El sinsentido más sano

 
EXTRACTO GRATUITO

¿Me dijo en la puerta del bar o en el bar? Quizá está adentro. Si yo llegué cinco minutos antes, bien puede él haberme ganado por cinco más. Él estaba más cerca. Aunque dependía de terminar una reunión que comenzaba a las diez.

Es anárquico y atolondrado pero, sobre todo, es sincero y crudo: el monólogo interno es de lo más genuino que tenemos. Las ideas se empastan pero alcanzan un nirvana de fuegos artificiales sordos, cavilamos dudas existenciales que se interrumpen por un miedo revelador o por un estornudo, porque en este arena tienen la misma fuerza. Qué sinsentido saludable, rayano con el diván.

¿Me dijo en la puerta del bar o en el bar? Quizá lo logró. No, no lo debe haber logrado. ¿Quién termina una reunión a tiempo en Buenos Aires?, ¿quién termina antes una reunión? ¿Antes de qué? ¿Y si lo hizo? ¿Y si lo logró, llegó y entró? Sería normal: me citó en la esquina de un bar; llega antes, entra a tomar un café. Se sobreentiende que, si hay una espera, lo más razonable es hacerlo sentado. Además, ¡es una esquina donde hay un café! No hay razón para esperar afuera, nadie se va a enojar. Nadie pensaría que lo quieren menos si no lo esperan de pie en la vereda. Yo no pensaría eso. Pero preferiría que me esperara en la puerta. Hay algo en ese gesto. Es más: si me esperara sentado, pero afuera, en el escalón de entrada del edificio este de al lado, no me molestaría. Sí que estuviera adentro. ¿Tan cansado estás que no podés esperar cinco minutos y entramos juntos? Ridícula que soy. ¿Qué problema hay si está adentro? ¿Tiene que estar cansado para justificar que quería tomarse un café mientras me espera? Creo que no pero siento que sí. Decí que no hace calor. Si habré pasado mil veces por acá y jamás reparé en el negocio de enfrente: "El rey del cepillo". Sólo cepillos vende. Hay tantas cosas que no entiendo. ¿Cuántos cepillos puede comprar alguien a lo largo de su vida? Y de esa gente, ¿cuánta pasa por Rodríguez Peña y Sarmiento a comprarlo? Es como el local ese, la paragüería de avenida Santa Fe, cerca de la estación Agüero, que siempre está cerrado. ¿Alguien se despierta un día y dice "voy a ir a la avenida Santa Fe a comprarme un paraguas"? ¿Y cómo lo va a comprar si las veces que pasé siempre lo vi cerrado? Los dueños, ¿viven bien de eso? Qué será vivir bien para ellos. ¿Qué es "vivir bien" para mí? Yo no tengo negocio y sobrevivo. Pero se supone que un negocio no es sobrevivir: tiene ganancia. Qué sé yo de negocios. Y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA