Sentencia Nº 754 de Corte Suprema de Justicia de Tucumán, 13-10-2020

Número de sentencia754
Fecha13 Octubre 2020
MateriaLA BRUNA MARCOS FLAVIO Vs. LOCASCIO CECILIA INES Y OTRA S/ DIVISION DE CONDOMINIO

ACTUACIONES N°: 2416/11 SENT Nº 754 C A S A C I Ó N Provincia de Tucumán, reunidos los señores Vocales de la Excma. Corte Suprema de Justicia, de la Sala en lo Civil y Penal, integrada por los señores Vocales Doctora Claudia Beatriz Sbdar, y los señores Vocales doctores Daniel Oscar Posse y Daniel Leiva, bajo la Presidencia de su titular doctora Claudia Beatriz Sbdar, para considerar y decidir sobre el recurso de casación interpuesto por la parte demandada en autos: “La Bruna Marcos Flavio c/ Locascio Cecilia Inés y otra s/ División de Condominio” Establecido el orden de votación de la siguiente manera: doctores Daniel Oscar Posse, Daniel Leiva y doctora Claudia Beatriz Sbdar, se procedió a la misma con el siguiente resultado: El señor Vocal doctor Daniel Oscar Posse, dijo:

I.- Viene a conocimiento y resolución del Tribunal el presente recurso de casación interpuesto por la parte demandada, en contra de la sentencia de la Sala II de la Cámara Civil y Comercial Común, del 16/9/2019, que no hace lugar al recurso de apelación incoado por aquélla contra la sentencia del 03/4/2018.

II.- El recurrente refuta en primer lugar la sentencia de Cámara en cuanto a la nulidad. Sostiene que la sola lectura del código de rito demuestra que cuando uno de los demandados se oponer a la división negando la existencia de condominio, si el Juzgado considera verosímil la negativa dispone la adecuación de la demanda bajo la formalidades del juicio sumario. Pero el haber procedido así el Juzgado de Ira instancia, no obsta sino por el contrario, ratifica la vigencia de todo el resto el articulado relativo a la forma de proceder en caso de oposición fundada en la negativa de la existencia de una situación condominial. Cita los artículos 469, 470, 471, 473 CPCCT. De allí, entiende que puede verse que los argumentos que da la sentencia acerca de que se dispuso la adecuación de la demanda en los términos del art. 469 CPCCT no solamente no obsta al procedimiento de los arts. 470 y sgtes. sino que por el contrario lo presupone. Justamente es el trámite que se debe seguir luego de rechazada y firme la oposición a la división -la que de cualquier forma no debió ser rechazada como, dice se verá luego-. Los fundamentos sentenciales acerca de que su parte supuestamente consintió que la contraria ofreciera pruebas inoficiosas son insuficientes para considerar que con ello se consintiera anticipadamente una imprevisible violación del clarísimo régimen de los arts. 470 y sgtes. procesal. En cuanto al perjuicio, considera que no es necesaria su invocación mediando formas sacramentales cuando resulta evidente del propio acto impugnado, o cuando existe una violación palmaria de la estructura esencial del procedimiento. Cita el art. 166 procesal. Sostiene entonces que todo lo que se dice en primera y segunda instancia en cuanto a la subasta del bien, viola la estructura esencial del procedimiento. En segundo lugar, en cuanto a la apelación, el recurrente distingue dos cuestiones: la alteración de los términos de la Litis y el hecho de que la división de condominio presupone un condominio. En cuanto a lo primero expresa que la Cámara, admitiendo la validez de los argumentos de su parte para oponerse a la calidad invocada de condómino del accionante, introduce sin embargo un argumento que no había sido objeto de debate, modificando no solamente los términos de la Litis, sino inclusive de la acción deducida y de los fundamentos con los que se invocó la legitimación para su promoción, y rechaza así la apelación encontrando la supuesta legitimación activa en un fundamento que jamás se introdujo en discusión y no fue invocado siquiera en la demanda y su contestación. Una cosa es la facultad para conocer el Derecho de la Cámara, dice, y otra muy distinta alterar los términos de la Litis y hacer lugar a la demanda adjudicando al actor una calidad que no fuera siquiera invocada en el escrito de promoción de la misma (cesionario). Cita doctrina y jurisprudencia relativa a este tema (principio de congruencia). En cuanto al fondo –segunda cuestión-, entiende que la Cámara hace una falsa analogía entre la cesión implícita de la acción reivindicatoria y la supuesta cesión implícita de la acción de condominio. El CC, dice, presupone que el pedido de división de condominio sea efectuado por los condóminos y no por terceros, aun cuando tengan un ius ad rem sobre el inmueble condominial expresamente sujeto a plazo suspensivo (la escritura de compra dice que la posesión real, material y efectiva del inmueble adquirido sería dada al adquirente en el momento de la cancelación del usufructo). Es por eso que expresamente el art. 460 procesal otorga a los demandados la posibilidad de discutir la calidad de condómino. Que hasta la fecha la única condómina ante la falta de tradición era la vendedora y ante su fallecimiento, sus herederos; son ellos y nadie más quienes podrían haber pedido la división y no lo han hecho. Afirma que no encuentra en ningún libro de Derecho una sola referencia a la supuesta división de condominio pedida por acreedores de uno de los condóminos, sujeto a plazo suspensivo, y menos accionando por la vía directa y no oblicua sobre la base de una supuesta y no invocada cesión implícita. Si no existe la calidad de condominio, no se puede por vía de cesión implícita otorgar a terceros una prerrogativa que jamás le ha sido otorgada por la legislación de fondo a otra persona ajena al vínculo dominial. Propone doctrinas legales; hace reserva del caso federal y solicita se conceda el recurso tentado.

III.- El remedio articulado fue declarado admisible por la Cámara, conforme surge del auto de fecha 04/12/2019; por lo que corresponde a esta Corte en la instancia, el examen de admisibilidad y, en su caso, la procedencia del mismo.

IV.- El Tribunal a quo hace un relato de lo acontecido en autos. Por razones lógicas, trata en primer lugar la impugnación dirigida a cuestionar el rechazo de la oposición a la división de condominio fundada en la falta de calidad de condómino del actor. Al respecto, relata lo considerado y decidido por la sentencia de Ira. Instancia. Sostiene que ese fallo debe ser confirmado por los fundamentos que enseguida expone: Por escritura n°245 de 2002 el Sr. René Locascio donó con reserva de usufructo vitalicio el inmueble objeto de la Litis a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR