienen diferentes actores sociales (Estado, empresas y sindicatos) para intentar que las heridas sean más leves. Se reemplazan despidos por suspensiones (el tiempo dirá si ese reemplazo es tal o si la estrategia habrá valido sólo para demorar cesantías); se rediseñan las jornadas y los turnos laborales para repartir las diezmadas horas de actividad, o se recurre a fondos públicos para afrontar parte del salario de empleados del sector privado.

Pero las estrategias, claro, tienen fuertes límites. Uno es que su instrumentación depende en muchos casos de las espaldas financieras de las empresas. Otro, por demás evidente, es que no llegan a la economía informal, en la que se desempeñan casi cuatro de cada diez asalariados y en la que la alta vulnerabilidad es innegable. Quizá con mayor impacto justamente en este segmento, lo cierto es que todo lleva a pensar en un alza del índice de desocupación.

Los economistas estiman que a fin de año la tasa podría llegar a niveles de entre el 10 y el 12% de la población activa. Eso significaría que el país tendría entre 300.000 y 650.000 nuevos desocupados.

La construcción, la industria automotriz, la metalurgia, el turismo, el comercio y las confecciones textiles figuran entre los sectores económicos a los que la crisis les pegó de manera más temprana y con mayor intensidad.

En la construcción, el sector que más movimientos muestra en su fuerza laboral -tanto en épocas de crecimiento como de retracción económica-, la cantidad de puestos cayó un 13,1% en el primer bimestre del año respecto de igual período de 2008, según datos del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric). El informe destaca que en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba