Sentencia Nº 87221 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2020

Fecha de Resolución:28 de Mayo de 2020
 
EXTRACTO GRATUITO

SENTENCIA NUMERO: 33 /2020.-

En la ciudad de Santa Rosa, capital de la Provincia de La Pampa, a los Veintiocho días del mes de Mayo de 2020, Carlos Alberto BESI, Juez de Audiencia de Juicio, procedo a dictar sentencia en el Legajo 87221 que por el delito de abuso sexual, lesiones y amenazas se le sigue a F. E. R., DNI Nº ..., sin apodos, argentino, nacido el .. de .. de... en.., domiciliado en calle ..., hijo de M. R. R., sin antecedentes penales, y;

RESULTANDO:

Que, en la apertura de la Audiencia de Debate Oral, conforme las previsiones del Art. 317 del C.P.P., el fiscal Cristian CASAIS realizó una descripción de los hechos que se le imputan al ciudadano F. E. R.: en cuanto al primer hecho, con fecha 30/04/2019 en momentos en que F. E. R. se encontraba en su domicilio sito en calle.... ., junto a su pareja N. Y. D., previa discusión, N. se levantó de la mesa y en dicho momento R. la agrede físicamente mediante un golpe de puño en la zona de la nariz y frente, cayendo al piso, provocándole una nueva quebradura en la zona del tabique. A raíz de ello R. la acompañó al Hospital a fin de realizar las curaciones mientras le solicitaba que no lo denuncie. El segundo hecho ocurrió el día 08/06/19, cuando siendo las 05:00 de la madrugada aproximadamente F. E. R. comenzó a enviarle mensajes vía whatsapp y llamadas constantes a su pareja N. Y. D., consultándole dónde se encontraba, solicitándole que lo vaya a buscar o que le rompería la cabeza. Al llegar la denunciante a bordo de su vehículo Volkswagen Gol color blanco a su domicilio sito en ..., observó en la esquina a su pareja, quien se acercó al rodado, arrojó su bolso contra el capot, por lo que la nombrada detuvo la marcha, subiéndose R. al vehículo y solicitándole mediante gritos que lo lleve a su casa. En el trayecto R. comenzó a insultarla y a agredirla físicamente mediante golpes en la parte de los riñones, la tomaba de los cabellos y se le acercaba a su rostro simulando morderla, mientras le decía que por culpa de ella lo habían echado de su trabajo. Continuaron la marcha, N. intentó volantear, tomando en dicho momento el volante R., continuando la marcha hasta llegar al domicilio del nombrado. Al estacionar en calle .. . de este medio, D. le solicitó que la deje retirar, manifestándole de mala manera R. que tenía que ingresar, pero la puerta del auto no podía abrirse. Ante ello, R. al ver que ésta no descendía, la agredió mediante golpes de puño en el cuerpo y tirada de pelos, tomó un encendedor y con la llama activada, la acercó al asiento trasero y le adujo que le prendería fuego el auto. Ante ello, N. comenzó a gritar, tapándole la boca R. mientras le aducía que la iba a matar. Luego de eso, ésta le dio la llave y su celular, bajó del rodado por la puerta del acompañante, e ingresó con R., quien cerró la puerta de ingreso con llave. Al ingresar, R. comenzó a revisar su teléfono celular y a recriminarle cosas que encontraba, agrediéndola físicamente con golpes de puño, luego N. se fue a la zona de la habitación, se subió a la cama para que R. no la alcance y la siga agrediendo, hasta que en dos ocasiones la tomó fuertemente del cuello, dejándola prácticamente sin aire en una oportunidad, borrando en ese tramo R. algunos mensajes que había intercambiado con su pareja por el hecho del 30/04/2019 (primer hecho). En todo momento R. le aducía a D. que la iba a matar, que la tenía que matar. Luego de ello, ya siendo las 11:00 aproximadamente, R. se desnudo y le adujo a la nombrada que tendrían relaciones sexuales, que iba a ser la última vez y al manifestarle D. que no quería, que no tenía ganas y que la había cagado a palos, se levantó para zafar de eso, por lo que R. la tomó de los brazos y le adujo "sentate acá" haciendo referencia a la cama, y le acercó el pene sobre su rostro, introduciéndoselo en su boca y luego la penetró vía vaginal, eyaculando dentro de la vagina. Mientras duraba el acto, la víctima lloraba y éste le aducía "vez que ya no te gustó, no hablas como antes, no me queres más, me odias". Luego de eso, la denunciante intentó retirarse, agarrándola R., abrazándola y aduciéndole "vos no te vas", le colocó el pene en su boca para que le practicara sexo oral, eyaculando en la boca. Luego de ello, ésta le solicitó que la deje salir siendo ya las 13:00 aproximadamente, diciéndole R. que no lo denunciara, manifestándole ésta que no lo haría, procediendo a devolverle la llave del auto, su celular y le abrió la puerta de ingreso. Calificó el Fiscal los hechos como constitutivos de los delitos de Lesiones Graves calificadas por la relación de pareja (Art. 90 en relación con el 92 y 80 inc. 1º del CP), Lesiones Leves calificadas por la relación de pareja (Art. 89 en relación al 92 y 80 inc. 1º del CP), Amenazas (Art. 149 bis párr. 1º sup. del CP) y Abuso Sexual con acceso carnal vía vaginal y oral, sin obrar consentimiento y con violencia y amenazas (Art 119, y párr. del CP.), todos hechos independientes entre sí en los términos del Art. 55 del CP., lo que debe ser valorado en el marco de la ley 26485, en calidad de autor (Art.45 del C.P.). En cuanto a los elementos de prueba, se remite a los que fueron oportunamente ofrecidos en la instancia procesal correspondiente.-

A su turno y ejerciendo la defensa de F. E. R. , el Dr. Nicolás CASAGRANDE LORENCES manifestó su oposición a la teoría del caso presentada por el Ministerio Público en los términos narrados y en las circunstancias de tiempo, modo y lugar que formuló. Agregó que será la cuestión testimonial lo que develará la verdad y dará cuenta de que si bien pudo haber una relación tormentosa, ese era el punto. La Sra. D. tenía una personalidad que se imponía por sobre la de R..

Llevada a cabo la audiencia de debate oral y producida la prueba, el Ministerio Público Fiscal adujo que en relación a lo ocurrido durante el transcurso del debate se entiende que han quedado suficientemente probados los dos hechos a los cuales hizo referencia la Fiscalía y que conforman la plataforma fáctica sobre la cual se asentó el primer debate. Se hace referencia al hecho ocurrido el 30 de abril del año 2019, que consistió en que el señor F. R., estando en el domicilio de ..., junto a N. Y. D. donde, previa discusión, N. se levanta de la mesa y en dicho momento R. la agrede físicamente mediante un golpe de puño en la nariz, lo cual le provoca una fractura. Si bien, ella ya tenía una fractura con anterioridad, lo cierto es que le produce una nueva fractura, lo cual implica un tiempo de recuperación mayor a los 30 días. A raíz de esto, el señor R. la acompaña al hospital para que la asistan, diciéndole en todo momento que no lo denuncie, que no tuviera en cuenta esta situación, y a partir de ahí N. D., un poco para cubrir la situación, inventa una excusa en ese tiempo de lo que habría sucedido. Respecto de la mecánica de este hecho y cómo se dieron las circunstancias, fue correctamente manifestado por la señora N. D., quien pudo, durante el desarrollo del debate, contar esas circunstancias y justificar incluso por qué con posterioridad ella inventó una excusa, como para favorecer al imputado y para que no lo denunciara, tal como él se lo pedía, esto de que efectivamente se habría golpeado con un palo, con unos chicos, lo cual le había producido una nueva quebradura. Sin embargo, después, con el paso del tiempo, y también potenciado con el develamiento del hecho posterior, ella contó verdaderamente qué es lo que había ocurrido. Se lo contó a su papá, Julio D. y se lo contó a Andrea Ojeda, se lo contó también después a la psicóloga durante el desarrollo de la terapia e incluso se lo puedo contar a su hija, cuál era la verdadera causa. Había una sospecha por parte del grupo familiar de que esta lesión que ella había sufrido no pertenecía a un accidente con un palo, con respecto a los chicos, y esto pudo ser confirmado con posterioridad. Las lesiones de carácter grave, pueden ser constatadas a partir de la historia clínica de la damnificada, de lo que quedó debida constancia cuando ella pudo ser asistida médicamente luego de ocurrido el hecho, donde fue acompañada por el imputado. Esta lesión también pudo ser vista a partir de la radiografía que fue entregada por la señora N. D., a la Unidad Funcional de Género, a partir de la última denuncia que hizo, en donde se constata la fractura y esto también fue material tenido en cuenta por parte de la doctora Soledad Iglesias, quién hizo el informe médico forense donde se pudo constatar que se trata de lesiones de carácter grave, en el entendimiento de que el tiempo de recuperación es mayor a los 30 días. A eso se suman también las fotografías que ella guardó en su teléfono celular e incluso los videos que fueron resultado de las pericias de la División Análisis de las Telecomunicaciones por parte del señor Torreani, donde se pudo determinar en dónde se encontraban esas imágenes alojadas, como así también, las capturas de pantalla de los chats mantenidos entre ambas partes, donde él efectivamente le reconocía que le había producido esas lesiones, le pedía disculpas y le decía que no iba a volver a pasar. Si se conecta el segundo hecho respecto al primero, uno de los motivos por los cuales revisaba el celular, era para tratar de borrar estas conversaciones, y, efectivamente lo hizo, pero por suerte la víctima tenía una copia. Se pudo ver durante el desarrollo del debate las lesiones y el derrame que tenía cerca de los ojos, donde la damnificada se filmaba para hacer un seguimiento de cómo le iba a quedar el rostro a partir de este golpe que había sufrido por parte del señor R.. En este caso, el dolo está debidamente comprobado con respecto a las lesiones cuyo motivo, el cual se pudo diluir en el desarrollo del debate, fueron los celos que existían por parte del imputado, que fue una constante durante todo el desarrollo del proceso. Ya eran pareja, por lo tanto, el agravante en este caso también le pesa, y se encuentra debidamente comprobado en este primer hecho, el delito...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA