Sentencia Nº 9902/1 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2017

Fecha de Resolución: 5 de Octubre de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO

FALLO N° 29/17 P.A. SALA "A": En la ciudad de Santa Rosa capital de la Provincia de La Pampa, a los cinco días del mes de octubre del año dos mil diecisiete, se reúne la Sala "A" del Tribunal de Impugnación Penal, integrada por los Señores Jueces P.T.B. y C.A.F., a los efectos de resolver el recurso de Impugnación interpuesto por el Defensor Particular Abogado A.E.G. a cargo de la defensa técnica de E.L.G., en el legajo n° 9902/1 caratulado "GASTAUD, E.L. S/ Recurso de impugnación" (Reg. del TIP) del que:

RESULTA:

I) Que la Audiencia de Juicio de la Segunda Circunscripción Judicial en el ejercicio de la función unipersonal -Jueza A.P.L.- condenó como autor material y penalmente responsable a E.L.G. de los delitos de doble homicidio culposo en perjuicio de M.D.A. y M.L.E., agravados por el número de víctimas y por la conducción imprudente, negligente, inexperta y/o antirreglamentaria de un vehículo automotor; lesiones graves culposas en perjuicio de B.A. agravado por la conducción imprudente, negligente, inexperta y/o antirreglamentaria de un vehículo automotor; y lesiones leves culposas en perjuicio de N.A. y D.V.P., en concurso ideal (artículos 84, 94 segundo párrafo y 94 primer párrafo y 54 del Código Penal) a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional y siete años de inhabilitación especial para conducir todo tipo de vehículo que requiera autorización, con accesorias legales y costas (artículos 355, 474 y 475 del C.de P.P.).

II) Que contra dicha resolución el defensor particular en representación del condenado interpuso ante este Tribunal, en base a lo dispuesto en los artículos 400 -inciso 1° y 3°-, 406 y correlativos y concordantes del C.P.P. recurso de impugnación al considerar que hubo inobservancia o errónea aplicación de la ley sustantiva, como así también errónea valoración de la prueba, por lo que solicita que al momento de sentenciar se haga lugar al recurso interpuesto y se absuelva a su defendido en el presente legajo o subsidiariamente, se reduzca la condena en la forma que en adelante lo peticionará.

III) Que admitido formalmente el recurso interpuesto ante este Tribunal y luego de habérsele dado el tramite señalado por los artículos 407 y s.s. del C.de P.P. y quedando en condiciones de ser resuelta, habiéndose establecido el orden de votación, correspondiéndole el primero al J.P.T.B. y luego al J.C.A.F..

CONSIDERANDO:

El J.P.T.B. dijo:

Que conforme a la presentación interpuesta aparecen debidamente explicitados los agravios que sustentan el recurso, surgiendo de los mismos, conforme la reseña señalada supra, el marco en que este Tribunal revisor debe realizar el máximo esfuerzo de contralor para garantizar a quien fuera condenado mediante sentencia aún no firme, el derecho que tiene a que su caso sea visto una vez más en forma integral, a los fines de legitimar el poder punitivo estatal, conforme a lo dispuesto por la Convención Americana de derechos Humanos (art. 8.2 h) y el Pacto Internacional de Derecho Civiles y Políticos (art. 14.5), a los que adhiriera nuestro país y por ende forman parte de nuestro derecho positivo vigente y ser integrativos al concepto de debido proceso constitucional, emergente del artículo 18 de la Constitución Nacional.

Conforme a los lineamientos y siguiendo las pautas enunciadas en lo que respecta al recurso deducido cabe señalar que los agravios del impugnante se dirigen en considerar que ha existido en el decisorio que le fuera adverso una errónea valoración de la prueba, extremo al que ingresaré a analizar de conformidad estrictamente dentro de los limites en que fueran señalados en los agravios de la defensa, pero sin perder la integralidad que compone la materia de este recurso de impugnación, pero, adelantándome mi total coincidencia con la protesta del recurrente por las razones que en adelante expresaré.

Resulta así que en el devenir del contradictorio, las partes tuvieron su correspondiente oportunidad de ofrecer y producir todas las pruebas que le resultaron necesarias a cada una sobre las teorías del caso que postulan, en el logro del conseguir un fallo ajustado a derecho y debiendo hacer como propia la última frase expresada en el considerando de la sentencia por la jueza decisora, con anterioridad a la calificación del hecho aplicable al decir que, "en general las decisiones que se toman en este tipo de causas muy probablemente no conformen a ninguna de las partes, sencillamente porque el daño ya está hecho y no tiene solución...".

Como particularidades del juicio nos encontramos sobre la ausencia de puntos controvertidos en el subjudice, habiendo dado por cierto y demostrado en el debate la mayoría de los objetivos que tenían para probar.

Siendo así, que no ofrece discusión alguna el resultado mortal y las consecuencias lesivas; que el impacto entre los dos vehículos -en el que venía al mando de E.L.G. y el de M.A.- fue en el carril por donde circulaba el V.G. dominio TGY 124 al mando de M.A., por sobre la ruta provincial n° 3 con dirección hacia el cardinal Oeste, y en circunstancias que E.L.G. al mando del Chevrolet Corsa dominio ECQ 169 en sentido contrario y sobrepasando otro vehículo que circulaba en el mismo sentido; que de conformidad a lo que informara la Sección Accidentología Vial de la División Criminalística del Departamento Judicial de la Policía Provincial, la velocidad que desarrollaba el Corsa era de 140 km/h, y entre los vehículos involucrados se produjo una colisión frontal excéntrica levemente angular en donde ambos vehículos resultan embistentes y recíprocamente embestidos. Que por sobre el carril Norte es por donde venía circulando legalmente el VW Gol, por lo que el Chevrolet Corsa circulaba de contramano al momento del choque.

Ahora bien, resulta indudable que conforme fuera transcripto en el apartado III) de los considerandos de la Sentencia las partes ofrecen una interpretación contraria entre sí referida al señalamiento de quién resultó responsable en el impacto que sufrieran los dos vehículos que venían al mando de M.A. -quien falleció en el hecho- y E.L.G., con los resultados que con posterioridad se pudieron constatar.

Así el Ministerio Público Fiscal le reprochó a G. que las consecuencia del impacto entre ambos vehículos se debió a su exclusivo accionar al mando del rodado Chevrolet Corsa, realizando un adelantamiento en exceso de la reglamentación legal, la que ha sido la productora del siniestro.

En tal sentido, entendió y así lo expresó en el alegato de la prueba producida en el debate, que la conducta de la persona acusada no solamente al conducirse a una velocidad excesiva, sino por la maniobra intempestiva de sobrepaso, sin tomar las precauciones de intentar divisar si por el carril contrario venía circulando otro automotor, creó el peligro y riesgo, que generó la colisión.

Consideró que, si bien el vehículo que venía al mando de A. circulaba sin la luces prendidas, circunstancias que se le puede reprochar por serle exigible por la legislación vigente, la Fiscal merituó que los testigos declararon que estaba atardeciendo, es decir que se podía ver, había luminosidad, permitía ver el tránsito de ese momento. La velocidad y el adelantamiento son el nexo de determinación entre la conducta y el resultado lesivo, mencionado el apellido del testigo R. como fundamento de su tesis acusatoria.

De manera coherente con los agravios expresados en esta instancia recursiva, la defensa del condenado en el alegato de la prueba producida en el debate, luego de un extenso relato, aseguró que G. se conducía sólo, con las luces bajas encendidas, con el cinturón de seguridad puesto, con dirección de T. hacía la ciudad de General Pico, y luego de divisar que por delante se conducía un automotor en el mismo sentido y previó a observar que por la mano contraria no venía ningún rodado, ninguna luz, inició el sobre paso. Precisamente cuando inicia el sobrepaso colisionó con algo, y no reconoce que G. sea el responsable de los hechos habida cuenta que quedó demostrado que el hecho se produjo entre las 19:08 y las 19:14 horas habiendo quedado asentado por el operador del Comando Radioeléctrico. A ello se suma que Servicio Meteorológico Nacional informó que ese día el Sol se ocultó a las 18:46 horas y se puso de noche a las 19:12 horas. Que todos los testigos son contestes en que el vehículo que conducía A. (V.G.) no llevaba las luces reglamentarias prendidas y que, además, la maniobra de sobrepaso que hiciera G. fue conforme a lo que dispone el artículo 42 incisos c) y d) de la Ley Nacional de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA