Sentencia de Tribunal Superior de Justicia de 18-09-2017

Fecha de Resolución:18 de Septiembre de 2017
Emisor:Tribunal Superior de Justicia
 
EXTRACTO GRATUITO
Provincia: Santa Cruz
Localidad: Río Gallegos
Fuero: Tribunal Superior de Justicia -S.retaría Civil-
Instancia: Extraordinaria Provincial Expte. N°: B-2041/15-TSJ
Interlocutorio N°: 615.-
Actor: B.N.S.
Demandado:
Objeto: S/ SUCESION AB INTESTATO
Fecha: 18-09-2017
Texto: TOMO XVIII -SENTENCIA- T.S.J..-
REGISTRO Nº 615
FOLIO Nº 3534/3540
PROT. ELECT. TSS1 011 S.171
Río Gallegos, 18 de septiembre de 2017.-
Y VISTOS:
Los presentes autos caratulados “B.N.S. S/ SUCESION AB INTESTATO”, Expte. N° B-191/11 (B-2.041/15-TSJ), venidos al Acuerdo para dictar sentencia; y
CONSIDERANDO:
I.- Que llegan los presentes autos a conocimiento de este Excmo. Tribunal Superior de Justicia, en virtud del recurso de casación interpuesto a fs. 249/252 vta., por los coherederos M.E., L.E. y J.A. todos de apellido B.Á., contra la sentencia dictada por la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Primera Circunscripción Judicial obrante a fs. 226/231, por cuanto confirmó el pronuncia-miento dictado en Primera Instancia a fs. 180/183 vta., y se les impusieron las costas en su condición de vencidos.-
II.- El caso: El causante tuvo dos hijas (E.L.B. y F.B.) con quien fuera su esposa M.E.N.. Separado de esta última, se unió sin celebrar matrimonio con G.M.Á., relación de la cual nacieron: M.E., L.E. y J.A.B.Á.. En el proceso sucesorio de S.B.N. se presentan como herederos sus hijos; pero también lo hace quien fuera su esposa, Sra. M.E.N., pretendiendo se le reconozca vocación hereditaria.-
Esta última, ha sido declarada insana en el expediente caratulado: “N.M.E. s/ Insania Expte. N° N-0833/98” que tramitó por ante el Juzgado de Primera Instancia de Familia de Río Gallegos, S.retaría N° 2; por sentencia del 4 de mayo de 1998. Allí fue designada como curadora la hija, E.L.B. (conf. fs. 86/88 del expte. citado).-
Los casacionistas, hijos del causante y de G.M.Á., pretenden que no se admita a la Sra. Nieto como sucesora porque, alegan, se encontraba separada de hecho de aquel desde el año 1970, indicando que desde esa fecha y hasta el fallecimiento del causante transcurrió un lapso tan prolongado que queda muy claro que no existió voluntad de parte de ambos de volver a unirse. Así, consideran que la separación de hecho sin voluntad de volver a unirse excluye la vocación hereditaria de la cónyuge supérstite. Agregan que los bienes que integran el acervo fueron adquiridos por su padre mucho tiempo después de la separación de hecho, de manera tal que tampoco puede la Sra. Nieto alegar su ganancialidad (conf. foja 19 vta.).-
En cuanto a las causas de la separación de hecho, estos atribuyen responsabilidad a la cónyuge supérstite pues dicen que la convivencia cesó por razones atribuibles únicamente a ésta última quien hizo abandono del hogar con anterioridad a 1970 (conf. foja cit.).-
Asimismo consideran que la omisión por parte de la cónyuge supérstite de toda acción legal por divorcio por culpa o aunque sea una exposición legal de abandono lleva a concluir que medió consiente y mutuo abandono de la convivencia. Agregando que solo hubo de parte de la Sra. Nieto un juicio de alimentos promovido luego de más de 20 años de producida la separación de hecho (conf. foja 34).-
A su turno las coherederas, E.L.B.N., quien comparece por sí y en su condición de curadora de su madre Sra. M.E.N. y F.d.C.B.N., contestan el planteo, sosteniendo que la separación de hecho de sus padres se produjo por culpa del causante; circunstancia esta que, sumada a la inocencia de su madre en el cese de la convivencia, evita que ésta pierda su derecho a heredar en autos (conf. foja 50).-
Explican que la Sra. Nieto en la época en que cesó la convivencia con el causante, padecía una enfermedad psiquiátrica incurable (esquizofrenia residual). Ella, “…en sus momentos lucidos (sic) nunca se separó del causante siendo la separación de hecho una consecuencia obligada del avance de su enfermedad y la falta de cuidado y tratamiento de su cónyuge por lo tanto resulta inocente y absolutamente inimputable de la ruptura y del cese de la convivencia con el Sr. B.N.…” (cfr. foja cit.).-
La sentencia de Primera Instancia, consideró que existían indicios suficientes de la inocencia de la cónyuge supérstite en la separación por lo que no era factible excluirla de la sucesión (conf. fs. 183). La Magistrada entendió que el fin de la convivencia del causante con la Sra. Nieto se produjo en el año 1977, que la enfermedad de esta última –sintomatología alucinatoria delirante- tuvo sus manifestaciones en el año 1965 -cuando los cónyuges tenían un año de estar casados-, y que la ausencia de los trámites de insanía como el incumplimiento en el trámite de alimentos resultaban indicios suficientes de la desatención del Sr. B. respecto de su primer grupo familiar. (conf. fs. 182 vta/183.) Por otra parte, consideró que la simultaneidad de los nacimientos de sus hijos -el nacimiento de dos hijos del primer grupo familiar luego del nacimiento de la primer hija del segundo grupo- era un hecho injuriante imputable al Sr. B. por lo que no se encontraba acreditado el abandono de la cónyuge supérstite (conf. fs. 183).-
Así se consideró que acreditada la separación de hecho entre el causante y la Sra. M.E.N. y la inocencia de esta última en virtud de lo dispuesto por los artículos 3575 y 204 del Código Civil se rechaza la exclusión de la cónyuge supérstite de la vocación hereditaria.-
Este pronunciamiento, fue confirmado por la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Primera Circunscripción Judicial a fs. 226/231. Ante dicha solución, los coherederos de apellido B.Á. interponen recurso de casación atribuyendo a la sentencia de Cámara “…la violación de los artículos 140 del Código Civil, 203…204, 234, 3575 del mismo código, y doctrina emergente de los mismos, y violación del art. 165 en sus incisos 5º y 6º y 271 del Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Santa Cruz…que ha existido una evidente violación del artículo 19 de la Constitución Nacional.” (cfr. foja 249).-
Se agravian de que se haya declarado culpable a su padre de la separación de hecho con la Sra. Nieto (conf. foja cit.). Al efecto refutan los argumentos en los que se sustentaron los fallos de las instancias de grado.-
Así, sobre la supuesta infidelidad, por la circunstancia de tener el causante una hija extramatrimonial luego de haber contraído matrimonio, aducen que el haber tenido dos hijas posteriormente con su esposa encuadra la situación en el artículo 234 del Código Civil que presume reconciliación e impide invocar injurias anteriores (conf. foja cit.).-
En cuanto al abandono que se le imputa al causante, dado la incapacidad de su cónyuge, alegan que la separación de hecho según surge del fallo apelado, se produjo en el año 1977 y la declaración de insania es del año 1998, cuando ya hacía 21 años que se había producido el cese de la convivencia. Al respecto critican el decisorio diciendo: “…Tampoco hace referencia en base a que disposición normativa o doctrina jurisprudencial vigente, da por cierta la incapacidad jurídica por demencia en base a informes médicos, a pesar de la sentencia firme del año 1981 que no hace lugar a la incapacidad por insania tramitada
...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA