Sentencia Nº 73 de Secretaría Penal STJ N2, 06-06-2011

Fecha de Resolución: 6 de Junio de 2011
 
EXTRACTO GRATUITO
PROVINCIA: RÍO NEGRO
LOCALIDAD: VIEDMA
FUERO: PENAL
EXPTE.Nº: 24966/10 STJ
SENTENCIA Nº: 73
IMPUTADOS: DOUGLAS PRICE JORGE EDUARDO – POZO ALFREDO DANIEL – ALBRIEU EDGARDO JUAN – PEÑA NELSON WALTER (SOBRESEÍDOS)
DELITO: MALVERSACIÓN CULPOSA
OBJETO: RECURSO DE QUEJA (FISCAL)
VOCES:
FECHA: 06/06/11
FIRMANTES: CERDERA (SUBROGANTE) – BUSTAMANTE (SUBROGANTE) – VIVAS DE VÁSQUEZ (SUBROGANTE)
///MA, de junio de 2011.
VISTO: Las presentes actuaciones caratuladas: “FISCAL DE CÁMARA SUBROGANTE DE CIPOLLETTI s/Queja en: \'FISCALÍA Nº II s/Investigación\'” (Expte.Nº 24966/10 STJ), puestas a despacho para resolver, y
CONSIDERANDO:

Que la deliberación previa a la resolución (cuya constancia obra a fs. 202) ha concluido con el acuerdo de los señores Jueces que se transcribe a continuación.
El señor Juez subrogante doctor Francisco Antonio Cerdera dijo:

1.- Antecedentes de la causa:

Mediante Auto Interlocutorio Nº 206, del 9 de septiembre de 2010, la Cámara Primera en lo Criminal de la IVº Circunscripción Judicial resolvió rechazar el recurso de apelación presentado por el señor Agente Fiscal.

Contra lo decidido, el señor Fiscal de Cámara subrogante dedujo recurso de casación, cuya denegatoria motiva la queja sub exámine.


2.- Argumentos de la denegatoria:-


Transcribo a continuación la fundamentación de la resolución denegatoria in extenso, en función de los argumentos que desarrollo infra: “El recurso ha sido presentado con las formalidades requeridas ya que cuenta con la firma del Sr. Fiscal y dentro del término previsto en el artículo 433 del C.P.P., además, la resolución atacada es definitiva por lo cual se cumple con lo dispuesto en el art. 430 de dicho ordenamiento adjetivo.

“Debo recordar que el Superior Tribunal, al referirse
///2.- a la arbitrariedad o absurdidad, autoriza a revisar la valoración de la prueba en caso de error grave y manifiesto, con quebrantamiento de las reglas que lo gobiernan, vicio lógico que se configura cuando la apreciación no es coherente, pero no cuando existe discrepancia subjetiva en su apreciación (S.T.J. RN SE: 49/97 \'Torres, Julio César s/Queja en Torres, Julio César s/Violación reiterada calificada y abuso deshonesto reiterado calificado\' de fecha 6/5/97).

“El recurrente pretende reeditar cuestiones de hecho ya resueltas por el Tribunal sin acreditar ninguna de las causales que autorizan el remedio extraordinario intentado, afirma que se violaron las leyes de la lógica, la psicología, de la experiencia y de la recta razón sin indicar cuáles de tales leyes se conculcaron y menos dónde. Su agravio permanece en un estado de catálogo de deberes sin adentrarse a las pautas violadas, parece que el distinguido Sr. Fiscal no comparte los argumentos que la sentencia invocó.

“Tengo en cuenta que ante la presentación del recurso de casación los jueces deben efectuar un análisis sobre su admisibilidad para que no continúen aquellos trámites manifiestamente improcedentes, acreditaré a continuación que no se fundamentó el remedio intentado, ya que no existe una crítica razonada y concreta de la resolución que motiva el recurso. Ante lo extensión de agravios los analizaré de acuerdo a la enumeración que efectué al relatarlos.

“1º) Lo afirmado por el Sr. Fiscal implica desconocer el principio de unidad de actuación que es la manera en que
///3.- ejerce su función el Ministerio Público, a menos que estime que solamente él podía efectuar la tarea encomendada al Ministerio Público, pero la excusa brindada no puede tener cabida a la luz del art. 215 de la Constitución Provincial. Pues sus licencias no poseen entidad para adormecer el proceso, además, el sobreseimiento no se basó en el tiempo transcurrido.

“El argumento volcado en la apelación del Sr. Fiscal en cuanto a lo intempestivo y apresurado del sobreseimiento se contestó haciendo hincapié en el tiempo que lleva esta investigación y se explicaron, en demasía, fechas y requerimientos presentados por la Fiscalía a través de sus propias presentaciones. Entiendo que lo manifestado constituye una excusa de la Fiscalía que no guarda relación con la decisión atacada, olvida el recurrente que el Tribunal se refirió al tiempo transcurrido por su recurrente frase que se trataba de una investigación recién iniciada, basta leer la apelación para comprobarlo.

“2º) No advierto la facultad del Sr. Juez de pedir la nulidad de la promoción fiscal, desconozco a quien puede dirigirse el Sr. Juez solicitando tal nulidad. Por imperio del art. 181 C.P.P. el Sr. Juez tiene la potestad de rechazar el requerimiento, en la totalidad de las situaciones, los Jueces de Instrucción disponen, ordenan o resuelven nulidades, nunca las solicitan.

“El tema se relaciona directamente con los argumentos que llevan el número 5º, ya que cuando la resolución puesta en crisis se refirió a la falta de precisión de las últimas promociones fiscales sostuvo que el Sr. Juez, seguramente
///4.- por misericordia, no las rechazó de plano sino que le corrió vista de los conceptos vertidos por el Sr. Defensor (fs. 2784) a fin que adecue su requerimiento al tipo penal endilgado. Lejos de ello el Sr. Fiscal continuó sin describir la conducta omisiva o negligente de los imputados (fs. 2785/2787). Por supuesto que la misericordia no es un argumento jurídico y no fue utilizado de esa manera, es simplemente una virtud que inclina el ánimo a compadecerse de los trabajos ajenos (diccionario de la Real Academia Española), así fue utilizado el término, el Sr. Fiscal no comparte la misericordia aludida y tiene el derecho de expresarlo, pero no puede trastocarlo en argumento jurídico alguno. Menos aún sostener que ello implica resolver bajo el sistema de la íntima convicción.

“Advierto que tampoco comparte la afirmación \'rayó en el doble juzgamiento\'. Debería leer la totalidad del párrafo que contiene la frase que, dicho sea de paso, fue sacada de contexto por el Sr. Fiscal; pero de ninguna manera se violaron las reglas del pensamiento ya que sólo fue una opinión volcada en la resolución y no un fundamento.

“3º) Hubiera sido útil que el Sr. Fiscal explicara quienes lo acompañan en su entender; digo esto porque afirmó \'nuestro entender\' y omitió nombrar quienes acompañan su entender. Entendimiento que no pasa de un dogmatismo carente de apoyatura fáctica y sin fundamento legal. Prosigue su falta de precisión cuando afirma que alguno de los vocales
-sin decir quien- continuó actuando pese a ser recusado. El Sr. Fiscal al momento de apelar (fs. 2857) solicitó se informe quienes iban a ser los Magistrados que actuarían a
///5.- fin de presentar recusaciones, es decir, que se atribuyó funciones propias de la Fiscalía de Cámara invocando equivocadamente el art. 49 del ritual y demostró un ánimo recusatorio sin conocer aún a los futuros Jueces. Con semejante celo puesto en sus funciones, y la desconfianza demostrada hacia sus superiores jerárquicos, debió ser más preciso y nombrar a los Jueces a los que le endilga haber actuado a pesar de haber sido recusados. En rigor de verdad no me queda claro si es un Juez o más por lo confuso del argumento.


“4º) Advierto que el distinguido Funcionario continúa en la confusión cuando sostiene que este Tribunal confirmó el sobreseimiento fundándolo en el tiempo transcurrido desde la iniciación de la investigación principal y la promoción contra los Funcionarios Judiciales, y que ello implica desconocer la causa y su intervención personal. Ello no es verdad y ya fue explicado anteriormente en el acápite 1º.

“En diversos párrafos el Sr. Fiscal sostiene que se violaron los principios y fundamentos de la lógica pero no expresa cuáles fueron esas violaciones; debo recordar el principio de no contradicción y sus efectos. El principio de no contradicción es una exigencia del pensamiento racional que junto a los principios de identidad y del tercero excluido constituye las bases de la lógica aristotélica clásica. Establece que toda proposición idéntica o analítica es verdadera y su contradictoria es falsa, Aristóteles, en el Libro IV de su Metafísica, sostiene que para dar sentido a lo que un ser humano dice debemos atenernos a tal principio.


///6.
“Posteriormente, Leibniz en Nuevos Ensayos, dice que el principio de no contradicción es innato y se encuentra en el alma humana aunque no hubiera aprendido nada, lo expresa de la siguiente manera: \'El principio de no contradicción incluye dos enunciaciones verdaderas: la primera, que una proposición no puede ser verdadera y falsa a la vez; la segunda, que no puede ocurrir que una proposición no sea ni verdadera ni falsa\'.

“Vuelvo a Aristóteles quien sostenía que de una contradicción se sigue válidamente cualquier cosa, este es el peligro de las contradicciones, ya que se razona correctamente a partir de mentiras; ejemplifico: si parto de la mentira que el mundo sería mejor sin musulmanes podríamos exterminarlos en aras de un mundo mejor. Vemos que partir de contradicciones o mentiras puede llevarnos a disparates e incluso a la locura.

“Es falaz sostener que el sobreseimiento fue dictado por el tiempo transcurrido desde la iniciación de la investigación principal hasta las últimas promociones del Sr...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA