Sentencia Nº 6504 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2020

EmisorSuperior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)
EstatusPublicado
Fecha07 Septiembre 2020
Número de sentencia6504



CÁMARA DE APELACIONES EN LO CIVIL COMERCIAL, LABORAL Y DE MINERÍA - CIRC. II - GENERAL PICO

En la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, a los siete días del mes de septiembre del año dos mil veinte, se reúne en ACUERDO la SALA A de la Cámara de Apelaciones en lo C.il, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "ALVAREZ, J. y otros c/ CABRAL, G. s/ ORDINARIO" (expte. Nº 6504/19 r.CA), venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo C.il, Comercial, L. y de Mineria - Circ. IV.


El Dr. M.C.M., sorteado para emitir el primer voto, dijo: - - -

1. Antecedentes del caso: llegan las presentes actuaciones a conocimiento de este tribunal de segunda instancia, con motivo del recurso de apelación deducido a fs. 183 por la parte actora contra la sentencia definitiva de fs. 176/178 vta., por cuyo intermedio se resolvió decretar el rechazo de la acción reivindicatoria de bien inmueble rural promovida a fs. 21/28.


Para así sentenciar, el juez de primera instancia expresó que en virtud de la pretensión deducida por las actoras y la resistencia que al respecto planteara el accionado, la cuestión central a dilucidar residía en determinar cuál de las partes detentaba el mejor derecho respecto del inmueble rural de 625 hectáreas objeto del pleito, identificado como Sección XVIII, Fracción D, Lote 7, Parcela 2, Partida 612.570, situado en la Colonia General E.M. de esta provincia. En ese punto señaló que las codemandantes Á. invocaban el 16,66% -cada una- de la titularidad del referenciado bien, mientras que el demandado G.C. afirmaba detentar la posesión del mismo. Luego de efectuar algunas valoraciones relativas a la prueba reunida en la causa y en el proceso sumarísimo conexo n° 5964/13, el decisor concluyó que las actoras no tenían derecho a reclamar por no haber tomado en ningún momento la posesión del inmueble rural y, en esa inteligencia, decretó el rechazo de la demanda incoada. Las costas fueron impuestas a las actoras vencidas.
Las apelantes expresaron su disconformidad con el pronunciamiento impugnado mediante la pieza recursiva obrante a fs. 186/191, la cual mereció la contestación del demandado a fs. 197/200.


2. El recurso: las recurrentes cuestionan el veredicto de origen denunciando que el mismo incurre en un equívoco enfoque al considerar que ellas no tienen derecho a reclamar la posesión por el hecho de no haberla tenido antes. Señalan que tal interpretación resulta un contrasentido, pues el art. 2239 del Código C.il y Comercial de la Nación (CCyC) brinda la posibilidad de requerir la posesión de la cosa adquirida en virtud del título. Agregan que el título aportado por el poseedor accionado (inscripción ante la Dirección General de Catastro) no resulta más antiguo que el que presentaran con la demanda (escritura traslativa del dominio) devenido de la señora J.C., quien recibió la posesión de sus padres. Entienden que el a quo confunde la constitución de un derecho real con la petición de posesión a fin de -justamente- perfeccionar ese derecho.


Antes de ingresar en el análisis de la vía recursiva, estimo propicio recordar que en reiteradas oportunidades la CSJN ha decidido que los jueces no están obligados a analizar todos los argumentos articulados por las partes o probanzas producidas en la causa, sino únicamente aquéllos que a su juicio resulten decisivos para la resolución de la contienda (Fallos 276:132, 280:320, 303:2088, 304:819, 305:537, 307:1121).


2.1. En forma liminar, cabe dejar aclarado que la cuestión controversial que llega a estudio (acción reivindicatoria) no presenta implicancias en materia de derecho transitorio (art. 7, CCyC), pues si bien el CCyC entró en vigencia a partir del día 01/08/2015, lo cierto es que el texto del art. 2256 del nuevo ordenamiento normativo incluye disposiciones sustancialmente similares a las alojadas en los arts. 2789/2792 del derogado código velezano.


Sentado lo expuesto e ingresando ahora en lo que es el primer segmento de materia de agravios, debo enunciar que asiste razón a las apelantes cuando aseveran que el sentenciante de grado formuló una errónea interpretación con respaldo en la no acreditada posesión del bien inmueble rural objeto del litigio.- -

En efecto, debe tenerse presente que el reclamo reivindicatorio aquí instaurado ha sido conceptualmente definido por B. como la acción que puede ejercer el que tiene derecho a poseer una cosa para reclamarla de quien efectivamente la posee y que ella no solo nace cuando el propietario ha perdido la posesión, sino también en algunos casos en que nunca adquirió dicha posesión, habida cuenta que la acción "se vincula con el título, con el derecho a poseer, con independencia de la posesión misma" (conf. BORDA - Tratado de Derecho C.il - Derechos Reales - T II - p. 471 y sgtes.).


Es decir que, la lesión que precisamente habilita la procedencia de la acción reivindicatoria es la privación de la cosa, razón por la cual la argumentación esbozada por el juez de grado para desestimar el planteo de las quejosas ha sido inadecuada.


A mayor abundamiento, se enseña que cuando el art. 2239 del CCyC alude a quien tiene "derecho a requerir el poder sobre la cosa" se refiere a la persona que cuenta con un título, pero que aún no adquirió la posesión por faltarle el modo, aún no hubo entrega de la cosa, a pesar de que, como puede inferirse de la existencia de un título, alguien se obligó a ello (R.L.L., Código C.il y Comercial de la Nación, tomo X pág. 256, Rubinzal Culzoni). El demandante no necesita demostrar que ha recibido la posesión de la cosa a la cual se aplica su título. Sí, en cambio, resulta insoslayable la invocación del título, por cuanto se exige del reivindicante una mera probabilidad que torne preferible su derecho a la posesión frente al del poseedor actual (C.K., Tratado de Derechos Reales, tomo II pág. 478, Rubinzal Culzoni).


Este tribunal de alzada, en anterior integración, se ha pronunciado con esa orientación al resolver que "… el propietario, aun en el supuesto en que nunca haya sido desposeído porque en rigor nunca entró en posesión de la cosa, como sucede en el caso del comprador de un inmueble a quien se le ha otorgado la pertinente escritura traslativa de dominio (título suficiente), pero no se le hizo aún la tradición (esta última equivale a modo suficiente), y no obstante no ser titular del derecho real, se encuentra legitimado a ejercer la acción reivindicatoria cuando el sujeto pasivo de la misma es un tercer poseedor del bien […] criterio sostenido en el plenario de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo C.il, de fecha 11/11/1958, in re: "A.R. (suc.) c/ M.C., J., 1958-IV-427…" (expte. n° 4184/09 r.C.A.).


En fin, sin perjuicio de la resolución que en esta instancia eventualmente se adopte en orden al "derecho de poseer" que se proclama en el escrito inaugural, lo cierto es que lo descripto en los párrafos que anteceden es lo que en rigor acontece en la especie, donde las demandantes han acudido a través de la vía legal reivindicatoria y sobre la base del título que aportaron, invocando el derecho a la posesión que aún no han conseguido.


Por lo tanto, la crítica de las recurrentes en este aspecto debe ser atendida.


2.2. Removido entonces el erróneo argumento en el que la sentencia apelada descansa para decretar el rechazo de la demanda reivindicatoria, a continuación corresponderá analizar si las accionantes han logrado acreditar y por ende justificar, el derecho de poseer alegado en la pieza de inicio respecto del 33% indiviso del bien inmueble rural en cuestión.


En la búsqueda de la respuesta que esclarezca esa crucial cuestión, es preciso indicar que en el caso que nos convoca el conflicto a resolver se circunscribe a una confrontación entre "título de propiedad" y "posesión", invocados por la parte actora y demandada, respectivamente.


En efecto, las codemandantes Á. alegan su derecho a requerir el poder sobre la cosa (art. 2239, CCyC) con respaldo en el título de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR