Skate: un deporte que pasó de la persecución a la inclusión

 
EXTRACTO GRATUITO

Rodrigo Lantarón tiene 44 años y, de lunes a viernes, se pone el traje, se sube a su bicicleta y pedalea hasta el microcentro. Es abogado y pasa ocho horas por día en su oficina. Apenas sale, empieza su relax: carga el skate y se va al skatepark de Parque Haití (Dorrego 3625) para practicar algunos trucos. Pero no siempre fue así. "Hoy hay más inclusión que antes. Cuando empecé, el skate era algo muy mal visto. De hecho, los porteros cuando hacía algún truco en un edificio me gritaban: «¿Por qué no vas a laburar?»", cuenta.

Sin embargo, la situación parece haber cambiado. Hoy, el skateboarding dejó de ser una actividad perseguida como en sus comienzos y, con los años, se transformó en un deporte cada vez más presente en la ciudad. En la Capital, hay más de 50.000 personas que lo practican y siete grandes skateparks y otros de menores proporciones que se despliegan en los barrios porteños. Para mediados del mes próximo, se inaugurará el skate bowl (una suerte de olla de cemento) más grande del país en el predio del velódromo del Parque Tres de Febrero y la disciplina será parte del laboratorio deportivo de los Juegos Olímpicos de la Juventud de 2018, que se disputarán en la ciudad, como antesala de su debut olímpico en Tokio 2020.

En la Capital, también se hacen diferentes encuentros del deporte como el Buenos Aires Extremo, una competencia sudamericana de skate y de bicicletas BMX que, en su última edición, en noviembre del año pasado, convocó a más de 25.000 participantes. Además, se realizan otros que tienen como grandes estrellas a figuras mundiales como Tony Hawk, que llegó a los Bosques de Palermo en septiembre pasado para convocar a más de 40.000 personas.

A pesar del empuje que tiene la actividad, hay algunas situaciones que siguen generando conflictos con los skaters. "Todavía nos siguen corriendo de los edificios. Lo que sucede es que la calle es parte de la esencia del skate y va a seguir allí", señala Lucas Ledezma, de 26 años, mientras acomoda su patineta para deslizarse por uno de los bowls del skatepark del Parque Extremo de Costanera Norte (Costanera Rafael Obligado 185).

Como la disciplina creció mucho en los últimos años en la Capital, la Legislatura resolvió, el 13 de septiembre pasado, declarar a Buenos Aires ciudad del skate. Los fundamentos de ese proyecto, presentado por los legisladores oficialistas Daniel Del Sol y Roberto Quattromano, estipulan que un promedio de 500 y 700 personas por día visitan los skateparks...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA