Sentencia de Tribunal Superior de Justicia de 15-05-2013

Emisor:Tribunal Superior de Justicia de Santa Cruz (Argentina), Tribunal Superior de Justicia de Santa Cruz (Argentina)
Provincia: Santa Cruz
Localidad: Río Gallegos
Fuero: Tribunal Superior de Justicia -Secretaría Civil-
Instancia: Extraordinaria Provincial Expte. N°: M-1.780/10-TSJ
Sentencia N°: 555.-
Actor: MORALES I.N.
Demandado: ARBAIZAR IRENE ODOLA Y OTROS
Objeto: DEMANDA LABORAL
Fecha: 15-05-13
Texto: TOMO XVI – SENTENCIA – T.S.J..-
REGISTRO Nº 555.-
FOLIO Nº 3.139/3.147.-
PROT. ELECT. TSS1 009 S.131
Río Gallegos, 15 de mayo de 2013.-
Y VISTOS:
Los presentes autos caratulados: “M.I.N. c/ ARBAIZAR IRENE ODOLA Y OTROS s/ DEMANDA LABORAL”, Expte. Nº M-9.561/05 (M-1.780/10-TSJ), venidos al Acuerdo para dictar sentencia; y
CONSIDERANDO:
I.- Que llegan los presentes autos a conocimiento de este Excmo. Tribunal Superior de Justicia a fin de dar tratamiento al recurso de casación interpuesto a fs. 600/608 vta. por la demandada I.O.A., contra la sentencia dictada por la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial, obrante a fs. 581/594 vta.. Allí se declaró de oficio la nulidad del procedimiento, desde la publicación de edictos, en contra de las demandadas ausentes -L.D.L., E.E. y L.E.-. Además se revocó el segundo punto de la sentencia de primera instancia, admitiendo parcialmente la demanda promovida por la Sra. I.N.M. y condenando a la Sra. I.O.A. a abonar la suma de $ 43.227,85 con más intereses (confr. fs. 594).-
II.- Que, sucintamente en lo que interesa en esta etapa, el caso se presenta en los siguientes términos: la Sra. I.N.M. -por intermedio de sus apoderados- promueve demanda laboral contra I.O.A.; y los herederos y sucesores de quien en vida fuera J.R.E.-.D.L. (cónyuge supérstite) y E. y L.E. (hijas)- (confr. 165/170 vta.). Reclama los siguientes rubros indemnizatorios: por despido arbitrario (art. 245 LCT), duplicación de indemnización (ley 25561 y decretos reglamentarios), salario del mes de junio de 2004 impago, vacaciones proporcionales no gozadas (18 días), SAC proporcional (primer semestre) y falta de preaviso; todo por un monto de cuarenta y dos mil cuatrocientos veintiún pesos con veinte centavos $ 42.421,20 (confr. fs. 169 y vta.). Manifiestan, respecto de su representada, que: “…ingresó a trabajar bajo relación de dependencia de los Sres. J.C.E. e Hijos, el día 2 de Mayo del año 1.982, en el local comercial denominado ‘Repuestos San José’… Luego del deceso del Sr. J.C.E. -producido el 31 de enero de 1.990- continúa adelante la explotación comercial los demandados de autos, conformándose una sociedad de hecho a los efectos de proseguir el giro de la empresa familiar. A principios del mes de mayo del año 2.004 fallece el co-titular del local comercial donde prestaba servicios la actora, Sr. J.R.E., quedando a cargo la socia, Sra. I.O.A., junto a los sucesores de aquél. A partir de este luctuoso suceso se procedió al cierre del comercio, impidiendo los accionados el ingreso de la actora a su lugar habitual de trabajo. Luego de permanecer varios días el comercio ‘Repuestos San José’ cerrado al público, incumpliendo la co-demandada A. y herederos el deber de ocupación que prevé el art. 78 de la Ley 20.744, a los fines de preservar su empleo, la actora procede a remitir Telegrama Nº 56002014, el que puntualmente establece: ‘SOLICITO A UDS. ACLAREN MI SITUACIÓN LABORAL. EN VIRTUD DEL CIERRE TEMPORARIO DE VUESTRO COMERCIO; BAJO APERCIBIMIENTO DE CONSIDERARME EN SITUACIÓN DE DESPIDO INDIRECTO DE ACUERDO A LO ESTABLECIDO POR LA LEY DE CONTRATO DE TRABAJO. I.N. MORALES’?” (confr. fs. 165 vta.). Sostienen que la Sra. A. le remitió carta documento a la actora en la que rechaza el telegrama transcripto, por considerarlo improcedente e inexacto, le informa que el cierre del negocio es temporario y que se debió al fallecimiento del Sr. R.E.; que la actora debía presentarse en el horario normal y habitual de trabajo; y que debía también dirigirse a los sucesores del Sr. Espina en las siguientes notificaciones (confr. fs. 165/166). Siguen relatando que la Sra. M. continuó trabajando por un mes y medio -hasta el 30 de junio de 2004- y que la empleadora -mediante carta documento- procedió a despedirla, invocando que por la muerte del Sr. Espina se da por extinguida la relación laboral, con derecho a la indemnización prevista en el art. 247 LCT (confr. fs. 166); y que, en función de lo expuesto por la demandada, la actora le expresó -mediante telegrama nº 60273874- que no le correspondería la indemnización prevista en el art. 247 LCT y que procediera a aclarar su situación laboral en el término de 24 hs. bajo apercibimiento de considerarse despedida indirectamente (confr. fs. cit.). Siguen en su relato diciendo que ese telegrama no fue contestado en tiempo y forma por lo que la actora se consideró despedida sin causa justificada y le intimó al pago de la indemnización prevista por ley (lo que hizo mediante telegrama N° 60198549) (confr. fs. cit.); y que no habiendo dado cumplimiento la demandada a lo requerido inició el reclamo administrativo ante la Subsecretaría de Trabajo y Seguridad Social, sin embargo no se logró arribar a un acuerdo debido a la reticencia de la empleadora de abonar los importes caídos en orden al art. 245 LCT (confr. fs. 166 vta.). También expresaron que: “…el local comercial ‘Repuestos San José’ al momento de la extinción de la relación laboral era un fondo común de comercio en el que existía una sociedad de hecho, compuesto por dos socios: J.R.E. e I.O.A.… Que a los fines indemnizatorios, la responsabilidad que le corresponde a la Sra. A. es solidaria con los sucesores de quien en vida fuera J.R.E.…” (confr. fs. 166 vta.).-
Por su parte, la demandada A. -por intermedio de sus apoderados- contesta la demanda a fs. 256/264 vta., solicitando su rechazo con costas, y peticiona que “…se declare la INCONSTITUCIONALIDAD de los decretos denunciados que prorrogan el plazo de la ley N° 25561?” (confr. fs. 264 vta.); y niega la totalidad de la documentación acompañada y su recepción, como la totalidad de los hechos invocados, salvo aquellos que sean objeto de especial reconocimiento (confr. fs. 256 vta.). Entienden que la figura del empleador era un elemento imprescindible para la prosecución de la relación laboral, por lo que se genera a favor del trabajador la indemnización reducida contemplada en el artículo 247 de la LCT, ante la muerte de éste y la imposibilidad de continuar con el giro comercial (confr. fs. 257). Expresan que: “…en referencia a las (sic) responsabilidad solidaria nada es de discutir, pero si cabe estudiar la diferencia que tiene con respecto a la continuidad de una relación laboral respecto a condiciones determinante para ella...” (confr. fs. 257 y vta.). Reconocen que la Sra. A., “…tenía una sociedad de hecho con su hijo J.R.E. (fallecido en el mes de mayo de 2004) la cual descendía de la sucesión del cónyuge…” (confr. fs. 257 vta.). Que: “…ella nunca participó en la atención al público, ni en la administración de esta sociedad… que no sería admisible y absolutamente raro que una señora de 73 años de edad y que nunca participó en el manejo del comercio, que ahora prosiga con la explotación de un día para el otro… se intentó de muchas maneras de continuar dicha explotación buscando alguien con conocimientos mínimos para que por lo menos se dedique al expendio de repuestos, objetivo único y exclusivo de este comercio; pero a pesar de todo esto la Sra. A. no tuvo éxito; por ende se encontró ante una encrucijada y con la necesidad de extinguir la relación laboral planteada?” (confr. fs. 257 vta./258). Que existió la imposibilidad “…más radical, terminante, material y absoluta…” (confr. fs. 259) de continuar con la explotación del comercio de marras ya que la Sra. A. no estaba capacitada, tenía una edad avanzada y se vio imposibilitada de conseguir a alguien con conocimiento para el expendio de mercaderías (confr. fs. cit.). Que: “?Como así se estipula en la jurisprudencia expresada en la demanda cabe decir que todas sostienen el mismo fundamento de extinción laboral por muerte del empleador, basándose en la imposibilidad de continuar con la relación laboral cuando las condiciones personales del principal o el de los herederos, su profesión o el cumplimiento de las disposiciones legales y otras circunstancias particulares haya sido la causa de la relación y ésta no puede proseguir. Al mencionar la jurisprudencia y la Ley de contrato de Trabajo (art. 249 LCT) … u otras circunstancias… abre el campo de posibilidades que si bien es restringido, se debe analizar el caso concreto, siendo esto un cimiento firme de la inevitable decisión tomada por la Sra. ARBAIZAR...” (confr. fs. 259 vta.). Solicitan la no aplicación del duplo indemnizatorio reglado en la ley 25561 y sus decretos reglamentarios por dos motivos: primero, porque considera que: “…hubieron razones para el distracto de la relación laboral, que el mismo no fue arbitrario, que existieron pruebas y la causa invocada no es improcedente…” (confr. fs. 261); y, segundo, en razón de considerar inconstitucionales los Decretos 883/02, 662/03, 256/03, 1351/03, 369/04 y 823/04 dictados por el Poder Ejecutivo Nacional (confr. fs. 261/262 vta.).-
La sentencia de Primera Instancia -obrante a fs. 544/551 vta.- admitió la demanda en contra de “…L.D.L., E.E. y L.E. por sueldo de junio de 2004, SAC primer semestre 2004, indemnización por antigüedad, preaviso, SAC s/ preaviso, vacaciones no gozadas e indemnización agravada ley 25.561, condenando a las mencionadas codemandadas, en forma solidaria, a pagar a la actora, en el plazo de diez días de notificadas, la suma de $43.227,85, con más los intereses… con costas en su contra, también en forma solidaria?” (confr. fs. 551); en cambio, rechazó la demanda respecto de la demandada I.O.A. (confr. fs. cit.).-
El fallo de segunda instancia -que obra a fs. 581/594 vta.- declaró “…de oficio la nulidad del procedimiento en contra de los ausentes desde la viciada publicación de edictos, y todo lo actuado contra ellos…” (confr. fs. 594), es decir respecto a L.D.L., E.E. y
...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba