Sentencia Nº 6058/17 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución: 2 de Marzo de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de General P., provincia de La Pampa, a los dos días del mes de marzo del año dos mil dieciocho, se reúne en ACUERDO la SALA A de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "FISCALÍA DE ESTADO PROVINCIA DE LA PAMPA C/ SAYAGO, M.A. S/ TUTELA SINDICAL" (expte. Nº 6058/17 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia en lo L. N° 1 de esta Circunscripción


El Dr. A.P.B., sorteado para emitir el primer voto, dijo


I. La Provincia de La Pampa por intermedio de la Fiscalía de Estado el día 24/5/2016 promovió demanda sumarísima de exclusión de tutela sindical en los términos del art. 52 de la ley 23.551 contra la empleada pública M.A.S. quien desempeña labores en el hospital público y provincial "R.E. de la localidad de I.A.. La accionada se desenvuelve en el cargo de Prosecretaría Gremial de la Comisión Directiva del gremio Asociación de Trabajadores del Estado (A.T.E.) - Seccional General P., asumiendo funciones a partir del 4/11/2011 con mandato por cuatro años, siendo reelecta en las elecciones celebradas en el año 2015 con mandato que finaliza en el año 2019


La accionante explicó que la presente demanda tiene estricta relación con lo actuado y decidido en las actuaciones judiciales promovidas con anterioridad por la trabajadora con representación gremial con fundamento en el art. 47 de la ley 23.551 de Asociaciones Sindicales: a) "S., M.A. c/ Gobierno de la Provincia de La Pampa s/ L. (tutela sindical)", Expte. N° L-43319/14 (Expte. Nº 5558/15 r.C.A.). En este proceso la actora logró se la reinstale en el puesto de "J. del Sector Personal"; y b) "S., M.A. c/ Gobierno de La Pampa s/ Sumarísimo", Expte. N° C-44148/14 (Expte. Nº 5625/15 r.C.A.). En este proceso la actora logró que se deje sin efecto la sanción de "apercibimiento" que se le había impuesto


Las sentencias dictadas en ambos procesos, sin indagarse si las medidas y decisiones adoptadas por la Administración sobre la cuestión de fondo fueron legítimas o no, receptaron la pretensión de la representante gremial en razón de que la empleadora no promovió previamente el juicio por exclusión de tutela sindical en los términos del art. 52 de la Ley de Asociaciones Sindicales 23.551 (en adelante LAS)


A los fines de este juicio la actora señaló que cumplió con lo ordenado en las dos sentencias aludidas. Por la presente demanda la empleadora pretende la exclusión de la tutela sindical de la que goza la trabajadora por dos motivos: a. para poder removerla del cargo de "J. de Personal" en el cual siempre se desempeñó en forma interina. Expresó los motivos que justifican la medida; y b. para poder aplicarle la sanción disciplinaria de "apercibimiento" decidida mediante Resolución N° 791/14 dictada por el Ministro de Salud el día 28 de marzo de 2014. Pidió se apliquen las costas a la accionada (ver demanda a fs. 100/111)


Solicitó como medida cautelar se suspenda en sus funciones como "J. del Sector Personal" a M.A.S.. Básicamente dijo que la reinstalación de la demandada en el cargo por orden judicial (según lo resuelto en el Expte. N° L-43319/14 Expte. Nº 5558/15 r.C.A.) fue muy mal recibida por un amplio número de personas -incluso con cargos jerárquicos- que se desempeñan en el nosocomio, alterándose el funcionamiento del mismo y el servicio de prestación de salud. La jueza interviniente mediante providencia de fs. 116 de fecha 28/5/2016 admitió la cautelar en los términos del art. 52, párrafo, 2° parte de la ley 23.551 y dispuso la suspensión de la prestación laboral de la demandada (sin afectación de la remuneración) con carácter de medida cautelar, la que debe mantenerse durante la sustanciación de este proceso, entendiendo que la permanencia de la A.S. en el cargo de J. de Personal no garantizaba en el establecimiento la armonía y tranquilidad que exige la comunidad de I.A. respecto de la prestación del servicio público de salud (fs. 116).


II. M.A.S. compareció a fs. 147/170 contestando la demanda. Luego de hacer una negativa puntual de los hechos, desconoció e impugnó la documental adjuntada por la actora.


Solicitó se rechace la acción de exclusión de tutela sindical afirmando que la empleadora ha incurrido en una conducta antisindical en su contra por el hecho de encontrarse afiliada (y ser miembro de la Comisión Directiva) al gremio Asociación de Trabajadores del Estado - Seccional General P. (A.T.E.). Dijo que otra de las causas por la cual la empleadora la quiere remover del cargo se encuentra vinculada por la forma en que desempeña su labor como "J. del Sector Personal", lo que generó desavenencias y resistencia de todos aquellos agentes públicos que se desempeñan en el Hospital y que incurren en irregularidades. Luego describió su historia laboral dentro del Hospital; que fue designada J. del Sector Personal por el D. del Hospital, y que posteriormente fue electa en el gremio como Prosecretaria Gremial asumiendo funciones a partir del 4/11/2011 con mandato por cuatro años, siendo reelecta en las elecciones celebradas en el año 2015 con mandato que finaliza en el año 2019. Refirió que desde que asumió el cargo de J. de Personal comenzó a exigirle a todos los agentes que cumplan con todas las reglas (que acrediten debidamente las licencias, permisos de salidas, licencias por enfermedad, etc.) porque advirtió que en muchos casos se daban irregularidades propias de su ambiente laboral. Dijo que siempre cumplió con las obligaciones a su cargo y a partir de allí comenzó a tener enfrentamientos con varios empleados -mencionando el nombre de algunos-, y que muchos de ellos no le reconocían su autoridad o no la respetaban como J. de Personal, todas cuestiones que con el transcurso del tiempo ella misma se encargó de informar a la Dirección del Hospital como correspondía. En definitiva sostuvo que por hacer las cosas bien y hacer cumplir los reglamentos e intrucciones que rigen la vida interna del nosocomio, terminó siendo perjudicada, dado que el D. del Hospital, Dr. C., la removió del cargo de J. de Personal a partir del 1/1/2014, designando en su lugar a la A.M., y que recuperó ese puesto por haber instado la acción de reinstalación en el Expte. N° L-43319/14 (Expte. Nº 5558/15 r.C.A.).


Como otro argumento para explicar la conducta antisindical de la empleadora hizo referencia a las diferencias que existen respecto a la política sindical e ideológica entre los gremios A.T.E -al que se encuentra afiliada- con el gremio U.P.C.N., afirmando que este último se encuentra alineado con el gobierno provincial, y que A.T.E. se caracteriza por ser un gremio que no es afín al Gobierno, y es la entidad que reclama mejoras salariales, condiciones de trabajos dignas, regularización de trabajadores precarizados, etc. Por algunos hechos que describe, y por su manera de ejercer el cargo con responsabilidad y hacer las denuncias que tenía que hacer ante constantes irregularidades por parte de distintos empleados (lo que reitera), dijo que de no contar con el amparo sindical y lo resuelto por el poder judicial en los dos juicios ya referidos, ya habría sido exonerada como agente de la Administración Pública.


Afirmó que la acción de exclusión de tutela sindical promovida por la actora "... no obedece a la necesidad de una mejor prestación del Servicio de Salud del Hospital 'Reumann Enz' de I.A., sino a una persecución gremial por parte del Ministerio de Salud, cuyos más encumbrados miembros tienen relación íntima y directa con varios de aquellos agentes que han denunciado tener 'desavenencias' conmigo, que de tan insalvables, les impide concurrir a trabajar..." (sic ver fs. 155).


Expresó varios fundamentos por los que entiende corresponde rechazar la acción de exclusión. Algunos de esos argumentos son los siguientes: 1) que por la presente acción se trata de suplir la omisión anterior al no haber instado previamente la acción de exclusión de tutela sindical, por lo que todo lo actuado anteriormente por la empleadora es nulo de nulidad absoluta. Que la actora incurre en un error cuando afirma que la exclusión de tutela sindical resulta un mero trámite judicial que no requiere más que una afirmación por parte del empleador respecto de la inconducta del empleado, y que con ello es suficiente para disponer el desafuero. Contrario a ello afirma que la acción interpuesta por la patronal en los términos del art. 52 de LAS, obliga al actor acreditar en el juicio de desafuero que existen razones de suma gravedad para que se admita la exclusión de la tutela sindical. Dijo que le correspondía acreditar a la Administración que la empleada S. había incurrido en faltas de tal gravedad que justifiquen su desplazamiento del cargo de J. de Personal. De no probar tal extremo, entiende que la acción entablada debe ser rechazada; 2) dijo que la sentencia dictada en los autos L-43.319/14 (Nº 5558/15 r.C.A.), que dispuso la reinstalación de la accionada en el cargo de J. de Personal, tardó varios meses en ser cumplida. Que ni bien fue reinstalada en dicho cargo, el D. del Hospital -Dr. M.N.- en los hechos desobedeció la sentencia judicial condenatoria en virtud de que, la obligó a realizar tareas de mucama y de cocinera junto con las de J. de Personal, extremo que estaba claramente vedado, excediendo con creces la jornada laboral. Afirmó que no solo se modificaron arbitrariamente sus condiciones laborales en infracción al art. 52 de la ley 23.551, sino que también se incurrió además en clara desobediencia de lo dictaminado por el fallo judicial. Frente a dicha situación dijo que el día 25/5/2016 remitió telegrama colacionado mediante el cual lo intimó al D. a que cesara en su conducta antisindical y que diera fiel cumplimiento al fallo judicial que ordenó su reinstalación; 3) afirmó que tanto el anterior D. del Hospital, Dr. J.P.A., como el actual, D.M.N., -además de varios empleados que se encontraban...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA