Sentencia Nº 74 de Secretaría Causas Orginarias y Constitucional STJ N4, 25-06-2019

Fecha de Resolución:25 de Junio de 2019
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 25 de junio de 2019.
Habiéndose reunido en Acuerdo los señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Río Negro, doctores E.J.M., L.L.P., R.A.A., S.M.B. y A.C.Z., con la presencia de la señora Secretaria doctora A.J.B., para el tratamiento de los autos caratulados: "RIPI ALLIVELLATORE, PAMELA CELESTE C/ SWISS MEDICAL S. A. S/ AMPARO S/ APELACIÓN" (Expte. N° 30301/19-STJ-), deliberaron sobre la temática del fallo a dictar, de lo que da fe la Actuaria. Se transcriben a continuación los votos emitidos, conforme al orden del sorteo previamente practicado.
V O T A C I Ó N
El señor J. doctor E.J.M. dijo:
ANTECEDENTES DE LA CAUSA
Llegan las presentes actuaciones en virtud del recurso de apelación interpuesto a fs. 104/113 por el apoderado de S.M., Dr. M.C., contra la sentencia obrante a fs. 100/103 dictada por la titular del Juzgado de Familia Nº 7 de la IIIra. Circunscripción Judicial, Dra. M.P., que hizo lugar a la acción interpuesta por la Sra. P.C.R.A. y ordenó a aquella a cubrir la totalidad del tratamiento de fertilización asistida de alta complejidad que le sea indicado por su médico tratante, debiendo además acreditar la regularización de la situación de la amparista en su sistema de salud.
Para resolver de ese modo, la jueza entendió que las diferencias entre las copias de las declaraciones juradas acompañadas por las partes deberán ser objeto de prueba en el proceso ordinario correspondiente.
Precisó que al momento de la presentación de solicitud de cobertura del tratamiento de fertilización asistida de alta complejidad el contrato que vinculaba a la amparista con la empresa de medicina prepaga se encontraba vigente.
Tuvo en cuenta además lo dicho por el Cuerpo de Investigación Forense a fs. 81, "al expresar que se trata de una subfertilidad inexplicable y que si bien puede haber tenido incidencia el diagnóstico de artritis reumatoidea, ello no puede confirmarse".
Expresó que el art. 9 de la ley 26.682 -marco regulatorio de medicina prepaga- establece que los sujetos comprendidos en su art. 1 solo pueden rescindir el contrato en dos hipótesis: cuando el usuario incurra, como mínimo, en la falta de pago de tres cuotas consecutivas o cuando haya falseado la declaración jurada; y agregó que el decreto reglamentario de la ley de Reproducción Médicamente Asistida en su art. 8 prescribe que no se considerará como situación de preexistencia, en los términos del art. 10 de la ley 26.682, la condición de infertilidad o la imposibilidad de concebir un embarazo.
Señaló que la interpretación de las cláusulas y prerrogativas insertas en un contrato de medicina prepaga o en el reglamento de servicio debe efectuarse de acuerdo a los principios del derecho del consumidor y, en caso de duda, decidir lo más favorable para éste, máxime cuando se trate de la rescisión del acuerdo que tiene por efecto la baja de la cobertura sanitaria (cf. STJRNS4 Se. 169/14 "CHANDIA").
Sostuvo que la empresa no debe proceder a dar de baja a un paciente argumentando que ocultó y falseó datos en la solicitud de ingreso, y que eventualmente es la accionada quien debe iniciar un juicio de conocimiento para acreditar el eventual ocultamiento doloso que le permita sostener en derecho una decisión tan extrema como es la exclusión y el desamparo de su afiliado, y en tal sentido cita el precedente "FERNANDEZ" de este Superior Tribunal de Justicia (Se. 135/17).
Expresó que la infertilidad está catalogada como enfermedad o al menos como ausencia de salud integral, lo que amerita poner a disposición los recursos y tratamientos que sean necesarios para su reversión.
Manifestó que, en el caso de autos, la urgencia está dada y acreditada con los informes médicos, la edad de la amparista y la imposibilidad de lograr un embarazo por vía natural y que de recurrir a otra vía, ello atentaría contra la posibilidad de un tratamiento exitoso.
A fs. 104/113 la requerida funda su recurso, alegando que se agravia toda vez que la actora -al momento de contratar- no consignó en la declaración jurada ningún tipo de complicación médica con relación a su persona.
En tal sentido, una vez que la empresa de medicina prepaga tomó conocimiento de las omisiones y declaraciones falaces efectuadas por la amparista, procedió a resolver el contrato por culpa de ésta (art. 9 de la ley 26.682).
Aclara que el conocimiento de la preexistencia de artritis reumatoidea cero positiva para FR y anti -CCP- erosiva no nodular de curso sostenido y progresivo de 5 años de evolución, debe ser meritado.
R. que habiendo tomado conocimiento de los antecedentes médicos previos a la fecha de ingreso a S.M.S., el 21 de febrero de 2019 remitió Carta Documento notificando de la resolución contractual, por exclusiva culpa de la actora.
Expresa que la Magistrada no tuvo en cuenta lo manifestado por S.M. ni las probanzas arrimadas a autos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA