Sentecia definitiva Nº 6 de Secretaría Civil STJ N1, 06-03-2013

Fecha de Resolución: 6 de Marzo de 2013
Emisor:Secretaría Civil STJ nº1
 
EXTRACTO GRATUITO
PROVINCIA: RIO NEGRO
LOCALIDAD: VIEDMA
FUERO: CIVIL
INSTANCIA: SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA
EXPTE. Nº 25893/12-STJ-
SENTENCIA Nº 6

///MA, 6 de marzo de 2013.-

Habiéndose reunido en Acuerdo los señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Río Negro, doctores S.M.B. y E.J.M., con la presencia de la señora Secretaria, doctora E.E.A., para el tratamiento de los autos caratulados: “GUTIERREZ, M.L.c., Vanesa s/DESALOJO (Sumarísimo) s/CASACION” (Expte. Nº 25893/12-STJ-), elevados por la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y de Minería de la Primera Circunscripción Judicial, a fin de resolver el recurso de casación interpuesto por la actora a fs. 210/225, deliberaron sobre la temática del fallo a dictar, de lo que da fe la Actuaria. Se transcriben a continuación los votos emitidos, conforme al orden del sorteo previamente practicado, respecto de las siguientes:

C U E S T I O N E S

1ra.-¿Es fundado el recurso?

2da.-¿Qué pronunciamiento corresponde?
V O T A C I O N
A la primera cuestión el señor Juez doctor S.M.B. dijo:

La Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y de Minería de la Primera Circunscripción Judicial, mediante la Sentencia Nº 2 de fecha 01 de febrero de 2012, obrante a fs. 202/204, resolvió: “1º) Rechazar el recurso de apelación interpuesto por la actora a fs. 178 con costas, confirmando el fallo de primera instancia de fs. 164/166.”

Esto es, confirmó la Sentencia del Juez de Primera Instancia que a fs. 164/166 hiciera lugar a la excepción de falta de legitimación activa y, en consecuencia, rechazara la demanda de desalojo interpuesta por la Sra. M.L.///.- ///.-G. contra la Sra. V.M. y/o contra quienes fueran ocupantes del inmueble sito en Escalera 28 2º piso, D.. “A” del Barrio Guido (Plan 620 588 viviendas FONAVI.) de la ciudad de Viedma.

Contra lo así decidido, interpuso recurso extraordinario de casación la parte actora a fs. 210/225 y 228, planteo que fue contestado por la D.ensora de Pobres y Ausentes -en representación de la parte demandada-, a fs. 231/237 de las presentes actuaciones.

Al respecto, la actora aduce a fin de fundar el recurso extraordinario de casación, que la sentencia impugnada:

a) Es arbitraria y contradice la doctrina legal del Superior Tribunal de Justicia en autos “OGILVIE, J. Y OTRA c/GALVAN, SANTIAGO Y/U OCUPANTES s/DESALOJO s/CASACION” (Se. 83/07 del 25/04/07), donde a su entender- se mencionan criterios de acatamiento obligatorio para los inferiores. En dicho fallo se puntualiza que el proceso de desalojo no resulta la vía procesal idónea para debatir cuestiones relativas al mejor derecho a la posesión, la posesión misma o la disputa acerca de cuál de los contendientes tiene mejor derecho para acceder al dominio. En este sentido argumenta que la sentencia atacada vulnera concretamente su derecho de defensa en juicio, además de violar el principio cardinal de congruencia procesal y razón suficiente al entrar en conocimiento de planteos ajenos al thema decidendum.

b) Es contradictoria con la doctrina de la Cámara de Apelaciones de la 3ª Circunscripción Judicial, en autos caratulados: “PIESCO, M.B.c., G.A. s/DESALOJO SUMARIO”, (20/05/2009, Expte. 15030-096-08), donde en una cuestión análoga se resolvió de manera diametralmente ///.- ///2.-opuesta a lo decidido por el Tribunal a quo. Destaca que en dicho precedente se sostuvo que la relación contractual de la actora con el I.P.P.V. (en cuanto a los términos de la adjudicación y el incumplimiento de la prohibición de ceder la unidad a terceros) resultan ser cuestiones ajenas a las debatidas en ese proceso. En consecuencia, peticiona que sea el Máximo Tribunal de la Provincia quien se pronuncie al respecto y unifique los criterios en la materia.

c) Es arbitraria y viola el principio de congruencia. Ello, por cuanto considera que en autos su parte no accionó en carácter de adjudicataria sino en carácter de comodante de una vivienda. Sostiene que la acción de desalojo se fundó en una causa contractual, la que no fue tratada por los inferiores, siendo esta una cuestión esencial para la resolución del pleito. Expresa que la Cámara se pronunció sobre cuestiones totalmente ajenas al proceso, como la existencia del acta de tenencia precaria entre el IPPV y su parte, su validez, su vigencia y la existencia de incumplimiento a sus términos. Concluye que la sentencia es doblemente arbitraria, al no tratar los agravios de su parte, y al pronunciarse sobre cuestiones ajenas a los agravios que fijaban el marco de su competencia para pronunciarse. Se falló la acción entablada con un razonamiento propio del derecho real y no del derecho personal, soslayando así la naturaleza del contrato que es la fuente creadora de la relación jurídica sustancial controvertida en el proceso.

d) Se ha incurrido en la errónea y oficiosa aplicación del artículo 953 del Código Civil, pues se introdujo una cuestión no debatida anteriormente, adoptando un criterio restrictivo sobre la legitimación para promover el desalojo, en///.- ///.-contradicción con antecedentes del propio Tribunal sobre el mismo tópico, conforme autos: “A.P.R. c/ CAÑOEL C.H.s.E.. 7342/11, del 10/10/11.-
Previo a todo, para una mejor comprensión de las cuestiones a resolver, resulta menester un breve recuento de los términos en que se trabó la presente litis.

Se iniciaron las presentes actuaciones con la presentación de fs. 13/22 de la Sra. M.L.G., mediante la que interpuso formal demanda de desalojo en contra de la Sra. V.M. y/o contra quienes resulten ocupantes del inmueble ubicado en la Escalera 28 -2º piso, D.. “A” del Barrio Guido (Plan 620-588 viviendas Fo.Na.Vi) de la ciudad de Viedma.

Expresó que con fecha 25/05/2008 cedió en comodato el uso de dicho inmueble a la demandada, en atención a que por cuestiones de salud debía residir unos días con su hija y había tomado conocimiento de la grave situación que se encontraba atravesando la Sra. M., razón por la cual convino dar en comodato su vivienda como máximo hasta fin del año 2008 o hasta que encontrara otro lugar donde vivir. Siguió diciendo que la relación transcurrió con absoluta normalidad hasta fines del mes de septiembre, oportunidad en que se anotició que personas extrañas se encontrarían residiendo en el inmueble con supuesta autorización de la comodataria, se había colocado en el inmueble una puerta de rejas en la entrada y la demandada se encontraba realizando gestiones ante el IPPV para que le desadjudicaran la vivienda en cuestión, momento en el cual se constituyó en el lugar, no habiendo podido ingresar, generándose una situación hostil que la obligó a retirarse y labrar un acta de exposición policial. Manifestó que atento///- ///3.-la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA