Sobrevivió a Cromañón, pero debió esperar casi 15 años para cobrar la indemnización

 
EXTRACTO GRATUITO

D. N. pudo escapar de aquel infierno en que se convirtió el atestadísimo boliche de Once en el que Callejeros cerraba ante su público el año, el 30 de diciembre de 2004. Pero aunque se salvó, su vida después de aquel horror no fue nada fácil: sufrió angustia, depresión, pesimismo, desamparo y le diagnosticaron trastorno de estrés postraumático crónico.A casi 15 años de la trágica noche de República Cromañón, donde 194 personas perdieron la vida y 1432 padecieron lesiones de todo tipo, y después de una ardua batalla legal en la que, en ocasiones, las decisiones judiciales parecían casi una burla para él, este hombre, que hoy tiene 35 años, uno de los más de 3000 sobrevivientes de la peor catástrofe por causas no naturales de la Argentina, recibió un resarcimiento económico de $1.324.248.La semana pasada se acreditó ese dinero en la cuenta bancaria de D. N., según informó a LA NACION su abogado, Fernando Lirman. El pago fue hecho por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, una de las partes demandadas y sentenciadas.La de D. N. fue una de las primeras cinco demandas con fallo favorable en primera instancia. Pero lejos estuvo de ser satisfactoria para él. En agosto de 2016, la jueza federal en lo Contencioso Administrativo María Cecilia Giraldi Madariaga de Negre había resuelto que, en forma solidaria, el Estado Nacional y el de la Ciudad, los músicos de Callejeros y el manager de la banda debían resarcir económicamente a aquel sobreviviente de la tragedia de Once con la exigua cifra de $59.400: $20.000 por daño psicológico, $25.000 por daño moral y $14.400 para costear los gastos del tratamiento psicológico por su estrés postraumático."Ese fallo fue muy indigno e indecoroso. No sabía cómo explicárselo a mi cliente. Parece que para la Justicia argentina es más grave decirle a alguien que es feo que sufrir padecimientos por haber estado en una de las mayores tragedias del país, donde el Estado fue responsable. Mi representado quedó, según el peritaje oficial, con un 25% de incapacidad psicológica", había dicho a LA NACION Lirman después de aquella sentencia de primera instancia.Lirman, en representación de D. N. -cuya identidad no se publica por un pedido expreso suyo-, apeló el fallo de grado. En agosto de 2017, la Sala IV de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal ordenó abonar al sobreviviente 260.000 pesos más los intereses. Había resuelto, en definitiva, echar por tierra una decisión clave de la jueza de primera instancia: no...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA