Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala X, 28 de Septiembre de 2017 (caso SINTES, IGNACIO ENRIQUE c/ SISTEMAS TEMPORARIOS S.A. Y OTRO s/DESPIDO)

Fecha de Resolución:28 de Septiembre de 2017
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala X
 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA X SENT. DEF. EXPTE. Nº CNT 37304/2015/CA1 (41838)

JUZGADO Nº: 76 SALA X AUTOS: “SINTES IGNACIO ENRIQUE C/ SISTEMAS TEMPORARIOS S.A.

Y OTRO S/ DESPIDO”

Buenos Aires, 28/09/17 El Dr. GREGORIO CORACH dijo:

I- Llegan los autos a conocimiento de esta alzada a propósito de los agravios vertidos por la codemandada Inc S.A. y Sistemas Temporarios S.A.

contra la sentencia dictada a fs. 223/226 a mérito de los memoriales obrantes a fs.

227/234 y fs. 235/237 mereciendo réplica de la contraria a fs. 239/243.

II- En primer término y para una mejor exposición de los hechos planteados, corresponde tratar la queja referida por la codemandada I.S.A. (ver fs. 229vta.

pto. b) en lo referente a la fecha en que se produjo el despido. Sostiene que la actora en su demanda reclamó diferencias salariales, horas extras, aumentos salariales, etc., sin cuestionar el cómputo del período de prueba, ni que se lo despidiera fuera del mismo. Afirma que no se encuentra controvertido que la relación laboral se extinguió dentro del período determinado por el art. 92 bis de la L.C.T. Sostiene que en el inicio el actor manifestó que le fue comunicado el despido conforme el citado art. 92 bis. Resalta que el período durante el cual se habrían extendido sus tareas no excede el máximo contemplado legalmente para las tareas eventuales, por lo que en este entendimiento podría presumirse que las tareas sin lugar a duda han tenido carácter de eventuales originadas en una necesidad extraordinaria que le diera origen.

Recordemos que el actor reconoce en su demanda que ingresó a laborar como cajero y responsable de la sucursal que indica el día 13 de febrero de 2014, y que en forma intempestivamente con fecha 13 de mayo de 2014 conforme lo dispuesto por el art. 92 bis de la L.C.T. De la propia demanda se desprende que lo reclamado son únicamente rubros salariales, preaviso, diferencia salariales por convenio colectivo y las multas que establecen los arts. 2º de la ley 25.323 y 45 de la ley 25.345.

Fecha de firma: 28/09/2017 Alta en sistema: 24/10/2017 Firmado por: G.C., JUEZ DE CAMARA Firmado por: D.E.S., JUEZ DE CAMARA #27121594#189631176#20170928085208877 Asimismo destaco que luego de haber recepcionado la comunicación rescisoria emitida por el principal, con fecha 6 de junio de 2014 intimó a las demandadas al pago de preaviso, diferencias salariales, horas trabajadas con más los aumentos salariales por decreto, entrega de las certificaciones previstas por el art. 80 L.C.T. y libreta sanitaria, bajo apercibimiento de iniciar las acciones judiciales pertinentes.

De la demanda no se desprende denuncia respecto a la utilización fraudulenta y/o abusiva del período de prueba por parte del principal, ya que como lo he señalado, solo se reclama rubros que le correspondería por la desvinculación en los términos del citado art. 92 bis.

Atento lo expuesto, estimo que resulta oportuno memorar que en virtud del principio “iura novit curia” corresponde al Juez la aplicación del derecho, con prescindencia de lo invocado por las partes, constituyendo tal prerrogativa un deber para el Juzgador (Fallos, 26:32; 262:32; 265:7), a quien incumbe la determinación correcta del derecho, debiendo discernir los conflictos litigiosos y dirimirlos según el derecho vigente calificando autónomamente la realidad del hecho y subsumiéndolo en las normas jurídicas que lo rigen -(C.S.J.N., "Paz de G.M.,

V. c/G., I", Sent. del 16/12/76 y esta Sala SD 17781 del 14/9/10 ).

Por ello considero que asiste razón al planteo interpuesto por la recurrente, puesto que no corresponde aplicar el invocando principio iura novit curia, pues en el caso en particular es el propio actor quien reconoció haber sido despedido en el plazo determinado por el art. 92 bis de la L.C.T. y, como también lo señalé, ninguna mención respecto a la existencia de fraude fue invocado por el requirente.

En suma, corresponde revocar en este aspecto el fallo de grado en cuanto condenó al pago de la indemnización prevista por el art. 245 de la L.C.T.

III- Sentado ello y para una mejor exposición de los planteos recursivos interpuestos se analizará en forma conjunta las quejas de ambas demandadas.

Ambas demandadas cuestionan el fallo de grado en cuanto hizo lugar a la acción entablada en los términos del art. 29 de la L.C.T....

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS