Sentencia Nº 679 de Corte Suprema de Justicia de Tucumán, 28-12-2021

Número de sentencia679
Fecha28 Diciembre 2021

SENTENCIA 679 En la Ciudad de San Miguel de Tucumán, 28 de diciembre de 2021, se reunen en acuerdo los Sres. Vocales de la Excma. Cámara en lo Civil y Comercial, D.. L.A.D., M.F.R. y Á.Z. para conocer y decidir el recurso interpuesto contra la sentencia dictada en los autos caratulados "F.M.E. c/ FLORES CARLOS WALTER Y OTRO s/ DAÑOS Y PERJUICIOS"- Expte. N° 2110/13. Practicado el sorteo de ley para determinar el orden de la votación, el mismo dio el siguiente resultado: D.. Á.Z. como vocal preopinante, M.F.R. como segunda vocal y L.A.D. como tercera vocal. Los Sres. Vocales se plantean las siguientes cuestiones: ¿SE AJUSTA A DERECHO LA SENTENCIA EN RECURSO? ¿QUÉ PRONUNCIAMIENTO CORRESPONDE DICTAR? A la PRIMERA CUESTIÓN, el Sr. Vocal, D.Á.Z., dijo: I. El recurso. Viene a conocimiento y decisión del tribunal el recurso de apelación interpuesto por la parte actora, contra la sentencia definitiva de fecha 20/04/2020, que desestimó la demanda interpuesta por su parte. II. La sentencia de primera instancia. Luego de tener por acreditado el accidente de tránsito protagonizado entre las partes litigantes -motocicleta y ómnibus afectado al transporte público de pasajeros- con aplicación del art. 1113 del

CC. -ley aplicable-, el Juez de grado tuvo por configurada la eximente de responsabilidad allí consagrada consistente en la culpa de la víctima A.R.F. -quien circulaba en motocicleta en contramano por calle C. y sin carnet habilitante-, con entidad suficiente para fracturar íntegramente el nexo de causalidad que viene presumido por la misma norma, por lo que, con sustento en la misma, desestimó la demanda incoada e impuso las costas a la parte actora. III. Los agravios. Las quejas de la actora recurrente fueron presentadas en 22/12/2020. Centra sus críticas respecto a la atribución de responsabilidad exclusivamente a su parte efectuada por el Aquo quien tuvo por configurada la eximente dada por la culpa de la víctima. A su entender, se ha efectuado un análisis superficial de las constancias del expediente y de las pruebas rendidas en autos, en especial, el Acta de constatación de hechos labrada por escribano público que da cuenta que en la intersección donde se produjo el siniestro (C. y F.G.) no existe señalización del sentido de la calle C. la que, por costumbre, posee doble sentido, es decir, de Norte a Sur y viceversa. Invoca, con cita en el Código de Tránsito Municipal que, ante la ausencia de señalización, el sentido de la calle se establece por los usos y costumbres; cual era que la misma era de doble sentido vehicular. Se agravia también de la imposición de costas, las que entiende corresponde se impongan a la contraria. Corrido el pertinente traslado, la demandada no lo contesta. La aseguradora por su parte lo responde en fecha 14/04/2021, solicitando su rechazo por las razones allí expuestas a las que, en honor a la brevedad, me remito. Firme el proveído del 16/04/2021, queda el presente recurso en condiciones de ser resuelto. IV. La solución. Confrontados los agravios con los fundamentos de la sentencia de grado, las constancias de autos y el derecho aplicable, adelanto que propondré al acuerdo la desestimación del recurso incoado y, en consecuencia, la confirmación de lo decidido por el Aquo, cuyo criterio comparto. (i) Conforme se adelantara, la quejas de la actora apelante se centran en lo tocante a la atribución de la responsabilidad resuelta en la instancia anterior aspecto sobre el que se agravia. En orden a justificar mi voto, inicialmente creo preciso señalar que, ambas partes son contestes en cuanto a que el siniestro se produjo entre la motocicleta, al mando de la víctima -hijo de la actora-, y el colectivo conducido/de propiedad de las demandadas, circulando éste último por calle F.G. en sentido Este- Oeste donde fue impactado por el primero que circulaba por calle C. en sentido Sur-Norte. Por el contrario, la controversia se centra en lo tocante a la atribución de responsabilidad que la sentencia en crisis endilga en su totalidad a la víctima, teniendo por configurada la eximente representada por la culpa de la víctima con entidad suficiente para fracturar el nexo de causalidad que viene presumido por la ley (art. 1113 CC.). Siendo entonces pertinente abordar el análisis de los elementos probatorios reunidos en el caso para por ese conducto ponderar si, efectivamente, en el caso ha quedado configurada y acreditada la circunstancia eximente invocada, esto es la culpa o el hecho de la víctima. En casos como el traído a estudio, donde intervienen dos vehículos en movimiento, conforme la doctrina y la jurisprudencia imperante (cfr. plenario "V.E.F. c. El Puente S.A.T." del 10-11-94 -DJ, 1995-1-226-), la cuestión debe analizarse a la luz del art. 1113, segundo párrafo, segunda parte del Cód. Civil en vigencia al tiempo de suceder el hecho (arg. art. 7, CCCN). Debe examinarse el hecho en su integridad, confrontando sus circunstancias con las reglas de tránsito y las que rigen la responsabilidad civil. (cfr. esta S., sentencia del 08/08/2013, autos “S., L.E. c/ Los Pumas UTE (línea 11) Transporte colectivo de pasajeros s/ daños y perjuicios). La verificación del nexo de causalidad adecuada como presupuesto de la acción resarcitoria exige un análisis integral de los hechos involucrados, que despeje toda duda acerca de la valoración de todas las circunstancias relevantes para decidir el litigio. Se ha de tener presente, por lo demás. que -cualquiera sea el factor atributivo de responsabilidad- la constatación de culpa de la víctima o de otra causa ajena con idoneidad para interrumpir total o parcialmente el nexo adecuado de causalidad, habrá de exonerar en la misma medida al sujeto indicado como responsable. Pero en todo caso, si de la culpa de la víctima se trata, para establecer si hubo fractura total o parcial del nexo de causalidad no basta comprobar algún comportamiento imprudente de su parte, toda vez que la aplicación de esta eximente exige indagar el efectivo aporte causal de la conducta valorada en la producción del daño, con aptitud para impedir o atenuar la imputación por riesgo de la cosa objetivamente impuesta a su dueño o guardián. Acerca de la carga probatoria, es oportuno recordar que no se neutralizan los riesgos generados por los vehículos protagonistas del suceso, pues se mantienen vigentes las presunciones emergentes del citado art. 1113 de la ley sustantiva. Por ende, cada parte habrá de demostrar los eximentes...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR