El silencio que duele más

 
EXTRACTO GRATUITO

Muchos militantes e intelectuales del cristinismo admiten en voz baja que probablemente sea cierta la http://www.lanacion.com.ar/1580333-tras-la-denuncia-alejandra-gils-carbo-convoco-a-concursos-para-las-fiscalias-vacantesy sus inefables muchachos. Por más que algunos ejerzan la negación religiosa como método de pensamiento, esta vez la cosa resulta tan grosera que no puede ser eludida con un mínimo de seriedad. http://www.lanacion.com.ar/el-caso-de-lazaro-baez-t49269pero no son estúpidos. Algunos, con cierto candor, piden http://www.lanacion.com.ar/1580252-designan-a-tres-nuevos-conjueces-vinculados-con-lazaro-baezpara no sobrellevar esa tremenda mochila de piedras, sin comprender cabalmente que la presunta culpabilidad del próspero ladrillero del Sur arrasaría también con la jefa del movimiento nacional y popular. Puesto que los negocios de las dos familias en un punto aparecen como indivisibles: no se sabe a ciencia cierta dónde termina el Río de la Plata y dónde comienza el océano Atlántico, ustedes me entienden.Hay, sin embargo, otros kirchneristas que relativizan directamente la importancia de la corrupción en la política. Es un mal menor, todos los gobiernos fueron corruptos, no hay que caer en la ética pequeñoburguesa y biempensante, debemos recaudar para llevar a cabo los ideales, los honestos hicieron políticas horribles y entregaron el país, algunos dictadores no robaron y sin embargo fueron nefastos, lo único importante es el rumbo. Y otras argumentaciones por el estilo. La gran coartada intelectual, para no aceptar públicamente los hechos, es que si la corrupción fuera moral y políticamente inexcusable y se demostrara por fin que este gobierno la practica de manera masiva y sistemática, el proyecto perdería mística. Y si se pierde la mística a la corta o a la larga se pierde el poder. Por lo tanto, forzosamente la corrupción no debe ser un tema relevante. En los 70 los "compañeros" asaltaban bancos o llevaban a cabo secuestros extorsivos para financiar la revolución; hoy se otorgan licitaciones y se beneficia a capitalistas amigos para sostener el modelo. Aceite para que funcione la maquinaria, nada más. Como esto no puede ser declamado en público, como este concepto es piantavotos, hay que sobrellevar en silencio la cruz. Las revoluciones también se hacen con los canallas, sugería una criatura de Roberto Arlt.Existe, por suerte, la gran excusa: si este gobierno fracasa y se tiene que ir en 2015 vienen el Cuco, el Diablo, la Derecha, el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA