Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V, 4 de Septiembre de 2020, expediente CNT 034780/2011/CA001

Fecha de Resolución 4 de Septiembre de 2020
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V

Expediente Nº CNT 34780/2011/CA1

SENTENCIA DEFINITIVA n° 84.411

AUTOS: “SEVERO R.D.B. c/ GALENO ART S.A. y otro s/ Accidente Acción Civil” (JUZGADO Nº 73)

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Capital Federal de la República Argentina, a los 04 días del mes de setiembre de 2020 se reúnen los señores jueces de la Sala V, para dictar la sentencia en esta causa, quienes se expiden en el orden de votación que fue sorteado oportunamente, la Dra. BEATRIZ E.

FERDMAN dijo:

Contra la sentencia de fs. 449/454 que rechazó la acción civil intentada contra la empleadora y la ART codemandada, apela el actor a fs. 459/472 sin réplica de la contraria. Asimismo, por la regulación de sus honorarios se agravia la perito en higiene y seguridad, la perito médica y la perito psicóloga a fs. 455, 457 y 473

respectivamente.

En primer término, los agravios del actor están dirigidos a cuestionar la apreciación que realizó la magistrada de grado sobre los hechos de autos y el rechazo de la acción civil así intentada ante el accidente sufrido por el accionante en una de las obras en construcción a cargo de su empleadora.

Para así decidir, la Sra. Jueza de la anterior instancia sostuvo que no existieron en la causa elementos probatorios que habilitaran la hipótesis de responsabilidad civil prevista en los artículos 1109 y 1113 del Código Civil, vigente al momento del suceso dañoso, en tanto no pudo corroborarse que el actor al momento del accidente cayó de la terraza donde estaba laborando desde 6 mts. de altura al piso y que ello produjera las lesiones que padece (ver fs. 452).

Asimismo, respecto de la ART codemandada la Sra. Jueza de la anterior instancia indicó que la falta de enunciación concreta por parte del accionante sobre las supuestas omisiones en que hubiera incurrido la misma, imposibilitaban la prosecución de la acción contra la coaccionada. En este sentido, concluyó la sentenciante, por un lado, que no había sido debidamente acreditado la ocurrencia del accidente denunciado en las circunstancias descriptas y, por otro lado, que la inexistencia de nexo causal adecuado y debidamente identificado impedía articular una acción de responsabilidad civil contra la ART codemandada.

En este contexto, los agravios formulados por el apelante apuntan a revertir ese análisis, centrando su disenso en que las circunstancias en que se desarrolló

el accidente denunciado se encuentra reconocido por el empleador en su responde y por la ART desde el momento en que aceptó la denuncia del infortunio y brindó las prestaciones médico asistenciales debidas. Siendo ello así, con más las conclusiones de Fecha de firma: 04/09/2020

Firmado por: L.M.D., SECRETARIO DE CAMARA 1

Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: B.E.F., JUEZ DE CAMARA

la pericia médica en la cual se destacó la relación de causalidad entre las lesiones padecidas y el accidente relatado, el apelante afirma que no corresponde exigirle al trabajador ninguna actividad probatoria y admitirse el reclamo así intentado.

Ahora bien, de acuerdo con los términos del escrito inicial, el actor reclamó la reparación integral del daño padecido como consecuencia de un accidente ocurrido el 18 de octubre de 2010, mientras se encontraba realizando sus tareas habituales en una terraza a 6 mts de altura y sin elementos de protección. En ese momento refirió que perdió el equilibrio y cayó de espaldas sobre la acera sin poder incorporarse por sus propios medios (ver fs. 9).

En este sentido, atribuyó responsabilidad al riesgo propio de la cosa o actividad que realizaba, conjuntamente con la falta de entrega de elementos de seguridad y el incumplimiento de las normas de seguridad e higiene (ver fs. 12/13).

Al momento de contestar demanda la empleadora, efectivamente reconoce la ocurrencia del hecho dañoso y agrega que la caída de la terraza desde 6 mts de altura fue culpa del actor que realizó una maniobra torpe a pesar de contar con los elementos de seguridad necesarios (ver fs. 120/121).

La ART por su parte, reconoció haber recibido el día 18/10/2010 la denuncia del accidente ocurrido ese mismo día y la asistencia médica brindada, como así

también acompañó con la documental las constancias de recalificación de tareas con imposibilidad de realizar traslados o manipulación de peso debido a las lesiones sufridas en su aparato columnario (ver fs. 35/41 y 58vta.).

Es decir que, luego de analizar conforme las reglas de la sana crítica (cfr art. 386 del C.P.C.C.N.) las constancias probatorias obrantes en la causa debo decir que no es un hecho controvertido el acaecimiento del infortunio y la forma en que se produjo, máxime si se tiene en cuenta la descripción de los hechos efectuada por la empleadora más allá de la eximente de responsabilidad por ella planteada.

Tampoco se encuentra controvertido que se trató de un accidente de trabajo por el cual la ART recibió la denuncia y otorgó las prestaciones médicas necesarias en los términos del artículo 31.2 c) LRT, cuyo presupuesto es la existencia del accidente de trabajo ocurrido dentro del establecimiento operado por la codemandada.

En este sentido, no concuerdo con la apreciación que efectuó la magistrada de grado -respecto de la acción civil- en orden a que estaba a cargo de la parte actora demostrar los hechos cuya valoración es imprescindible para admitir la viabilidad de su pretensión (cfr. art. 377 C.P.C.C.N.), en tanto no resulta ser un hecho controvertido que el accidente ocurrió de la manera descripta.

En efecto, de los elementos de autos se desprende entonces la configuración de los presupuestos de hecho que, en el marco de la acción civil, permiten Fecha de firma: 04/09/2020

2

Firmado por: L.M.D., SECRETARIO DE CAMARA

Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: B.E.F., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V

establecer la existencia de relación causal adecuada entre los daños a la salud del trabajador y el factor objetivo de responsabilidad atribuible a la actividad riesgosa que desplegaba el actor para la coaccionada.

En tal marco fáctico, lo concreto es que de las constancias de la causa surge que el actor desarrollaba tareas de construcción en una obra a cargo de la empleadora y que mientras se encontraba en altura (terraza a 6 mts.) perdió el equilibrio y cayó a la acera padeciendo politraumatismos en su cuerpo el día 18 de octubre de 2010. En tales condiciones no puede soslayarse, que el trabajo en altura en una obra en construcción es una actividad que por su propia naturaleza constituye una labor ciertamente riesgosa, por lo que tal circunstancia se constituye en un factor de causación en el ámbito de lo dispuesto por el art. 1113 del Código Civil de Vélez.

Las circunstancias fácticas descriptas, el desarrollo de una actividad en un puesto de trabajo potencialmente peligroso y riesgoso en la medida que -sin intervención de otra circunstancia relevante- actuó como factor causal de los daños,

basta para encuadrar la controversia en lo dispuesto por el art. 1113 del Código Civil citado. En definitiva, cabe atribuir a la empleadora las consecuencias dañosas que se derivaron de la ejecución de las tareas impuestas al actor máxime cuando el art. 1113

del Código Civil de Vélez consagra el factor objetivo del riesgo creado, determinándose que quien es dueño o se sirve de cosas que, por su naturaleza o modo de empleo,

generan riesgos potenciales a terceros, debe responder por los daños que ellas originan En efecto, una interpretación dinámica del artículo 1113, párrafo 2ª

del Código Civil referido, extiende la responsabilidad por riesgo de la cosa allí prevista al riego de la actividad desarrollada, intervenga o no una cosa. En este sentido, cabe concluir que el infortunio obedeció al riesgo propio de la actividad impuesta por el empleador, tomando en consideración por otra parte que aún si considerásemos una maniobra torpe por parte del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR