Sentencia Nº 6465 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2019

Emisor:Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)
Estatus:Publicado
Número de sentencia:6465

En la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, a los dieciocho días del mes de octubre del año dos mil diecinueve, se reúne en ACUERDO la SALA A de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "ÁVALOS, Hugo Hernán C/ TAMARINDO S.A.C.I.F. Y A. S/ ACCIDENTE LABORAL" (expte. Nº 6465/19 r.CA), venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo Laboral N° 1 de esta Circunscripción


El Dr. Horacio A. COSTANTINO, sorteado para emitir el primer voto, dijo


1. Hugo Hernán ÁVALOS promovió demanda laboral contra "TAMARINDO S.A.I.C.I.F. y A." por la suma de $ 537.772, o lo que en más o en menos resulte de la prueba y estime el tribunal, con más intereses y costas. Expresó que el 17 de marzo de 2013 comenzó a trabajar para la demandada en el establecimiento agropecuario denominado "El Pavón", ubicado en la zona rural de Agustoni, cumpliendo tareas propias del peón de campo. Dijo que el 10 de marzo de 2014, aproximadamente a las 18,30 hs., luego de colocar unos boyeros eléctricos, emprendió el regreso hacia la estancia. Al levantar un alambre desde arriba del caballo para poder pasar por debajo -como es habitual- el animal se lanzó para adelante y el hilo electrificado le cayó encima. La descarga eléctrica lo arrojó hacia atrás. Al caer, el hilo electrificado contactó al caballo en la parte posterior de su pescuezo. Asustado, el caballo volvió hacia atrás "desesperado para desengancharse del boyero" y en su trayecto, lo golpeó en varias partes del cuerpo y especialmente, con sus patas delanteras, en el lado izquierdo de su cara, cuyo ojo izquierdo fue lo más afectado. Al llegar a la casa fue atendido por otros empleados y trasladado a la Clínica Regional de General Pico, donde la practicaron curaciones y lo medicaron. En otro instituto le practicaron estudios y al otro día lo trajeron nuevamente a esta ciudad y fue atendido en la Clínica de la Visión, donde le diagnosticaron una pérdida de la visión que se iría agravando con el tiempo y le prescribieron reposo. El día 30 de marzo de 2014 le dieron el alta médica. Finalmente se refirió a la indemnización reclamada y ofreció prueba (fs. 18/21)


TAMARINDO S.A.I.C.I.F. y A. pidió que se rechace la demanda y, subsidiariamente, que se adecúen los montos reclamados dentro de sus justos límites y se condene a pagarlos en tal caso a ART PREVENCIÓN. Luego de negar los hechos invocados en la demanda, dijo que al tomar conocimiento del accidente por los dichos del propio ÁVALOS realizó la correspondiente denuncia ante la ART PREVENCIÓN. Admitió que el actor se desempeñaba como peón y realizaba las tareas detalladas en la demanda. Sostuvo que, en función de las mismas, sabía "... como montar y que actividades podía realizar montado a un caballo". Sostuvo que según el relato del actor fue su propia culpa la que desencadenó el accidente y le produjo la lesión que dijo padecer. Negó que fuera habitual levantar el boyero con la mano y que, en todo caso, no por habitual deja de ser imprudente y negligente intentar pasar por debajo de un boyero eléctrico montado a caballo. Aunque admitió que el caballo y el boyero son elementos riesgosos, remarcó que la utilización combinada de ambos fue una elección del actor. Por último, se ocupó de cuestionar el único rubro reclamado, ofreció prueba y pidió la citación a estar a derecho de PREVENCIÓN ART (fs. 68/77)


A fs. 85/87 el a quo dispuso la citación de PREVENCIÓN ART S.A. en carácter de tercero interesado


La aseguradora opuso defensa de falta de legitimación pasiva argumentando que los reclamos por responsabilidad civil no son riesgos cubiertos. Explicó que conforme la LRT solo debe responder por las prestaciones en especie y dinerarias previstas en el sistema de riesgos de trabajo. Reconoció el contrato de afiliación, admitió que a raíz del supuesto accidente se requirió su intervención y afirmó que brindó las prestaciones correspondientes. Sostuvo que a su respecto debía demostrarse acabadamente que se verifican en la especie la totalidad de los presupuestos de la responsabilidad civil, que no existe ninguna obligación de actuar que haya violado y mucho menos nexo causal que la vincule con el supuesto daño invocado por el actor. Negó los hechos invocados en la demanda y luego de referirse al reclamo formulado manifestó que nada tenía que hacer en este proceso (fs. 108/115 v.).


A fs...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba