Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala K, 26 de Septiembre de 2018, expediente CIV 009915/2013/CA001

Fecha de Resolución26 de Septiembre de 2018
EmisorCamara Civil - Sala K

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K

Expediente N°9915/2013.

S., M.c.C., N. y otros s/ daños y perjuicios

.

Juzgado N º 95.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los días del mes de septiembre de 2018, hallándose reunidos los Señores Vocales integrantes de la S. K de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo C.il, a fin de dictar sentencia en los autos “S., M.c.C., N. y otros s/daños y perjuicios”, y habiendo acordado seguir en la deliberación y voto el orden de sorteo de estudio, el Dr. A. dijo:

  1. Vienen estos autos a este Tribunal con motivo de los recursos de apelación interpuestos contra la sentencia de primera instancia dictada a fs.415/429, expresando agravios la demandada y la citada en garantía en la memoria de fs. 452/60 y la actora en el escrito de fs. 461/72.

El traslado fue contestado a fs.474/80.

Antecedentes

La presente causa tiene origen en el accidente de tránsito ocurrido el 4 de agosto de 2012, a las 23.43 horas aproximadamente, en circunstancias en que el actor circulaba a bordo de una moto Honda Storm 125 dominio 207 GZK, por la Av.

Libertador de esta Ciudad, cuando a la altura de la calle B., resultó embestido por el demandado quien conducía un vehículo Chevrolet Corsa dominio KGG-103,

provocando su caída y las lesiones por las que reclama en autos.

  1. Sentencia.

    El Sr. juez de grado, con fundamento en lo dispuesto en el art. 1113, 2do.

    párrafo, apartado 2° del Código C.il, no habiendo la emplazada acreditado eximente alguno de responsabilidad, hizo lugar a la demanda, condenando a N.C. a abonar al actor, en el término de diez días, la suma de pesos ciento ochenta y siete mil seiscientos ($187.600), con más intereses y costas.

    Fecha de firma: 26/09/2018

    Alta en sistema: 22/10/2018

    Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Hizo extensiva la condena a “Allianz Argentina Compañía de Seguros S.A.”, en los términos del artículo 118 de la ley 17.418.

  2. Agravios.

    La demandada cuestiona las partidas indemnizatorias otorgadas en concepto de “incapacidad sobreviniente”; “daño moral” y “gastos terapéuticos”; como la tasa de interés fijada sobre el capital de condena.

    El actor se agravia respecto de los montos acordados por “daños al vehículo”;

    privación de uso

    ; “daño físico y psíquico”; “daño moral” e intereses.

  3. La valoración de la expresión de agravios, a los fines de determinar si reúne las exigencias necesarias para mantener el recurso interpuesto, no debe llevarse a cabo con injustificado rigor formal que afecte la defensa en juicio. Si así se actúa, cabe descalificar lo resuelto por haberse incurrido en arbitrariedad.

    De ahí que, en la sustanciación de dicho recurso, el cumplimiento de sus requisitos debe ponderarse con amplitud, mediante una interpretación que los tenga por cumplidos aun frente a la eventual precariedad de la crítica del fallo apelado,

    directiva que tiende a la armonía en el cumplimiento de los requisitos legales y la aludida garantía de la defensa en juicio y a delimitar restrictivamente el ámbito de las sanciones que importan pérdida o caducidad de los derechos del apelante (conf. CNC.., sala E, del 24/9/74, LL 1975-A-573; íd. S.G., del 10/4/85,

    LL 1985-C-267; conf. C.. C.. y Com. S. I, del 30/4/84, ED 111-513).

    El criterio amplio que preside la materia tiende, así, a asegurar a las partes en litigio una mayor oportunidad para defender sus derechos y afianzar con ello la garantía consagrada por el art. 18 de la Constitución Nacional.

    En ese marco, entiendo que los recurrentes dan cumplimiento con lo dispuesto por el art. 265 del Código P.esal.

  4. Atento la entrada en vigencia del nuevo Código C.il y Comercial (Ley 26.994 y su modificatoria Ley 27.077), de conformidad a lo previsto en su art. 7 y teniendo en cuenta la fecha de los hechos ventilados en autos, es que resultan de aplicación al caso las normas del Código C.il de Vélez.

  5. Corresponde, en consecuencia, el tratamiento de los agravios vertidos.

    Fecha de firma: 26/09/2018

    Alta en sistema: 22/10/2018

    Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K

  6. Incapacidad física y psíquica.

    El presente rubro fue indemnizado en la cantidad de $ 80.000, como partida resarcitoria del daño psicológico.

    La demandada y la citada en garantía entienden que dicha suma aparece desproporcionada en atención a la prueba rendida en el expediente.

    Sostienen que la incapacidad física detectada por el experto resulta preexistente, no presentando el actor daño psíquico alguno.

    El accionante manifiesta que, si bien el a quo ha valorado en el desarrollo de la sentencia, la incapacidad física que padece su parte, al fijar la indemnización, solo ha meritado el daño psíquico sufrido.

    En primer lugar, debo señalar, que efectivamente el Sr. Juez de grado ha resarcido solo el daño psicológico en congruencia con los fundamentos expuestos en los considerandos del fallo.

    En consecuencia, corresponde determinar si el resarcimiento otorgado a los fines indemnizatorios en examen resulta equitativo de conformidad a las secuelas padecidas por el damnificado y la afectación que tal daño ha tenido en los distintos aspectos de su vida, como, asimismo, la procedencia o no de la minusvalía física invocada.

    La incapacidad, definida como la inhabilidad o impedimento para el ejercicio de funciones vitales, supone la pérdida o la aminoración de potencialidades de que gozaba el afectado, teniendo en cuenta esencialmente sus condiciones personales (M.Z. de G., “Resarcimiento de daños”, T° 2a, p. 281).

    Es establecida según la aptitud laborativa genérica y, aun, respecto de todos los aspectos de la vida de la víctima, en sus proyecciones individuales y sociales, de modo que corresponde indemnizarla aunque el damnificado no realizara tarea remunerativa alguna (A.-A.- L.C., "Curso de Obligaciones", t. I, p. 295, n.º 652; L., J., "Tratado de Derecho C.il -Obligaciones", t. IV-A, p.120, n.º2373; M.I., J., "Responsabilidad por daños", t. II-B, p. 191, n.º 232; esta S. E.s. 101.557/97; 31.005/01).

    Fecha de firma: 26/09/2018

    Alta en sistema: 22/10/2018

    Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA

    En tal sentido ha sostenido la Corte Suprema de Justicia de la Nación que cuando la víctima resulta disminuida en sus aptitudes físicas o psíquicas de manera permanente, esta incapacidad debe ser objeto de reparación al margen de que desempeñe o no una actividad productiva pues la integridad física tiene en sí misma un valor indemnizable y su lesión afecta diversos aspectos de la personalidad que hacen al ámbito doméstico, social, cultural y deportivo con la consiguiente frustración del desarrollo pleno de la vida (Fallos: 308: 1109; 312: 2412, S. 621.XXIII, originario,

    12- 9-95).

    De tal manera, el daño en la vida de relación, definido como la imposibilidad o dificultad del sujeto disminuido en su integridad de reinsertarse en las relaciones sociales o de mantenerlas en un nivel normal, constituye una faceta lesiva peculiar que el magistrado debe tener muy en cuenta para justipreciar la indemnización.

    De ahí que el monto que se conceda, no debe ser el resultante de un cálculo estricto efectuado en base a la "expectativa de vida" que pudiera tener la víctima, o a los porcentuales rígidos de incapacidad que surgen de los dictámenes periciales pertinentes.

    Tal criterio se mantiene aún por aplicación de lo dispuesto por el art. 1746 del Código C.il y Comercial. Ello, en tanto si bien la norma hace referencia a una pauta o criterio matemático de ponderación para determinar el resarcimiento, se mantienen los criterios interpretativos que confieren al razonable arbitrio judicial la cuantificación del daño, teniendo en cuenta que la indemnización debe efectuarse con ponderación de las circunstancias personales del damnificado y la gravedad de las secuelas que abarcan tanto el ámbito de trabajo como su vida de relación.

    Conforme surge de la pericial médica glosada a fs.187/190, no impugnada por las partes, el actor sufrió como consecuencia del accidente, politraumatismos varios y traumatismo en el miembro superior derecho (hábil), se le colocó una valva de yeso antebraquiopalmar que portó por aproximadamente treinta días, realizando luego tratamiento de rehabilitación fisioquinésica.

    Manifiesta el experto, que el damnificado presenta como secuela, limitación funcional en la movilidad de la muñeca, refiriéndole el actor, como antecedente, una cirugía anterior sobre el mismo miembro.

    Señala luego, que el tratamiento habitual de este tipo de fracturas, cuando es incruento, consiste en la inmovilización mediante yeso, habitualmente con un yeso Fecha de firma: 26/09/2018

    Alta en sistema: 22/10/2018

    Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: B.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA K

    entero por un plazo de seis semanas. Esto no se condice con el tratamiento realizado,

    que según refiere el examinado, consistió en una valva (esto es un “medio yeso” que no cubrió por completo la extremidad), previamente al tratamiento de rehabilitación.

    Destaca que el antecedente quirúrgico anterior, cuyas características el Sr.

    1. no puede precisar, la referencia a que la limitación en la movilidad era previa al accidente y la imagen radiográfica, sugieren que tuvo una fractura en la articulación y que para poder establecer de manera taxativa si esto ocurrió en el accidente o es la secuela de un traumatismo anterior, es imprescindible contar con los antecedentes del ingreso en el hospital donde recibió la primera atención y del centro médico en donde fue controlado hasta el alta definitiva.

    Agrega que si bien el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR