Sentencia Nº 85/07 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2008

Fecha de Resolución:29 de Octubre de 2008
 
EXTRACTO GRATUITO

SP-85.07-29.10.2008

En la ciudad de Santa Rosa, capital de la Provincia de La Pampa, a los 29 días del mes de octubre del año dos mil ocho, se reúnen los señores Ministros, Dra. R.E.V. y Dr. E.D.F.M., integrantes de la S. B del Superior Tribunal de Justicia, de conformidad con el art. 439, segunda parte, del C.P.P., a los efectos de dictar sentencia en los autos: "KRONEMBERGER, M.E., en causa nº C – 17/06 (reg. J.. de Inst. y Correc. nº 2 – I.C.J. s/ recurso de casación", registrados en esta S. como expte. n.º 85/07, con referencia al recurso de casación interpuesto (fs. 212/214) por el señor Defensor Particular, Dr. M.Á.P., contra la sentencia de fs. 199/207vta., en la que se falló: "CONDENAR a M.E.K.... a la pena de Ocho meses de Prisión de efectivo cumplimiento... como autor material y penalmente responsable de los delitos de Violación de Domicilio y Lesiones leves en concurso real (art. 150, 89 y 55 del Cód. Penal)..."; y -

CONSIDERANDO:

I.- Que el Tribunal de juicio tuvo por cierto, que el día 23 de diciembre de 2005, a horas 5, aproximadamente, previo forzar –con una barreta de metal- la puerta de ingreso, el imputado M.E.K. entró a la vivienda, sita en avenida S.M. n.º 411 de la localidad de Guatraché de esta provincia, contra la voluntad presunta de su morador. Habiendo localizado en el lugar a D.G.L., lo agredió -por una cuestión ocurrida esa misma madrugada, en otro sitio y le produjo lesiones de carácter leve.-

El a quo estimó que ese accionar configura los delitos previstos en el art. 150 y 89 del C.P. en concurso real –art. 55 del mismo código.

II.- Que el Dr. M.Á.P., defensor del encartado, interpuso recurso de casación. Impugnó el pronunciamiento porque “...la base probatoria utilizada para la condena y que consiste en la prueba testimonial rendida en autos, no pudo ser utilizada por S.S.,... porque DICHA PRUEBA NO PUDO SER CONTROLADA POR LA DEFENSA en la etapa de instrucción y en el momento del debate oral (plenario)... [las declaraciones testimoniales] se incorporaron por lectura, privando nuevamente a la defensa de interrogarlos sobre los hechos acaecidos”. (fs. 212).-

El recurrente expresó que por esa situación suscitada en la causa, se viola el derecho de defensa en juicio, ya que el imputado o su defensa deben tener la posibilidad de controlar la prueba testimonial en alguna etapa del proceso y, en el presente caso, no fueron notificados cuando declararon los testigos. Por ello, la sentencia es nula, pues afecta garantías constitucionales contempladas en el art. 18 de la Norma Fundamental. Agregó que en el debate se opuso a la incorporación por lectura de las declaraciones testimoniales, pero el Tribunal resolvió en contra de su petición.-

En cuanto a los argumentos tenidos en cuenta para disponer el rechazo de lo solicitado, el Dr. P. dijo que no resisten el menor análisis “...desde la óptica de una adecuada hermeneútica del art. 18 de nuestra Carta Magna, del 8.2.f de la Convención Americana de Derechos Humanos y el 14.3.e del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (derecho a interrogar o a hacer interrogar a los testigos)” (fs. 212vta.). Afirmó que no es posible otorgarle al silencio de la defensa en el momento del ofrecimiento de prueba, el alcance de un consentimiento para la incorporación por lectura de la prueba testimonial que nunca había controlado, como así también que era obligación de fiscalía citar a los testigos de cargo a la audiencia, para que se los pudiera interrogar. Agregó que “Se ha desnaturalizado la esencia del debate oral en la presente causa, convirtiéndose en un trámite la condena de [su]... asistido (adviértase que no ha comparecido ningún testigo a la audiencia de debate)” (fs. 212vta.).-

Por otra parte, el recurrente estimó que es evidente que, excluidos los testigos, no se puede arribar a un pronunciamiento condenatorio, porque no existen otras pruebas en la causa.-

Citó a esos efectos, el fallo de la Corte Suprema en autos: “B., A.L., del 12-12-06. De ese precedente transcribió el párrafo que dice: “...lo decisivo no es la legitimidad del procedimiento de incorporación por lectura, el cual, bajo ciertas condiciones, bien puede resultar admisible, sino que lo que se debe garantizar es que al utilizar tales declaraciones como prueba se respete el derecho de defensa del acusado...”. Destacó luego, que “En la presente causa, jamás la defensa fue notificada de las audiencias de declaración de testigos en la instrucción (mala práctica de algunos de nuestros tribunales penales), contraviniendo de tal manera la normativa constitucional y supranacional mencionada” (fs. 213). Añadió que en estos autos es el estado el que debe cargar con las consecuencias de no haber citado a los testigos, y no responsabilizar a la defensa por un inconstitucional consentimiento tácito, inadmisible en el proceso penal, teniendo en cuenta que es en perjuicio del imputado.-

El presentante reiteró la solicitud de nulidad de la sentencia, en virtud de que el a quo valoró erróneamente los testimonios incorporados por lectura, y la decisión no podía sostenerse por otros medios de convicción. Por otra parte, recordó que “...el yerro o la negligencia del defensor no puede acarrearle perjuicios al procesado, ni se puede sancionar la falta del defensor en cabeza del defendido...”, “A.H.J., L.L., 2001-B, 358.-

Concluyó en que deberá interpretarse el Código de Procedimiento Penal, en sintonía con las normas constitucionales y, en consecuencia, revocar la sentencia condenatoria dictada, casándola por los motivos expuestos.-

III.- Que el señor Procurador General, D.M.O.B., formuló observaciones en referencia al recurso interpuesto. Señaló, respecto al cuestionamiento de la incorporación por lectura de las declaraciones testimoniales, que no debe ser considerado por este Tribunal, ya que, según constancias obrantes en autos a fs. 104, 160, 162, 170, 172 y 173, la defensa prestó conformidad a ese procedimiento.-

En cuanto a la nulidad “...tan-gencialmente esgrimida (fs. 212) corresponde a una etapa precluída del proceso –art. 149 del C.P.P.-”.-

Por último, tuvo en cuenta que en el texto recursivo no se menciona motivo alguno contemplado en el art. 429 del ordenamiento instrumental e hizo notar que el quejoso sólo realiza una diferente valoración subjetiva del material probatorio incorporado al proceso, sin lograr demostrar que el análisis valorativo del tribunal pueda ser considerado irrazonable. En razón de lo expuesto, entendió que el recurso debería ser rechazado.-

IV.- Que a los fines de efectuar el tratamiento del tema traído a consideración de este Tribunal, se tendrán en cuenta las pautas fijadas en los precedentes de la Corte Suprema de Justicia de la N.ión, a partir del fallo “C.. En ese sentido, se realizará una revisión amplia de la sentencia, con la excepción, lógicamente, de todo aquello que ha sido objeto de inmediación en el debate.-

V.- Que para dilucidar la cuestión planteada, es preciso remitirnos a las actuaciones registradas en la causa. Obra a fs. 42 la providencia, con firma del J. de Instrucción y S., mediante la que se ordenó que se hiciera comparecer a prestar declaración testimonial en autos a D.G.L., H.C.O., E.S.R.U., J.J.P., F.A.P., J.A.F., J.G.R., D.G.K., C.J.D., D.S.D., S.G., M.G.G. y A.V., consignándose día y hora para el acto. En las fojas siguientes, se encuentran agregadas el acta de designación de defensor y la declaración indagatoria prestada por el imputado. Asimismo, en el reverso de la copia del oficio en el que se solicitaba la notificación de los testigos citados para que comparecieran a declarar, consta la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA