Sentencia Nº 5795/16 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2017

Fecha de Resolución:25 de Julio de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, a los veinticinco días del mes de julio del año dos mil diecisiete, se reúne en ACUERDO la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "SOSA, Marcos Ezequiel C/ MOYANO, Carlos y otro S/ DAÑOS Y PERJUICIOS" (expte. Nº 5795/16 r.C.A.), venidos del Juzgado Civil de Primera Instancia N° 3 de esta Circunscripción


El Dr. Horacio A. COSTANTINO, sorteado para emitir el primer voto, dijo


1. Marcos Ezequiel SOSA promovió demanda de daños y perjuicios contra Carlos MOYANO y Coca Cola Polar Argentina S.A., por la suma de $ 24.200 o lo que en más o en menos resulte de la prueba, con más intereses, gastos y costas. Expresó que el 20 de marzo de 2010, aproximadamente a las 14:55 hs., circulaba por la calle nueve en sentido este oeste en su vehículo Fiat Uno, dominio RXL 513. Al llegar a la intersección con la calle 300 observó que por la misma calle, pero en sentido contrario, se desplazaba un camión Chevrolet, dominio XKN 095, afectado a la distribución de gaseosas de la línea Coca Cola, que era conducido por Carlos MOYANO. Dijo que el conductor del camión no se percató de su presencia y cuando el semáforo se encontraba con luz intermitente, giró hacia el norte e ingresó negligentemente a la vía por la que circulaba para tomar la calle 300. Ante el ingreso repentino e imprudente del camión a la vía por la que transitaba, intentó frenar y maniobrar evasivamente hacia la izquierda, pero no pudo evitar que su automotor colisione contra la parte trasera derecha del camión. Puso de manifiesto que el demandado habría circulado ejecutando sus tareas de reparto de bebidas de la línea Coca Cola sin seguro de responsabilidad civil y sin carnet de conductor. Luego de reseñar los daños que sufrió su automotor, explicó que lo había vendido en el estado en que se encontraba, por lo que reclamó en concepto de daño material la diferencia entre su valor de mercado y el precio de venta, como así también los gastos de movilidad y privación de uso. Atribuyó a los demandados responsabilidad objetiva (a MOYANO en su carácter de dueño o guardián y a Coca Cola Polar Argentina S.A. en calidad de principal del primero), y fundó su derecho en los arts. 1110, 1068 y 1113 del Código Civil (fs. 28/33)


Carlos MOYANO admitió que se produjo el accidente en el lugar y fecha indicados en la demanda, pero negó que ocurriera en la forma descripta por la actora. Dijo que circulaba por la calle 9 y que al acercarse a la calle 300 con la luz de giro colocada, aminoró la marcha, observó que nadie se acercaba, y como el semáforo lo habilitaba comenzó a girar para continuar por la calle 300. Una vez que había superado la mitad de la encrucijada, escuchó una frenada y al mirar, observó un vehículo que "venía frenando" y su camión resultó embestido en el paragolpes trasero derecho y lateral trasero derecho de la caja. Aseguró que el actor perdió el dominio del Fiat debido a que se desplazaba a toda velocidad. Sostuvo que el accidente se produjo por culpa del propio damnificado, que fue el único y excluyente responsable del daño cuya reparación pretende. Adujo que le correspondía la prioridad de paso, pues el impacto se produjo cuando ya había casi concluido la maniobra de giro. Remarcó que el actor conducía a velocidad excesiva y su carácter de embistente. También negó adeudar los rubros reclamados en la demanda (fs. 46/50 v.)


"Coca Cola Polar Argentina S.A." opuso excepción de falta de legitimación pasiva y solicitó que se rechace la demanda, con expresa imposición de costas. Reconoció que se dedica al embotellamiento y distribución de los productos de la línea "Coca Cola" en una amplia zona que va desde Chacabuco (Bs. As.) hasta Ushuaia. Expresó que distribuye sus productos a través de una gran cantidad de empresas transportistas o particulares independientes que prestan el servicio en unidades de su exclusiva propiedad o alquiladas. Aseguró que MOYANO es uno de los tantos transportistas que existían en la localidad y que periódicamente se contrataba según fuera necesario. Sostuvo que dicha circunstancia no lo hacía "dependiente" ni "subordinado" suyo en los términos del art. 1113 del Código Civil, pues desarrollaba su actividad en forma individual y a su entero riesgo y beneficio. Manifestó que desconoce totalmente los supuestos hechos en los que se funda la demanda por no haber intervenido en su eventual producción, no obstante lo cual sostuvo que del propio relato que se hizo en la demanda habría mediado culpa de la propia víctima (fs. 60/73)
A fs. 98/102 se realizó la audiencia preliminar, en cuyo transcurso se abrió la causa a prueba.


Producidas las pruebas indicadas en el certificado actuarial...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA