El sentido del deporte

 
EXTRACTO GRATUITO

La carrera del domingo, por las calles de Núñez, contará con Gabriella Stramaccioni, alma de Libera, una asociación que lucha contra las mafias en Italia y cuyo presidente honorario es un hijo de Carlo Dalla Chiesa, el general asesinado por la Cosa Nostra en 1982, en Sicilia. Stramaccioni, una ex maratonista de 50 años, viaja por Italia para hablar de las mujeres que enfrentan a la mafia. Junto con ella, también correrá el domingo por Núñez Matteo Di Ianni, autista, uno de los chicos del "Progetto Filippide". Para Filippide, el deporte es un instrumento de rehabilitación y terapia que ayuda a personas que sufren déficits de desarrollo. Matteo ya responde. Y hace preguntas a su padre: "¿Cuándo partimos a la Argentina?" Y también correrá con ellos Claudio De Paolis, 17 años. Cuatro años atrás, su padre, Riccardo, sufrió un infarto cuando se preparaba en Roma para participar de "La Corsa di Miguel". Claudio, me cuentan desde Roma, "viaja con Miguel en la cabeza, el mismo Miguel que hacía correr a su padre". Llegarán más de 30 italianos para correr este domingo la XI edición de La Carrera de Miguel. El responsable del viaje también es italiano. Se llama Valerio Piccioni, periodista de La Gazzetta dello Sport.Valerio suele recordar siempre su viaje de 1995 a Sarajevo, para escribir historias de la Yugoslavia dividida por la guerra y participar de la campaña "Buena Navidad Sarajevo", que llevó elementos deportivos a las víctimas del conflicto. No olvida al soldado guía que en la Sarajevo serbia le hablaba del ex NBA Predrag "Sasha" Danilovic o del ex crack del Milan Dejan Savicevic. Idolos deportivos que dieron el paso para poder hablar luego del drama profundo de la guerra. Al año siguiente, La Gazzetta dello Sport lo mandó a Dallas, al barrio de Michael Johnson. Nadie conocía allí al héroe en los Juegos de Atlanta 96, hasta que, de casualidad, un taxista le señaló a la madre del atleta. Para escapar del periodista, la señora también negó conocer a su propio hijo. Piccioni, que intervino en la organización de carreras de paz en Kosovo, acompañó en 2000 al maratonista Pino Papaluca en una travesía entre Jordania e Irak para denunciar por igual a Saddam Hussein y a George Bush. "Si el deporte le dio felicidades y lo volvió alguien mejor -escribió una vez el periodista Ariel Scher- Valerio sabe también que el deporte puede hacer eso mismo con el mundo". En ese mismo año 2000, Valerio, sin entrenamiento y con un dolor en el tobillo, se propuso correr el Maratón de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA