Sentencia Nº 7379 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2023

Número de sentencia7379
Fecha06 Febrero 2023
EmisorSuperior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)
EstatusPublicado

CÁMARA DE APELACIONES EN LO CIVIL COMERCIAL, LABORAL Y DE MINERÍA - CIRC. II - GENERAL PICO

En la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, a los seis días del mes de febrero del año dos mil veintitrés, se reúne en ACUERDO la SALA B de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "S, J F D c/ R, D O s/ ALIMENTOS (Cuad. art. 248 C. Pr.) (expte. Nº 7379/22 r.CA), venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Comercial, L. y de Mineria - Circ. IV.
El Dr. R.F.R., sorteado para emitir el primer voto, dijo:- -

Resolución del juez de grado: El magistrado dicta la resolución cuestionada en la apelación vertida por el recurrente.
Realiza un pormenorizado relato de los hechos del expediente, a los cuales me remito por razones de brevedad.


Observa que el análisis de la cuota alimentaria se reducirá a dos presupuestos básicos y esenciales, a saber: a) las necesidades de la alimentada; b) la capacidad económica del alimentante.



Con apoyo en el dictamen del Asesor de Niños, Niñas y Adolescentes (en adelante NNyA) el juez afirma que se pueden evaluar con certeza las necesidades de la alimentada atento que la adolescente M V tiene 13 años de edad y requiere del cumplimiento de las necesidades vitales, que comprende la manutención, vestimenta, educación, asistencia, etc.



Con respecto a la capacidad económica del alimentante expresa que el propio R, quien en su declaración de parte, -act.
1552728- reconoció expresamente que su actividad laboral es en el rubro "Venta al por M. en Comisión o Consignación de Alimentos, Bebidas y Tabaco N.C.P.", tiene una camioneta Ford modelo 82, la mitad de un camión IVECO y un terreno donde se está construyendo su casa.


Analizada la prueba, el sentenciante agrega que lo ha llevado al convencimiento de que el accionado cuenta con ingresos diarios y mensuales suficientes para abonar una cuota alimentaria digna para su hija.
Si bien se ha desprendido de algunos bienes muebles registrables, eso es un indicador de que sus ingresos le permiten ahorrar y adquirir cosas.


El juez analiza las canastas básicas (CBT) de los años 2018 y 2019, y señala que sus ingresos en esos años superaban ampliamente los ingresos de una CBT para una familia Tipo 2, las que rondaban entre el 30% y 50% de sus ingresos mensuales.
Todos estos son parámetros a tener en cuenta para fijar una cuota alimentaria por su hija. Por ello culmina en que la suma de $ 27.824 como el importe que se debe abonar por alimentos de la adolescente. A esa suma se llega dividiendo por cuatro la CBT, sin perjuicio de los esfuerzos que realiza la actora por procurar -además- lo necesario para M V R S.


Por último, remarca que el progenitor que vive con el niño o niña dará cumplimiento al deber alimentario por diferentes vías.
Por un lado, la erogación de sumas de dinero proveniente de sus ingresos, y por otro, las tareas de cuidado personal, que tienen un valor económico que deben considerarse en oportunidad de apreciar la contribución de cada progenitor al cumplimiento del deber alimentario.


Fija la cuota alimentaria en la suma mínima e indispensable de $ 27.824 actualizable automáticamente en forma trimestral conforme el índice de precios al consumidor (INDEC).
Impone costas y regula los honorarios profesionales.- - -

Agravios del demandado: Se queja en primer término aduciendo que como viene representado por la Sra.
Defensora oficial sus ingresos no pueden superar los $ 90.000 para poder ser atendido por la letrada oficial en el ámbito provincial.


Expone que la capacidad económica indicada por la actora por estar inscripto en la categoría F del monotributo (que inclusive hoy ya no es tal) hace que estime una facturación anual que de ninguna manera es la real.



Agrega que con los testimonios obrantes en la causa ha quedado demostrado que si bien el demandado se encuentra en el rubro de venta de bebidas, los últimos años y conforme surge de la declaraciones juradas aportadas, sumado a los testimonios incorporados, la actividad no ha sido redituable.



Se queja porque el juez no valora correctamente, que tiene 3 hijos, y cuando establece la cuota no los tiene en cuenta.
Por último, agrega que la condena en costas al demandado es improcedente porque la ley orgánica del Poder Judicial en art. 106 establece la gratuidad para quien es asistido por la Defensoría. La sentencia debió establecer las costas por su orden o en su defecto fijarlos conforme la corta duración del proceso y la actuación de los mismos.


Por todos estos motivos solicita que se revoque la sentencia de grado y se fije una cuota alimentaria acorde con las necesidades del alimentado y el ingreso del alimentante.



La actora contesta de manera fundada cada uno de los agravios vertidos por la demandada, solicitando el rechazo de los mismos, con costas.



Argumentación:


Antes de abordar cada uno de los agravios del recurso presentado debo señalar que tal como pacíficamente lo viene afirmando esta alzada: "
... los jueces no están obligados a analizar todas y cada una de las argumentaciones de las partes, sino tan solo aquéllas que son conducentes y poseen relevancia para decidir el caso (cfr. CSJN, Fallos: 258:304, 262:222, LL 123-167, 265:301, 272:225, entre otras)".


La prestación alimentaria debida a los hijos menores de edad comprende la satisfacción de las necesidades de manutención, educación, esparcimiento, vestimenta, habitación, asistencia, gastos de enfermedad y gastos necesarios para adquirir una profesión u oficio (art. 659, CCyC).
Los alimentos pueden fijarse en prestaciones monetarias o en especie y son proporcionales a las posibilidades económicas de los obligados y a las necesidades del alimentado. La cuantía de los alimentos depende de la condición y fortuna de ambos progenitores.


Los ingresos o capacidad económica del alimentante pueden ser probados mediante prueba directa, indiciaria o a través de presunciones.



Por ello en cuanto a la prueba de los ingresos del alimentante debo afirmar que es éste quien tiene la carga probatoria de acreditar ese extremo y no el alimentado; máxime que en el nuevo ordenamiento Civil y Comercial de la Nación "
... consagra en el segundo párrafo del art. 710 la figura de las "cargas dinámicas", en virtud de la cual, si bien ambas partes deben llevar a consideración del juzgador la prueba sobre la verdad de sus argumentos, dicha carga se encuentra en mayor grado en cabeza de la parte que cuenta con mayores elementos materiales para hacerlo o que se encuentra en mejores condiciones. Ello, en los procesos de familia, produciría entonces una atemperación del principio contenido en el art. 377, CPCCN, y sus pares provinciales. Vale decir que, como es sabido, la cuestión de la carga de la prueba recién será...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR