La orientación sexual es todavía un tabú dentro de la oficina

 
EXTRACTO GRATUITO

Ese 2011, Daniel trabajaba en el supermercado mayorista de Chacarita. Era considerado –según cuenta– un trabajador ejemplar. Pero todo cambió cuando decidió publicar en Facebook que estaba de novio con el repositor Joel Hurtado y una persona que trabajaba con él vio su relación en la red social, según relató en una entrevista."A partir de que mi condición sexual y relación sentimental fue de conocimiento entre los trabajadores y jefes de la empresa, pasé de ser un trabajador ejemplar a ser un mal empleado que no rendía, que no cumplía y era mal compañero", denunció entonces. Fue despedido en agosto de ese año. Según la empresa, las razones fueron ausencias reiteradas.Casi un año después, en diciembre de 2012, Carina y Soledad se casaron. Fue todo un evento publicitario en Córdoba: Carina Villaroel era la primera agente de la policía en contraer matrimonio igualitario. Pero el embarazo complejo de su pareja –por el que reclamó sin suerte licencia por maternidad– la hizo faltar reiteradas veces. En febrero de este año fue despedida. Ella denunció que fue porque es lesbiana y buscó ser madre. "Los días en la dependencia se tornaron cada vez peores, me hacían trabajar los sábados para compensar las inasistencias y empecé a sentir que me desplazaban por mi condición", dijo en una entrevista con Clarín. En la policía afirmaron entonces que no la echaron por su vida privada, sino que su pase a disponibilidad era "una medida preventiva que la ley prevé cuando hay abandono de servicio".La diversidad, virtud proclamada como bandera universal en el mundo de las organizaciones, parece en muchos casos puramente declamativa.Y eso no es sólo un problema en la Argentina. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció la semana última que firmará un decreto que prohibirá a contratistas federales despedir o contratar a empleados sobre la base de su orientación sexual o identidad de género.Pese al avance de los derechos sobre diversidad sexual durante el kirchnerismo en el país, el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) recibió cientos de denuncias. Según contaron a LA NACION, entre 2012 y 2014 se registraron 103 por discriminación en el ámbito laboral por orientación sexual. Los problemas incluyen tanto al sector privado como al público (nacional, provincial y municipal), y aparecen en casi todo el país, pero fundamentalmente se denuncian en Buenos Aires y la ciudad.En muchas empresas aparece un doble estándar. A pesar de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA