Sentencia Nº 5976/17 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2017

Fecha de Resolución: 1 de Enero de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, a un día del mes de agosto del año dos mil diecisiete, se reúne en ACUERDO la SALA B de la Cámara de Apelaciones en lo C.il, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "P., J.L.C./ AIRES CORDILLERANOS S.R.L. y otros S/ LABORAL" (expte. Nº 5976/17 r.C.A.), venidos del Juzgado C.il de Primera Instancia N° 3 de esta Circunscripción


El Dr. R.F.R., sorteado para emitir el primer voto, dijo


Plataforma Fáctica: J.L.P. promueve demanda contra AIRES CORDILLERANOS S.R.L., G.Y.C., Efra·n J.·n MU?OZ, y J.·n F.M. por la suma de $ 135.644,57. Dice que cumpl·a tareas para J.·n F.M. desde el mes de agosto de 1.996 desarroll·ndolas en la carnicer·a del supermercado denominado “D.J.·n” de Bdo. L.·. El 30/09/2.004 el due·o comunic· el cese definitivo de actividades transfiriendo sus empleados a la firma “Aires Cordilleranos S.R.L.” a partir del d·a 1/10/2004, continuando la actividad para tal empresa en las mismas condiciones y antig·edad; pero afirma que sigui· siendo siempre su empleador el Sr. Mu·oz por lo que pide la condena solidaria. Mantiene el v·nculo hasta el d·a 31/08/2011, fecha en la que dice haber sido despedido sin causa. Ante la falta de pago de las indemnizaciones correspondientes decide intimar su pago


Sentencia del A.: A fs. 616/621 el aquo dictó la sentencia cuestionada en las apelaciones vertidas por los recurrentes. La magistrada de Primera Instancia realizó un pormenorizado relato de los hechos del expediente a fs. 616/617 vta., a los cuales me remito por razones de brevedad. En primer término la magistrada definió las cuestiones controvertidas, a saber: quién revestía la calidad de empleador del actor, situación de la firma demandada, responsabilidad de sus socios y, en su caso, procedencia de los rubros reclamados


En cuanto al primer punto y sobre la base del art. 26 de L.C.T. definió al empleador, señaló que uno de los elementos tipificantes del contrato de trabajo es la facultad de dirección, y en ese sentido adelantó que quien ha mantenido la dirección de la relación laboral es el Sr. J.F.M.. Para llegar a esta conclusión la jueza analizó la prueba confesional y los testimonios que transcribe en sus partes pertinentes. Expuso que los directores de la empresa co-demandada no requerieron ni recibieron prestaciones laborales del actor, además agregó que el Sr. J.M. no realizó ninguna otra actividad durante el lapso de la relación laboral; por estos motivos determinó que J.F.M. revistió la calidad de empleador del actor


Respecto de la segunda cuestión controvertida, que es la situación de la firma demandada, es decir AIRES CORDILLERANOS S.R.L., aparece como empleador a partir de septiembre de 2004. Afirma que la empresa fue creada en la ciudad de San Rafael, M., el día 02/08/2.004, pero que no se demostró que realizara alguna actividad en esa ciudad, llevándose la administración a un estudio en la misma localidad donde efectiviza sus actividades, es decir, en la localidad de B.L.. Por ello la jueza entendió que se está ante un típico caso de interposición de personas estipulado por el art. 29 de la L.C.T., manifestando que el Sr. J.F.M. fue el verdadero empleador con responsabilidad solidaria con AIRES CORDILLERANOS S.R.L., citando doctrina en concordancia con lo afirmado.- -


En cuanto a la responsabilidad de los socios de la firma, luego de describir los arts. 54 y 59 de la Ley de Sociedades Comerciales (L.S.), la sentenciante advirtió que conforme a lo actuado, la figura jurídica constituida por madre e hijo, es decir la empresa, no tenía por finalidad llevar adelante el objeto social que esgrimió al momento de su creación, y que tampoco se demostró alguna actividad desplegada por esos integrantes. Detalló que los libros de comercio estaban sin uso y que no se presentó el libro de sueldos y jornales, sumado a que ante la A.F.I.P. desde el año 2.005 incumplió totalmente sus obligaciones previsionales, por lo que la retención de los aportes previsionales al trabajador sin la consecuente efectivización de los mismos ante los organismos previsionales demuestra una clara violación a la ley y al orden público. Además advirtió que J.F.M. venía incumpliendo reiteradamente sus obligaciones previsionales, por ello desvió su responsabilidad hacia una tercera persona insolvente que le permitiera continuar con la explotación comercial. Aclaró que de los informes emitidos a los registros no surge que la firma accionada posea bienes a su nombre. Por estos motivos consideró extender la responsabilidad a cada uno de los socios de manera ilimitada y solidaria, citando abundante jurisprudencia en su favor.


Por último analizó la procedencia de los rubros reclamados y hace lugar parcialmente a la demanda por la suma de $ 120.401,18 con más intereses a la tasa mix de uso judicial. Impuso las costas y reguló los honorarios profesionales.


Expresión de agravios de la demandada:


Primer agravio: Se queja en primer término por la condena solidaria impuesta por la jueza a J.·n F.M.·oz con la sociedad co-demandada Aires Cordilleranos S.R.L. Expone que la persona jur·dica AIRES CORDILLERANOS S.R.L. evidentemente no puede dar ·rdenes ni desarrollar actividad por s· sola sino a trav·s de las personas f·sicas que la integran, o bien otorgar una mera autorizaci·n para actuar, en este punto es que interviene J.·n F.M. como la persona a la que confiaron su esposa e hijo para administrar y llevar adelante la explotaci·n comercial, pero ello no lo convierte en empleador. Por tal motivo el Sr. MU?OZ solo representaba a la sociedad y por ello atend·a la caja, abr·a el negocio, cubr·a a los empleados cuando faltaba, etc. Afirma que el hecho que los socios se dediquen a otras actividades no tiene incidencia en la cuesti·n debatida. Expone que las decisiones trascendentales de la empresa, tales como el despido de los empleados, las tom· la Sra. C. en funci·n de lo acreditado por la prueba testimonial.


El apelante analiza la prueba documental que da cuenta que F.M. no era el empleador del actor, adem·s advierte que el trabajador nunca formul· reclamo alguno para que se modificara su registraci·n y se lo inscribiera como empleado de J.·n F.M.. Afirma que en la demanda no se trat· de un supuesto contemplado en el art. 29 de la L.C.T. y la sentencia viola el principio de congruencia al haberlo tratado. Reafirma que la sociedad comercial fue la verdadera empleadora y la que siempre abon· los sueldos, siendo que el trabajador suscribi· los recibos sin problemas durante 7 a·os. Observa que en nada influye que la sociedad se haya constituido en San Rafael, M., y que tenga su actividad en otra provincia, siendo que esa cuesti·n es perfectamente l·cita y no implica interpretar que la sociedad sea interpuesta para burlar derechos laborales. Afirma que lo que deb·a acreditarse es que la firma co-demandada no fuera titular de la explotaci·n, entonces de esa manera pod·a determinarse que era otro el empleador, pero ello no se demostr· en autos, citando doctrina en su favor. Se·ala que J.·n F.M. no obten·a beneficios del supermercado a partir de 2.004, siendo que quien facturaba y percib·a por la venta de los mercader·a era la sociedad, y cita jurisprudencia de esta alzada. Concluye que de acuerdo a lo analizado el ·nico empleador fue AIRES CORDILLERANOS S.R.L. que explota el supermercado desde septiembre de 2.004, recibiendo los beneficios y abonando los salarios de los empleados.- -


Segundo Agravio: En otro punto del recurso se queja que la sentenciante haya hecho lugar y extendido la responsabilidad a los integrantes de la sociedad con fundamento en el llamado doctrinariamente corrimiento del velo societario en aplicaci·n del art. 54 de la L.S., tomando como fundamento los incumplimientos de los demandados a los organismos previsionales. Como primer t·pico el recurrente cita un fallo de esta alzada que explica claramente cu·ndo y de qu· manera se dan las condiciones para que se d· el corrimiento del velo societario, cuesti·n a que a criterio del apelante no ocurri· en autos.


Entre la prueba documental advierte que la sociedad comercial llev· adelante su objeto social, así destaca el informe de la municipalidad de B.L.· de fs. 542; se·ala que la empresa tuvo los empleados a su nombre -prueba que se desprende del informe de fs. 607/611 y del informe de AFIP de fs. 435-; a fs. 584 surge que el d·a 13/08/2004 se inscribi· ante el IVA y el impuesto a las ganancias y el 27/09/2004 como empleadora. Describe tambi·n el testimonio de la Sra. D. concluyendo que no se trat· de una mera pantalla sino que efectivamente la sociedad se hizo cargo de la explotaci·n comercial. Dice que la omisi·n de acompa·ar el libro de sueldos y jornales fue explicada en autos, y que se inici· un expediente tendiente al secuestro de los libros de sueldos y jornales y dem·s documentaci·n contable que se encontraba en el estudio contable de la esposa del actor. Advierte que la no utilizaci·n de los libros de inventario y balance diario constituye una irregularidad contable, pero no alcanza para afirmar que la sociedad no desarroll· actividad comercial, que consisti· en adquirir mercader·as alimentarias al por mayor y de venderlas al por menor.-


Aduce que no hubo maniobra fraudulenta por la deuda a los organismos previsionales, ya que se reconoci· la deuda con la A.F.I.P. sin ocultar nada, ya que la teor·a del discernimiento del velo societario solo se produce cuando se oculta maliciosamente la existencia de la relaci·n de empleo, cuesti·n que en este caso no ocurri·, agregando que la aplicaci·n de los arts. 54 y 59 de la L.S. requiere de maniobras ardidosas por parte de los socios y sus administradores. Observa que no est· acreditado que no se haya podido percibir la asignaci·n por desempleo debido a la falta de ingresos de los aportes de seguridad social, siendo que el trabajador fue dado...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA