Sentencia nº 289 de Corte Suprema de Justicia de la Provincia de Tucuman - Sala en lo Civil y Penal, 23 de Abril de 2007

Presidente del tribunalAlfredo Carlos Dato
Fecha23 Abril 2007
EmisorSala Civil y Penal (Corte Suprema de Justicia de Tucumán Argentina)
Número de sentencia289

SENT Nº 289

C A S A C I Ó N

San Miguel de Tucumán, 23 de Abril de 2007.- Y VISTO: Llega a conocimiento y resolución de esta Excma. Corte Suprema de Justicia, S. en lo Civil y Penal, que integran los señores vocales doctores A.C.D., A.J.B., H.E.A.M. y A.G. -por no existir votos suficientes para dictar sentencia válida-, presidida por su titular doctor A.C.D., los recursos de casación interpuestos por el Defensor Oficial en lo Penal de la Ia N. en representación de los imputados M.A.G. y H.R.L. y por el Sr. Fiscal de Cámara en lo Penal de la IIa Nominación del Centro Judicial de Concepción, contra la sentencia dictada por la Excma. Cámara Penal, S.I.a, del mismo Centro Judicial de fecha 09/12/2005 (fs. 908/930), los que fueron concedidos por el referido tribunal mediante resolución del 13/02/2006 (cfr. fs. 945 y vta.). En esta sede, solamente la defensa del imputado R.A.O. presenta memoria sobre el recurso de casación (fs. 955/957), mientras que a fs. 959/961 obra dictamen del Sr. Ministro Fiscal quien se pronuncia en lo que respecta al recurso deducido por el Defensor Oficial por su rechazo, y comparte y sostiene el recurso presentado por el Fiscal de Cámara, pronunciándose por la procedencia de la vía recursiva intentada. Pasada la causa a estudio de los señores vocales, y establecidas las cuestiones a dilucidar, de conformidad con el sorteo practicado el orden de votación será el siguiente: doctores A.J.B., H.E.A.M., A.C.D. y A.G.. Luego de la pertinente deliberación, se procede a redactar la sentencia.

Las cuestiones propuestas son las siguientes: ¿Es admisible el recurso?; en su caso, ¿es procedente?

A las cuestiones propuestas el señor vocal doctor A.J.B., dijo:

  1. - Vienen a conocimiento y resolución del Tribunal sendos recursos de casación interpuestos por la defensa técnica de los imputados M.A.G. y H.R.L. (fs. 933/934), y por el Sr. Fiscal de Cámara en lo Penal de la IIa Nominación del Centro Judicial de Concepción (fs. 936/943), contra la sentencia de la Sala Ia de la Excma. Cámara Penal del mismo Centro Judicial, del 09/12/2005 (fs. 908/930). Los recursos fueron concedidos por auto interlocutorio del 13/02/2006 (fs. 945).

  2. - Recurso interpuesto por el defensor oficial en lo Penal de la Ia Nominación -Centro Judicial de Concepción-, ejerciendo la defensa técnica de M.A.G. y de H.R.L.:

    2.1.- Sostiene el recurrente que en relación con el delito de violación de los deberes del funcionario público del art. 248 CP, ha operado la prescripción de la acción penal, a tenor de lo dispuesto por el art. 67 CP, reformado por ley 25.990, que resulta de aplicación al caso por ser la ley penal más benigna (art. 2 CP y 75 inc. 22 CN).

    Indica que si se tiene en cuenta la fecha del hecho (15/9/2002); la del auto de elevación a juicio, del 10/7/2003; y la del dictado de la sentencia de condena, del 09/12/2005, se advierte que en la especie ha operado indefectiblemente la prescripción de la acción penal, por haber transcurrido el plazo máximo establecido para el tipo atribuido que es de dos años. Sobre esa base solicita que se anule la sentencia, y se emita nuevo pronunciamiento absolviendo a los imputados.

    2.2.- En este proceso, la acusación fiscal atribuyó a M.A.G. y a H.R.L. la comisión de dos delitos; el de violación de los deberes de funcionario público tipificado en el art. 248 CP; y el de cohecho, regulado en el art. 256 CP.

    El art. 67 párrafos 4º y 5º CP -texto según Ley 25.990, BO del 11/01/2005- dispone: "La prescripción se interrumpe solamente por: a) La comisión de otro delito; b) El primer llamado efectuado a una persona, en el marco de un proceso judicial, con el objeto de recibirle declaración indagatoria por el delito investigado; c) El requerimiento acusatorio de apertura o elevación a juicio, efectuado en la forma que lo establezca la legislación procesal correspondiente; d) El auto de citación a juicio o acto procesal equivalente; y e) El dictado de sentencia condenatoria, aunque la misma no se encuentre firme. La prescripción corre, se suspende o se interrumpe separadamente para cada delito y para cada uno de sus partícipes...".

    De las constancias de autos surge que entre la comisión del hecho investigado, de fecha 15/9/2002 (cfr. fs. 1, 392, 452, 929 vta.); las declaraciones indagatorias de G. y L., del 29/4/2003 (cfr. fs. 352/353, 356/357); la requisitoria fiscal del 23/05/2003 (fs. 392/396) y la elevación a juicio del 10/7/2003 (cfr. fs. 452/455); el auto de citación a juicio del 11/02/2004 (cfr. 575); y el dictado de la sentencia de condena (25/11/2005, cfr. fs. 905/906), no ha transcurrido el plazo de dos años que es la pena máxima prevista en el art. 248 CP.

    Por consecuencia, y contrariamente a lo que sostiene el recurrente, no ha operado la prescripción de la acción penal promovida en este proceso (arts. 62 inc. 2, 67 y 248 CP).

    Por lo expuesto, corresponde desestimar el recurso de casación interpuesto por la defensa de los imputados M.A.G. y H.R.L. a fs. 933/934 de autos.

  3. - Recurso interpuesto por el Fiscal de Cámara en lo Penal de la IIa Nominación del Centro Judicial de Concepción:

    Invoca como motivo de casación la falsa y errónea interpretación del régimen de valoración de las pruebas en general y de la indiciaria en particular. Indica que la sentencia se pronuncia sobre la existencia del hecho y la participación de los imputados, absolviéndolos por el beneficio de la duda, por cuanto no construye una operación intelectual receptando los hechos indiciarios probados para arribar a los hechos indiciarios desconocidos, mediante un proceso deductivo y unívoco de valoración de los indicios en conjunto, de modo de arribar a una íntima convicción de certeza, bajo las reglas de la lógica sobre la existencia del hecho y la participación de O. y los policías por la comisión del delito de cohecho pasivo, tipificado en el art. 256 CP.

    Afirma que el Tribunal desestima la prueba indiciaria como elemento de prueba indirecta, crítica y de poder convictivo para crear certeza en el ánimo del juzgador; y señala que el vocal preopinante rechaza la prueba indiciaria como elemento de prueba (cfr. fs. 937 vta.).

    Sostiene que el voto del Dr. G. que absuelve a los imputados por el delito de cohecho es contradictorio a la luz de las pruebas arrimadas y en relación con el voto emitido en tercer término, con el que se integra la mayoría, y el disidente o en minoría sobre la validez probatoria del testigo J. (cfr. fs. 937 vta.).

    Expresa que el voto mayoritario no considera la conjunción de indicios reunidos durante el plenario, los que ponderados integralmente eliminan la posibilidad de duda del Juzgador, y son aptos para generar certeza de acuerdo con las reglas de la lógica. En esa dirección indica que el proveyente desestima los siguientes indicios de la presencia de O. en el puesto fronterizo de H. el día del siniestro: a.- La permanencia de su automóvil en el puesto de H. al costado de la banquina (testigo G., fs. 731 vta; E., fs. 735 vta.; G., fs. 736; M.F., fs. 738 vta.); b.- La conversación de O. con los policías acusados en el P. de H. (testimonio de M.G., fs. 739); c.- La reiteración del modus operandi de O. de pasar los distintos puestos fronterizos de H., P. y cualquier puesto policial de control vehicular como el de T.P., adelante del automotor que transportaba a los pasajeros a Catamarca, siempre avisando o arreglando a su paso (testigos G., fs. 731, G., fs. 736, careo J.-M., fs. 756), d.- La detención del vehículo 50 minutos después del paso de H., en el puesto policial accidental de T.P., donde los policías de verificación de tránsito suben al vehículo y manifiesta a los pasajeros que el mismo no podía continuar el viaje por falta de documentación; los testimonios que afirma que los chóferes, O. y los policías hablaron y el transporte continuó su destino a Catamarca (testigos G., M., G., G., E., fs. 77/78, 284, 79/81, 282/283, 298, 258/259, 253/254); e.- La falsedad o encubrimiento que se desprende de la declaración del chofer J., ex empleado de O. (fs. 18, 300/301, 386 y 717/720); f.- La falsedad de la declaración como imputado de O. de fs. 358/359, que manifiesta que vio al vehículo de pasajeros de su propiedad el día 15/09/02 en V.A. y luego en el C. de C. y que se trasladó ese día a Catamarca a entrevistar a un Sr. G. que vendía bombas inyectoras para automotores, cuando los testigos citados mencionan que O. siempre se transportaba en su rodado particular color blanco delante del colectivo el día del siniestro; g.- Las manifestaciones de los imputados G. (fs. 356) y L. (fs. 352/355) que reconocen haber visto a O. pasar el puesto fronterizo de H. a bordo de un auto blanco a hs 8 sin detenerse en el puesto sino unos metros más adelante, y que el colectivo pasó a las 8:15.

    Sobre esa base sostiene que la decisión absolutoria deriva del rechazo de los indicios como prueba crítica o lógica indirecta, que llevarían al pleno convencimiento de la culpabilidad de O. y los policías, y tal omisión engendra las dudas que conducen al dictado de una sentencia absolutoria.

    Hace notar que el delito de cohecho se consuma en la mayoría de los casos en ausencia de otras personas que no sean las involucradas, por lo que resulta difícil la obtención de prueba independiente, directa, y adquieren relevancia los indicios de oportunidad y de presencia. Cita jurisprudencia.

    Por otra parte considera que votos que conforman la mayoría -Dres. G. y Asís- son contradictorios en la valoración del testigo J. (chofer del ómnibus que protagonizó el accidente), toda vez que para el Dr. Garzia otorga valor pleno a los dichos de J., en tanto que la Dra. Asis estima que su versión es falsa y encubridora, y adhiere al voto de la Dra. G. en cuanto pide la remisión de su testimonio y demás piezas procesales al Fiscal de Instrucción a los fines que indica a fs. 940. Considera que este dispar juicio valorativo sobre las manifestaciones de J...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR