Sentencia de Tribunal Superior de Justicia de 28-02-2014

Fecha de Resolución:28 de Febrero de 2014
Emisor:Tribunal Superior de Justicia
 
EXTRACTO GRATUITO
PROVINCIA: SANTA CRUZ
LOCALIDAD: RIO GALLEGOS
FUERO: TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA
SECRETARIA: PENAL
INSTANCIA: TERCERA
INTERLOCUTORIO Nº:040
OBJETO: RECURSO DE CASACIÓN
FECHA: 28 de Febrero de 2014.-

AUTOS: "AGUILAR, Leopoldo Gustavo S/ HOMICIDIO SIMPLE", Expte. Nº 3357/12 (A-788/13/TSJ).-

Río Gallegos, 28 de febrero de 2014.-
Y VISTOS:
Los presentes autos caratulados: "AGUILAR, Leopoldo Gustavo S/ HOMICIDIO SIMPLE", Expte. Nº 3357/12 (A-788/13/TSJ), venidos al Acuerdo para resolver; y,
CONSIDERANDO:
I.-) Que, llegan a conocimiento de este Tribunal Superior de Justicia los presentes autos, en razón del recurso de casación interpuesto a fs.756/764 por el Defensor Oficial Marcelo R. Palenque contra la sentencia dictada por la Excma. Cámara Criminal de la Segunda Circunscripción Judicial obrante a fs. 737/750 y Vta., que en su parte resolutiva dispone condenar a LEOPOLDO GUSTAVO AGUILAR a la pena de DOCE (12) AÑOS DE PRISIÓN, de cumplimiento en efectivo, con más las accesorias legales y las costas del proceso (arts. 5, 12, 19, 29 inc. 3º, 40 y 41 del C.P.) como autor responsable de los delitos de Homicidio Simple y Coacciones (arts. 79, 149 bis 2º párrafo y 55 del C.P.) cometido en la localidad de Pico Truncado en perjuicio de Héctor Daniel González y de Walter Palacio respectivamente, el 25 de septiembre de 2011.-
Que, el recurso de casación en tratamiento fue concedido por el Tribunal de grado a fs. 766/767, y sostenido en esta instancia a fs. 779.-
Que, conforme la certificación obrante a fs. 780, el Sr. Agente Fiscal ante el Tribunal Superior de Justicia Dr. Claudio Roberto Espinosa, notificado a fs. 778 Vta., no adhiere al recurso, hallándose vencido el plazo procesal.-
II.-) La Defensa se agravia diciendo: “... la Excma. Cámara en lo Criminal de la Segunda Circunscripción Judicial al dictar su pronunciamiento ha incurrido en Inobservancia o errónea aplicación de la ley así como en Arbitrariedad de la sentencia como consecuencia de una absurda valoración de la prueba rendida en autos...”.-
El recurrente expone en su escrito que: “...los principios del derecho procesal moderno no toleran la inversión del “onus probandi” y ello hace que en la cuestión que nos convoca, el extremo de la imputación deba siempre probarse en forma positiva, efectiva y fehaciente, y ninguno de esos extremos se ha cumplido...”.-
Expresa que: “... las pruebas de cargo enumeradas por el titular de la Acusación Pública resultan insuficientes para desvirtuar su estado de inocencia... no hay prueba alguna y no ha quedado demostrado que mi defendido haya sido el autor del delito por el que se lo ha condenado.-
Expone que: “... conforme se trasluce en el resolutorio atacado, como así también de la acusación realizada por el fiscal y por la parte querellante que se extrajeron de los testimonios brindados las partes cargosas para Aguilar, realizando una lectura parcial de dichas testimoniales...”.-
En su escrito el recurrente se agravia al sostener que: “... no hay prueba alguna y no ha quedado demostrado que mi defendido haya sido el autor del delito por el que se lo ha condenado...”.-
Resalta que: “... Palacios ha brindado un testimonio poco creíble, ha cambiado su versión varias veces, mintió cuando dijo que la víctima de estos hechos había concurrido solo 4 veces a su casa, cuando en realidad ha quedado demostrado a lo largo del debate oral y público que era común y normal que el señor González concurra a ese domicilio, no fueron solo cuatro (4) veces como intentó convencer el señor Palacios. En el momento de declarar en el debate dijo que el cuchillo que se encontraba clavado en el cuello de la víctima midiera 20 o 30 cm., cuando dijo que nunca había visto el cuchillo... el señor Palacios se presenta en la comisaría a las 20:20 hs., a avisar que había un cuerpo en su domicilio, esto según informe de fs. 10... Palacios mintió todo el tiempo, no puede ser tenido en cuenta so pena de afectación del derecho de defensa en juicio, para una construcción lógica y circunstanciada de los hechos...”.-
El recurrente subraya que: “...el Juez de Instrucción nunca llamó a declarar al hermano de Aguilar ni a su mujer. En su declaración indagatoria dijo Aguilar que había otra persona que tenía llave del domicilio de Palacios, que era una mujer dio su nombre y apellido, pero el Juez nunca la llamó a declarar... la familia de la víctima le entregó al Juez una campera con supuestas manchas de sangre, campera que nunca fue agregada como prueba ni tampoco peritada...”.-
Se agravia porque: “...cuando se lo procesa y se requiere la elevación a juicio se dice que una de las pruebas es la sangre que había en el domicilio de éste, y la sangre en su ropa. Esas muestras de sangre encontrada fue enviada luego a la Fundación Favaloro para que se le realizara un análisis de ADN para su posterior cotejo. Pero el informe que enviara la fundación dice que se excluye a la víctima como donante o contribuyente al patrón genético de todas las evidencias; o sea que la sangre levantada del domicilio de Aguilar como así también la de sus prendas no pertenecía a González. Y este informe también afirma que la sangre encontrada en el domicilio de Aguilar como así también en sus prendas y calzados era del propio Aguilar...".-
Así, “...Del certificado médico de Aguilar al momento de su detención dice que tenía una herida en la mano, y según el requerimiento de elevación a juicio esta herida se la hizo al momento de clavarle el cuchillo a la víctima, ya que esta habría tratado de defenderse. Entonces de acuerdo a esta hipótesis como puede ser que no ha quedado rastro alguno de sangre de mi defendido en el cuchillo y en el cuerpo de la víctima, siendo que deberían haber quedado las huellas de sangre en el mango del cuchillo, y más si este era de madera, y el cuchillo no tenía huellas...”.-
Expone la defensa: “...De la inspección ocular surge que la cama de dos plazas tenía salpicadura de sangre en forma de media luna, por la posición en la que supuestamente se encontraba Aguilar respecto de la víctima como puede ser que no tenga salpicaduras de sangre en su ropa...”.-
Se agravia la recurrente: “...cuando se realiza la autopsia... Dice que la temperatura de la víctima es de 28 grados, y en el acta de inspección ocular dice que ingresaron al domicilio a las 23.20 hs, que en ese momento ingresó la doctora que realizó luego la autopsia, y tomo la temperatura del cuerpo y se deja constancia en el acta de inspección ocular la temperatura del lugar en ese momento. La temperatura del cuerpo a las 23.20 era de 28 grados; y teniendo en cuenta que la temperatura de un individuo normalmente es de 36 o 37 grados; y que una persona que muere baja su temperatura corporal aproximadamente de 1 a 0.8 grados por hora en las primeras 12 horas de fallecido; y si además tenemos en cuenta que se encontraba en un lugar cerrado y
...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA