Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - SALA X, 28 de Agosto de 2015, expediente CNT 048716/2012/CA001

Fecha de Resolución28 de Agosto de 2015
EmisorSALA X

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA X 48716/2012 SIENIUC, I.E. c/S.M.S.A. s/DESPIDOC., 28 de agosto de 2015.- SD El Dr. DANIEL E. STORTINI dijo:

  1. ) Vienen estos autos a la alzada a propósito de los agravios que contra el pronunciamiento de fs. 191/192 interpusieron las partes a tenor de los memoriales obrantes a fs. 194/195vta. (actora) y 196/206 (demandada), los cuales merecieron las respectivas réplicas (fs. 215/217vta. y 218/219vta.). Asimismo existen apelaciones por los honorarios regulados (ver fs. 193; 195, pto. 3 y 205vta, séptimo agravio).

  2. ) Doy tratamiento a los agravios formulados por la demandada.

    Se agravia S.M. S.A. por cuanto la señora juez que me ha precedido consideró desproporcionado e injustificado el despido directo del caso. La recurrente argumenta que se encuentra debidamente probada la inconducta endilgada a la actora, lo cual sumado a la ausencia de norma alguna que prescriba como requisito para proceder al despido con causa la existencia de sanciones previas de la trabajadora, generan –

    a su criterio- que la decisión rescisoria resulte plenamente justificada.

    Los términos de los agravios resultan insuficientes a fin de revertir lo resuelto en grado.

    Llega firme a esta instancia que la extinción de la relación laboral se instrumentó por decisión de la demandada mediante epístola impuesta el 29/05/2012 en los siguientes términos: “Habiendo recrudecido en el último tiempo sus malos tratos y faltas de respeto para con el personal y sus compañeros de trabajo, sobre todo, mal trato y amenazas hacia la Sra. Lucía O. ocurridos el día 18/05/12, siendo estas inconductas reiteradas y que originan inconvenientes en la gestión y malestar en el lugar de trabajo, lo cual configura agravio que impide la prosecución del vínculo, por la presente le notificamos la extinción del contrato de trabajo con justa causa por su exclusiva culpa…” (ver demanda, contestación y telegrama disolutorio obrante en el sobre de fs. 15).

    He de memorar que el art. 243 de la L.C.T. prescribe que la comunicación escrita del despido debe contener una "expresión suficientemente clara de los motivos en que se funda la ruptura del contrato". Y desde tal perspectiva, considero que el contenido de la comunicación rescisoria no cumplimenta en debida forma dicha obligación.

    Fecha de firma: 28/08/2015 Firmado por: E.R.B., JUEZ DE CAMARA Firmado por: D.E.S., JUEZ DE C.N. que la referencia a haber “...recrudecido en el último tiempo sus malos tratos y falta de respeto…” o a inconductas reiteradas que originan inconvenientes en la gestión y malestar en el lugar de trabajo…” resultan expresiones genéricas carentes de las circunstancias de modo, tiempo y lugar que impiden tener por cumplimentado el requisito legal aludido (con excepción de lo que luego diré en relación con los hechos endilgados a la actora de fecha 18/05/2012).

    Sin perjuicio de lo dicho y como bien sostiene la señora juez “a quo”, los testimonios brindados a instancias de la ahora recurrente dan certeza en cuanto a que en algunas ocasiones no resultó adecuado el comportamiento de Sieniuc en su ámbito de trabajo, con gritos y maltratos hacia sus compañeros e incluso a su jefa directa (ver testimonios de O., G. y L.G. de fs. 102, 106/107 y 115/116). Pero en el punto entiendo que con fundamento en el principio de continuidad del contrato de trabajo (art. 10 de la L.C.T.) y previo a proceder a aplicar la máxima sanción posible (el despido directo), la inconducta desarrollada por la actora podría haber sido objeto de llamados de atención, apercibimientos o incluso suspensión disciplinaria, máxime cuando se trata de un empleado de casi 8 años de antigüedad y que carecía de antecedentes desfavorables.

    Véase que –incluso- la demandada adjuntó una actuación notarial labrada ante escribano público con relación a los hechos aquí debatidos y en la que declararon varios empleados de la empresa. Pero lo relevante es que de la misma no surge que haya sido recibido el testimonio de S. ni tampoco que se la haya intimado a dar explicaciones por la supuesta inconducta a ella endilgada, lo cual tampoco surge del intercambio telegráfico acompañado (ver sobres de prueba reservado, art. 63 L.C.T.).

    Cabe abundar que desde el acaecimiento del último suceso invocado en la comunicación rescisoria (18/05/2012) y la fecha del despido transcurrieron más de 11 días durante los cuales la actora continuó prestando su débito laboral en forma habitual. Por ello, sin perjuicio de que se...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba