Sentencia Nº 6091/17 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución: 2 de Febrero de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, a los dos días del mes de febrero del año dos mil dieciocho, se reúne en ACUERDO la SALA B de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "TORANCIO, J.P.C./ MUNICIPALIDAD DE MONTE NIEVAS S/ DESPIDO" (expte. Nº 6091/17 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo L. N° 1 de esta Circunscripción
El Dr. R.F.R., sorteado para emitir el primer voto, dijo
I) Plataforma fáctica: a fs. 20 compareció mediante apoderado el Sr. J.P.T. a fin de reclamarle a la demandada la suma de $123.000 en concepto de indemnización y rubros correspondientes al despido y diferencias salariales por el período 2014 a 2015


Cuenta que comenzó a laborar bajo las órdenes del Intendente Municipal desde febrero de 1996 en tareas de albañilería o similares; por las que percibía un salario de $4.000; también relata que cobraba un “plan trabajar” por el que percibía la suma de $5.000, al que renunció para percibir dicha suma en concepto de remuneración por sus tareas pero sin ser registrado. En el año 2009 se le otorgó la pensión por incapacidad; ejerciendo las mismas labores “por día”, hasta que posteriormente se acogió al beneficio jubilatorio. Resaltó que su relación de dependencia nunca fue registrada ni fueron cumplidas las formalidades legales para hacerlo y que debió iniciar el correspondiente reclamo por ante la Delegación de Relaciones L.es ante el despido intempestivo de la patronal, en diciembre de 2015
A fs. 34/39 la Municipalidad de Monte Nievas contestó demanda y luego de manifestar su negativa por imperativo legal, argumentó que al accionante se lo llamaba cuando era necesario sin exigencia de horarios y sin subordinación técnica, económica ni jurídica, sin relación de dependencia alguna; sin embargo dijo que T. efectuaba trabajos o “changas de albañilería” por cuenta propia para la comuna, pero por un lapso discontinuo. Reconoció que el nombrado era beneficiario de una pensión y que posteriormente se acogió a los beneficios de jubilación ordinaria. Cuestionó el encuadre jurídico del reclamo laboral por la ley de contrato de trabajo, cuando debió encaminarlo conforme a la normativa específica, Ley 643. Con respecto a la finalización de la relación, intentó hacer prevalecer la normativa laboral que establece la extinción del contrato de trabajo, así mencionó el artículo 91 de la LCT que regula el contrato por tiempo indeterminado que dura hasta que el trabajador se encuentre en condiciones de gozar de los beneficios que le asignan los regímenes de la seguridad social y de jubilación ordinaria. Si hasta ese momento el trabajador no lo hizo espontáneamente el empleador puede intimarlo a que inicie los trámites correspondientes (art. 252 LCT). Concedido tal beneficio o vencido dicho plazo el contrato de trabajo quedará extinguido sin obligación para el empleador del pago de la indemnización por antigüedad que prevean las leyes o estatutos profesionales. Concluyó que resultando beneficiario de la jubilación ordinaria el vínculo se ha extinguido por tal motivo. Impugnó la liquidación practicada por T. y pretendió se declaren prescriptos sus rubros como defensa de fondo


II) Sentencia de primera instancia: a fs. 140/145, la jueza de grado dictó sentencia, en la que analizó los siguientes hechos controvertidos: a) la existencia del vínculo laboral invocado y sus alcances; b) la procedencia del reclamo


A) Análisis del vínculo que uniera a las partes: en este apartado examinó la falta de precisión de los alcances de la relación laboral denunciada por el accionante, los que califica de inconsistentes en base a la comparación de sus dichos, cotejados con el salario mínimo vital y móvil, con el plan social que dice el actor haber percibido y también con el haber de un albañil; cuestiones ambas que resienten los dichos del actor por su falta de certeza. También hizo un análisis de los testigos Libois, C. y R.. Luego concentra su atención en el “plan trabajar” “entre nosotros” y consideró que estos tipos de planes son implementados para afrontar la crisis, por ello el accionante prestó tareas bajo dicha modalidad desde febrero de 1996, en el mes de noviembre de 2014 comienza a percibir el haber jubilatorio, beneficio al que accede en su condición de empleado público. Tuvo por acreditado lo siguiente: la prestación de tareas desde el año 1996, el acceso del actor al beneficio jubilatorio (informativa cursada a Anses fs. 115) y la supuesta continuidad de su condición de trabajador activo. Seguidamente revisó las pruebas a los fines de corroborar la existencia de la injuria que motiva la extinción del vínculo laboral.
B) La extinción del vínculo: luego de considerar acreditada la prestación de tareas desde el año 1.996, el acceso al actor al beneficio jubilatorio y la supuesta continuidad de su condición de trabajador activo, analizó la existencia de la injuria que motiva la extinción del vínculo laboral. Sostuvo que T. ante el despido en el mes de diciembre de 2015, omitió dar detalles circunstanciados de su materialización acerca de si fue verbal o si se le negaron tareas. Advirtió que la única manifestación expresa del actor que revela la preexistencia de una posible injuria, es mediante su reclamo por ante la Delegación de Relaciones L.es, según consta del expte. administrativo agregado en autos. Sumado a ello consideró que esta situación fáctica acontecida, lo fue dos meses después del presunto despido que el accionante no probó, por lo que concluyó que ante el cambio de gobierno T. abandona la relación laboral, y la Municipalidad (que desconocía su existencia) mantuvo su pasividad, por lo que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA