El sindicalismo macrista hace caja y pide Cambiemos 'por 20 años'

 
EXTRACTO GRATUITO

En tiempos de recesión, y caída de empleo y salarios las voces sindicales que piden hoy el voto por la reelección de son escasísimas. Entre las excepciones, surge el ruralista Ernesto Ramón Ayala, quien desde Expoagro llamó el miércoles pasado a "reventar las urnas" porque "necesitamos ya no dos años más de este gobierno, sino otros 20".Ayala es el heredero de en la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre). Venegas fue el pionero del sindicalismo macrista desde mucho antes del desembarco de Macri en la Casa Rosada. Ayala siguió inalterable por el mismo sendero y es un aliado directo: Fe, la fuerza política en la que milita, integra la coalición Cambiemos en la provincia de Buenos Aires.La cercanía al poder le dio sus frutos. El 13 de febrero último, mediante una resolución de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca, incluyó a la obra social de la Uatre entre los beneficiarios de una porción de lo que se recauda del Fondo Especial del Tabaco, una caja que se nutre por ley de un porcentaje de las ventas de cada paquete de cigarrillos. En lo que respecta a los gremios, se trata de un botín aproximado de unos 200 millones de pesos anuales que se reparten entre la Obra Social del Personal del Tabaco (41%); Osprera, de la Uatre (31%), y la Obra Social de Empleados del Tabaco (28%).Etchevehere, que compartió el escenario con Ayala cuando pidió el voto por Cambiemos, derogó una resolución de 2011. Por entonces, el kirchnerismo había excluido a la Uatre del reparto por considerar que no representaba a trabajadores que se desempeñen exclusivamente en el sector tabacalero. Ya con Macri en la Casa Rosada, la Uatre exigió ser reconocido con el argumento de que su obra social cuenta con 34.614 beneficiarios relacionados a la actividad tabacalera. "El kirchnerismo nos desplazó porque apoyamos al campo en la famosa 125. Fue una represalia", explicó Ayala.Uno de los dos gremios del tabaco afectados por la medida de Etchevehere judicializó la pulseada y reclamó volver al antiguo mecanismo de distribución. Se trata del Sindicato Único de Empleados de Tabaco (Suetra), que encabeza Raúl Quiñones, quien sugestivamente opta por el silencio. En su gremio, sin embargo, quien levantó la voz fue el dirigente Roberto Digón, viejo rival de Macri en la política deportiva en Boca Juniors. "Uatre no tiene nada que ver, no es parte de la industria. Tiene apenas representación en algún minifundio. El Gobierno le hizo un favor especial por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA