Sentecia definitiva Nº 61 de Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo STJ N3, 24-09-2014

Fecha de Resolución:24 de Septiembre de 2014
Emisor:Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo nº3
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 24 de septiembre de 2014.-

VISTO: Las actuaciones caratuladas: “MERKER, BERNARDO ESTEBAN Y OTRA C/ GALENO ARGENTINA S.A. S/ SUMARIO (I) M 1020/09 S/ INAPLICABILIDAD DE LEY” (Expte Nº 25778/12-STJ), elevadas por la Cámara del Trabajo de la IIIa. Circunscripción Judicial con asiento de funciones en la ciudad de S.C. de Bariloche, con el fin de resolver el recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto a fs. 194/198 vlta. por la parte demandada, se decide plantear y votar las siguientes:
C U E S T I O N E S

1ra.- ¿Es fundado el recurso?

2da.- ¿Qué pronunciamiento corresponde?
V O T A C I Ó N
A la primera cuestión el señor Juez doctor S.M.B. dijo:

1.- Antecedentes de la causa:

Mediante el pronunciamiento de fs. 184/186, la Cámara Laboral de S.C. de Bariloche hizo lugar a los reclamos de B.E.M. y A.M.P. contra GALENO ARGENTINA S.A. por diferencias salariales e indemnizatorias devengadas principalmente por la realización de horas suplementarias no abonadas.

Para motivar esa solución, el tribunal de grado estimó acreditado que los actores, dependientes originarios de S.C.S.S., fueron cedidos contractualmente con fecha 01/01/2006 a G.A.S., quien les requirió a partir de marzo de 2007 cumplir un horario más extenso. En razón de ello, en los términos de fs. 185 la Cámara habilitó el crédito reclamado, más intereses y costas.

2.- Los agravios del recurso:

La demandada critica el fallo de grado por su excesiva brevedad y su falta de claridad, que menoscaban su posibilidad de ejercer adecuadamente la defensa de sus derechos, en pos /// ///-2- de los cuales sostiene que aquel adolece de fundamento fáctico y jurídico, por aplicar con rigor formal el principio in dubio pro operario y la inversión de la carga probatoria, con desatención del principio de realidad.

M. en su defensa que los actores reclamaron diferencias por dos motivos; primero, en razón de horas suplementarias impagas, y segundo, por la incidencia de estas en los módulos del cálculo resarcitorio, a cuyo efecto declararon que el primero de los conceptos mencionados obedecía al incremento de horas trabajadas a partir de marzo de 2007 en comparación con las cumplidas antes. Así, señala que los actores manifestaron que el horario que inicialmente cumplían de 9 a 16 se amplió en dos horas diarias -de 8 a 17-, y que tal extensión debía compensarse con el pago adicional de una hora simple y otra extra al 50%.

Cuestiona que la Cámara, lejos de realizar un análisis criterioso de la cuestión y de las pruebas rendidas, que le permitiera aplicar la legislación y la doctrina legal vigentes,
y sin tener en cuenta que la jornada de nueve horas invocada incluía una hora de refrigerio y se reducía por tanto a ocho horas diarias a disposición del empleador, extrajo sin embargo conclusiones a la ligera, basándose en dos testimonios cuyos dichos resultaban vagos y sin respaldo en sus percepciones -fs. 195 vlta.-.

Según señala, el a quo incurrió además en un error que lesiona abiertamente su derecho de defensa y la razonabilidad de la sentencia, al fallar ultra petita, pues los actores solicitaron el reconocimiento -como no pagadas- de una hora normal y de una hora...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA