Sentecia definitiva Nº 96 de Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo STJ N3, 13-11-2007

Fecha de Resolución:13 de Noviembre de 2007
Emisor:Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo nº3
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 13 de noviembre de 2007.-
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “FERNANDEZ, MARIO H. C/ SARTOR, VICTOR Y/U OTRO S/ SUMARIO S/ INAPLICABILIDAD DE LEY” (Expte. N° 22181/07-STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:
El señor Juez doctor A.I.B. dijo:

1.- Mediante la sentencia que luce a fs. 210/215 y su aclaratoria de fs. 222 y vlta., la Cámara del Trabajo de la IIIa. Circunscripción Judicial con asiento de funciones en la ciudad de San Carlos de Bariloche hizo lugar parcialmente a la demanda y -en lo que aquí interesa- condenó al demandado a abonarle al actor la suma liquidada en concepto de indemnizaciones derivadas del despido y de los arts. 80 de la LCT y 1 de la ley 25323, vacaciones proporcionales y SAC sobre las vacaciones y el preaviso. Asimismo, condenó al empleador a entregar el correspondiente certificado de trabajo en el plazo de diez días bajo apercibimiento de imposición de astreintes.-
Para arribar a esa conclusión, el “a quo” sostuvo que la resistencia del demandado a reconocer y registrar en debida forma la fecha de ingreso que el actor denunció y acreditó como real en la causa devino injustificada y le ocasionaba a éste un grave perjuicio para acceder al beneficio jubilatorio. A ello agregó que la falta de contestación del empleador a la intimación debidamente cursada por su empleado lo dejó inerme y sin otra opción que considerarse despedido, tal como lo demuestra el desinterés de la parte demandada en preservar el vínculo.

2.- Contra ese decisorio el demandado interpuso el recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley que luce a fs. 225/232 vlta., que fue declarado admisible por el Tribunal de grado a tenor del pronunciamiento que luce a fs. 250/252.

En su argumentación recursiva, el demandado sostiene que la extrema simplificación del proceso que hace la Cámara /// ///-2- atenta contra la justicia del fallo. En tal sentido, expresa que la intimación remitida por el actor reclamaba, por un lado, el encuadramiento de la relación laboral en el convenio de SMATA -en lugar del de empleados de comercio, en cuyo marco se había registrado el vínculo- y las diferencias salariales derivadas de ello, aspectos que fueron rechazados por la sentencia, y, por el otro, la corrección de la fecha de ingreso (enero de 1988 y no febrero de 2004 como se había registrado al momento de blanquearse la relación), cuya omisión fue considerada como causal que justificaba el despido indirecto. Respecto de esto último, la recurrente niega que la intimación formulada por el actor no hubiera sido contestada por su parte, tal como consta en la documentación reservada, a la vez que expresa que la efectivización del apercibimiento resultó apresurada pues el demandado tenía treinta días para regularizar la registración (art. 11 ley 24013) y el actor se dio por despedido cuando sólo habían transcurrido diez. En tales condiciones manifiesta que, al considerar justificado el despido indirecto por la defectuosa registración de la relación, la sentencia viola los arts. 11 y ccdtes. de la Ley de Empleo.

Asimismo, la recurrente también impugna el decisorio en cuanto hace lugar a la indemnización prevista en el art. 1º de la ley 25323. Destaca que la norma precitada es una variante de las sanciones de la Ley de Empleo para los supuestos en que no se alcance a intimar en los términos de la ley 24013 antes de la disolución de la relación laboral, pero, habiendo intimado –tal como...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA