Sentencia de Tribunal Superior de Justicia de 24-09-2014

Fecha de Resolución:24 de Septiembre de 2014
Emisor:Tribunal Superior de Justicia
 
EXTRACTO GRATUITO
Provincia: Santa Cruz
Localidad: Río Gallegos
Fuero: Tribunal Superior de Justicia -Secretaría Civil-
Instancia: Extraordinaria Provincial E.. N°: N-1.901/13-TSJ
Interlocutorio N°: 3.077.-
Actor: N.R.E.
Demandado: LAPEYRE HUGO Y OTRO
Objeto: DIVISIÓN DE CONDOMINIO
Fecha: 24-9-14
Texto: TOMO XXVI – INTERLOCUTORIO – T.S.J..- REGISTRO Nº 3.077.-
FOLIO Nº 5.007/5.011.-
PROT. ELECT. TSS1 047 I.141
Río Gallegos, 24 de septiembre de 2014.-
Y VISTOS:
Los presentes autos caratulados: “N.R.E. c/ LAPEYRE HUGO Y OTRO s/ DIVISIÓN DE CONDOMINIO”,
E.. Nº N-8.244/04 (N-1.901/13-TSJ), venidos al Acuerdo para resolver; y
CONSIDERANDO:
Voto del Dr. D.M.M.:
I.- Que, llegan los presentes autos a conocimiento de este Excmo. Tribunal en virtud del recurso de casación interpuesto a fs. 862/903 por los letrados apoderados del actor Sr. R.E.N., contra la sentencia dictada por la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial obrante a fs. 845/857 vta.. Esta última declaró la nulidad de la sentencia de Primera Instancia, y rechazó la acción de división de condominio, con costas a la actora.-
El recurrente afirma que “…los C.s intervinientes han hecho sobradas referencias a las pruebas, dándole una interpretación inadecuada; tal así dando por inamovibles y ciertas las constancias del certificado de dominio emitido por el Registro competente sobre el inmueble cuya división se solicita. Si la inscripción en el Registro es de carácter declarativo, el hecho de figurar una persona como condómino en dicho organismo, no significa que no lo haya cedido por cualquier forma imaginable o que no lo haya abandonado…” (confr. fs. 888 vta./889). También señala que se han omitido las disposiciones de los artículos 2698, 3410 y 3463 del Código Civil. Sostiene que la acción de división de condominio es personal, y no real como menciona la Cámara, citando doctrina en este sentido, y que la sentencia en crisis confunde legitimación activa con la pasiva (confr. fs. 889). Entiende que él tenía “…plena legitimación activa y los que se presentaron a contestar, en especial el codemandado LAPEYRE, tenían legitimación pasiva. L. por ser sucesor universal de su padre y K. por considerarse sucesor singular de este último…”, y cita jurisprudencia (confr.

fs. 889 vta.). Sostiene que se pretende “…ligar el juicio de división de condominio a la ejecución de sentencia que corresponda promover a posteriori de aquel. La división de condominio es independiente de la ejecución de sentencia que decretó la disolución…” (confr. fs. 890). Analiza el supuesto en que un condómino desaparece o decide abandonar su cuota parte del inmueble en copropiedad, entendiendo que se deben aplicar los artículos 3463 y cctes. del Código Civil, y el artículo 320 del CPC y C. Expresa que el actor no se encontraba obligado a seguir las estrategias laborales que le fija un magistrado conforme a su previa experiencia profesional, entendiendo que “…Nadie puede impedir que todas aquellas buenas sugerencias que, para las partes de autos, hizo el distinguido C. a los fines de encarar la división de marras, no pueden hacerse en la ejecución de sentencia, juicio en el cual incluso podría llegarse a un acuerdo de partes…” (confr. fs. 891). Señala que “…Ausente el condómino, el actor puede iniciar igual la división de una sucesión como de un condominio…” (confr. fs. cit.). Se agravia de la condena en costas sosteniendo que la sentencia en crisis viola el artículo 68 del CPC y C, al realizar una interpretación arbitraria y parcial del mismo. Expresa que para condenar en costas a la actora “…se basa en que las pretensiones deducidas por el actor no fueron acogidas y por lo tanto resulta vencido. Pero nada dice de las contrapartes, y de allí surge la violación al artículo 68 del CPr. por ser arbitraria y violatoria del principio de igualdad. No quedan dudas de acuerdo a la contestación de la demanda por parte de ambos demandados (K. y L.) que ninguno se opuso a la demanda, ni pidieron el rechazo de la misma ni opusieron las defensas contempladas como excepción de legitimación pasiva. Es más, todo lo contrario, solicitaron la división de condominio y pidieron la forma de partición en especie (K.) y ofrecimiento privado y subasta (L.)…” (confr. fs. 892 vta./893). Cita jurisprudencia para fundamentar su postura. Afirma el recurrente que “…Resulta indudable la incongruencia de lo expuesto por los sentenciantes donde en el mismo párrafo manifiestan que no existe condominio y después tienen por acreditado que se encuentra inscripto en el registro pertinente el 12,5% a nombre de H.E.L.. Es decir, ya acreditaron que N. y H.E.L. tienen inscripto en el Registro de la Propiedad Inmueble el 87,5% y el 12,5% respectivamente configurándose un derecho real de condominio en los términos del artículo 2673 ss. y cc. y después manifiesta que no existe condominio…” (confr. fs. 898 y vta.). Se agravia de que la sentencia al rechazar la demanda está creando “…una indivisión forzosa de hecho, ya que si el titular registral ha fallecido y el heredero resulta remiso a realizar los
...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA