Sentencia Nº 6308/18 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2019

Fecha de Resolución: 8 de Febrero de 2019
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, a los ocho días del mes de febrero del año dos mil diecinueve, se reúne en ACUERDO la SALA A de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "C., R.E.c., J.O. y Otro s/ DESPIDO INDIRECTO" (expte. Nº 6308/18 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo L. N° 1 de esta Circunscripción


El Dr. H.A.C., sorteado para emitir el primer voto, dijo
1. R.E.C. promovió demanda laboral contra J.O.M. y A.A. por la suma de $ 155.160, o lo que en más o en menos corresponda, con más intereses y costas. Reclamó diferencias y haberes adeudados, las indemnizaciones correspondientes al despido, los incrementos previstos por la ley 25.323, SAC, vacaciones y antigüedad. Dijo que trabajó para los demandados desde enero de 2015 hasta abril de 2016, de 22:30 hs. a 7 hs, de lunes a lunes, ocupándose de la atención y compañía de A.A. y de algunas tareas domésticas. Como no recibió respuesta satisfactoria a su intimación, se dio por despedida (fs. 9/12)
J.O.M. y A.A. solicitaron que se rechace la demanda, con costas. Negaron los hechos invocados por la actora y dijeron que "actualmente" el primero se ocupa personalmente del cuidado de su madre A. (fs. 28/30 v.)
La audiencia de conciliación celebrada a fs. 38 no se realizó por incomparecencia de las partes
La causa se abrió a prueba, produciéndose las indicadas en el certificado actuarial obrante a fs. 65/65 v
Luego de clausurada la etapa probatoria alegaron ambas partes.
El a quo rechazó la demanda, con costas (fs. 158/163 v.).
Apeló la actora (expresión de agravios de fs. 172/176, contestada a fs. 178/182).


2. La actora se agravia porque no se tuvo por probada la relación laboral a pesar de su tácito reconocimiento, desestimándose en consecuencia los reclamos por el despido indirecto. También porque fue condenada en costas.


La apelante sostiene que se valió de prueba suficiente para acreditar la relación laboral y que la aportada por los demandados no demuestra lo contrario, es decir, su inexistencia.
La sentenciante se enrola en este caso en la posición minoritaria, según la cual la presunción del art. 23 LCT entra a jugar cuando el trabajador acredita que ha prestado servicios en situación de dependencia. Para la mayoritaria, en cambio, la interpretación del art. 23, LCT, que restringe la operatividad de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA