Sinergia productiva: negociación sectorial

Autor:Rodolfo E. Capón Filas
Páginas:423-614
 
EXTRACTO GRATUITO
Tratado de Derecho del Trabajo
422 423
Capítulo V
Sinergia productiva: negociación sectorial
“In France, powerful aristrocrats often send
men to prison. Rich men make the laws.
Innocent men go to prison, without a trial”.
dicKEns, Charles, A Tale of Two Cities,
Macmillan, pág. 25.
Si para llevar a cabo el desarrollo se nece-
sitan técnicos, cada vez en mayor número,
para este mismo desarrollo se exige más to-
davía pensadores de reexión profunda que
busquen un humanismo nuevo, el cual per-
mita al hombre moderno hallarse a sí mis-
mo, asumiendo los valores superiores del
amor, de la amistad, de la oración y de la
contemplación. Así podrá realizar, en toda
su plenitud, el verdadero desarrollo, que
es el paso, para cada uno y para todos, de
condiciones de vida menos humanas, a con-
diciones más humanas. Menos humanas:
las carencias materiales de los que están
privados del mínimum vital y las carencias
morales de los que están mutilados por el
egoísmo. Menos humanas: las estructuras
opresoras, que provienen del abuso del te-
ner o del abuso del poder, de la explotación
de los trabajadores o de la injusticia de las
transacciones. Más humanas: el remontar-
se de la miseria a la posesión de lo nece-
sario, la victoria sobre las calamidades so-
ciales, la ampliación de los conocimientos,
la adquisición de la cultura. Más humanas
también: el aumento en la consideración de
la dignidad de los demás, la orientación ha-
cia el espíritu de pobreza, la cooperación en
Rodolfo E. Capón Filas
424 425
el bien común, la voluntad de paz. Más hu-
manas todavía: el reconocimiento, por parte
del hombre, de los valores supremos, y de
Dios, que de ellos es la fuente y el n. Más
humanas, por n y especialmente: la fe,
donde Dios acogido por la buena voluntad
de los hombres, y la unidad en la caridad
de Cristo, que nos llama a todos a partici-
par, como hijos, en la vida del Dios vivo,
Padre de todos los hombres.
PauloVI, Populorum progressio, párs.20 y
21.
Es sabido en la reexión antropológica y
psicoanalítica que existe en el ser humano
una energía volcánica difícilmente con-
trolable por la razón. Algunos la llaman
“libido”, otros “élan vital”, algún otro “prin-
cipio esperanza”. Tenemos que ver con una
energía de construcción y de destrucción,
con un caos original que puede ser caótico
y generativo. Todo el trabajo de la cultu-
ra, de las leyes, de la religión y de la ética
es crear una salida para que esa energía
pueda uir y ser regulada de manera que
su aspecto constructivo prevalezca sobre el
destructivo. El equilibrio es tenue. En todo
momento y en cada situación esa energía
está presente, burbujeante y tratando de
salir y hacer su curso histórico. La cultura,
la religión, la ética y las leyes construyen
un acomodo existencial donde esta energía
encuentra cierta estabilidad y equilibrio.
Pero cada acomodo participa de la falta
de plenitud y de la vulnerabilidad de todo
lo que existe. Poco a poco su capacidad de
regulación se debilita hasta desmoronarse.
Tratado de Derecho del Trabajo
424 425
Entonces, por un momento, las barreras del
río se rompen, las márgenes son rebasadas
y las aguas buscan un nuevo lecho.Grandes
analistas de la dinámica de las transforma-
ciones, como Toynbee, Jung y Freud entre
otros, se detuvieron en este fenómeno. Es
instructiva la lectura que hizo Freud en
1930, en plena crisis mundial económica
y nanciera, semejante a la de hoy, en su
famoso escrito “El malestar en la cultura”
(Das Unbehagen in der Kultur). Abandonó
el rigor cientíco aplicado al psicoanálisis
y, para asombro de sus seguidores, abordó
temas culturales con agudo sentido de la
observación. En este escrito Freud demues-
tra la fuerza volcánica de esta energía vital
y los límites de la razón al querer contener-
la. Explícitamente dice que se trata de un
choque de “dos fuerzas celestiales”: la fuer-
za de la vida (Eros) y la fuerza de la muerte
(Thanatos). El libro termina con una incon-
clusión: “El eterno Eros tiene que empeñar
un gran esfuerzo para imponerse frente a
su enemigo también inmortal (Thanatos),
pero ¿quién puede predecir el éxito o la sa-
lida de este embate?”. Con esta aporía con-
cluye su reexión.
Leonardo boFF, Una energía volcáni-
ca irrumpió en las calles, Koinomía,
07.07.2013.
“La juventud es el ventanal por el que en-
tra el futuro en el mundo y, por tanto, nos
impone grandes retos. Nuestra generación
se mostrará a la altura de la promesa que
hay en cada joven cuando sepa ofrecerle
espacio; tutelar las condiciones materiales
y espirituales para su pleno desarrollo;

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA