Sentencia Nº 5624/15 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2016

Fecha de Resolución: 1 de Enero de 2016
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, a los veintitrés días del mes de septiembre del año dos mil dieciséis, se reúne en ACUERDO la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "MARGARÍA, Hugo Sebastián C/ CALLAQUEO, Alberto S/ ORDINARIO" (expte. Nº 5624/15 r.C.A.), venidos del Juzgado Civil de Primera Instancia N° 3 de esta Circunscripción. El Dr. Rodolfo Fabián RODRÍGUEZ, sorteado para emitir el primer voto, dijo: Recurso sobre Expresión de Agravios en término: A fs. 206 el apoderado del demandado manifestó que con fecha 22/04/2015 recibió una cédula corriéndole traslado de una expresión de agravios, sin que se acompañaran las copias que exige el art. 112, C. Pr.. Solicitó la nulidad de la notificación cursada por entender que afectaba las garantías constitucionales de defensa en juicio y debido proceso (art. 18 CN), y/o la suspensión y/o interrupción de los plazos procesales hasta tanto el actor supliera la omisión. A fs. 207 se dispuso la suspensión del plazo para contestar el traslado, que se reanudaría automáticamente cuando fueran puestas en poder de la parte interesada las copias pertinentes. Esta providencia se encuentra firme y consentida. La notificación allí ordenada se efectivizó el 05/05/2015 a las 9:00 hs. (cédula de fs. 209), y a las 9:01 hs. del 07/05/2015 el recurrente pretendió transcurrido el plazo de 48 hs. que exige la norma (art. 112 párrafo 2°, C. Pr.) sin que la actora hubiera acompañado las copias omitidas; y en tal convencimiento pidió que se tuviera por no presentado el escrito de expresión de agravios fundante de la apelación, y se la declarara desierta (fs. 210). La petición fue rechazada por el a quo fundada en "el tenor de la providencia obrante a fs. 207 y el criterio restrictivo con el cual debe evaluarse la aplicación de la sanción prevista por el art. 112 -segundo párrafo- del Cód. Pcsal." (fs. 212); e intimó a la accionante a cumplimentar el requisito previsto por el párrafo primero de dicha norma. Contra esta providencia el demandado articuló reposición con apelación en subsidio; el inferior denegó la primera (art. 232, C.Pr.) y concedió la segunda en relación y con efecto suspensivo (fs. 229, C. Pr.). Así las cosas, deberá analizarse este recurso en forma previa a la apelación del actor contra la sentencia definitiva, pues su resultado decidirá la vigencia de tal actividad recursiva. El agravio se centra en la interpretación que hace el demandado de que la providencia de fs. 212 le otorgó al actor una nueva oportunidad de cumplir con la carga que prevé el art. 112 cuando ya había precluido. El segundo párrafo del art. 112, C.Pr. dispone que "Se tendrá por no presentado el escrito o el documento, según el caso y se devolverá al presentante, si dentro de las cuarenta y ocho (48) horas de notificado personalmente o por cédula de la providencia que exige el cumplimiento del requisito establecido en el párrafo anterior, no fuera suplida la omisión". Es verdad que la recurrente al presentar su expresión de agravios omitió acompañar copia de la misma, así se desprende del cargo de fs. 198 v., la que no fue advertida por el tribunal dado que en la providencia de fs. 200 se ordenó el traslado de la expresión de agravios y dispuso su notificación. Al diligenciarse la cédula notificatoria tampoco se adjuntó copia de la expresión de agravios (fs. 204). La norma es clara: para que resulte aplicable la sanción allí dispuesta es necesario que el recurrente, habiendo sido intimado a suplir la omisión, la incumpla. En el caso no puede imponerse la sanción que establece el art. 112 del Cód. Procesal en virtud de que el tribunal omitió dictar la providencia intimando a la apelante para que en plazo de 48 horas acompañe la copia omitida, bajo apercibimiento de tener por no presentado el escrito y disponer su devolución. Si bien no corresponde analizar la firme providencia de fs. 207, no se puede soslayar que ella no configura la intimación que se exige, no se estableció plazo para la presentación de las copias ni tampoco se citó normativa procesal alguna. Se concluye entonces que el recaudo que exige la norma recién operó el 11/05/2015 mediante la providencia de fs. 212 (hoy apelada). De todos modos, viene al caso resaltar además el proceder del accionante: el mismo día en que el demandado pidió que se hiciera efectivo el apercibimiento (7/05/2015) y con sólo 39 minutos de diferencia el actor acompañó para ser agregada a la causa una copia de la nueva cédula confeccionada en debida forma (cargo de fs. 211); y el mismo día en que se dictó la providencia intimatoria apelada (11/05/2015), el apoderado de la actora presentó en la Oficina de Mandamientos y Notificaciones del Poder Judicial dicha cédula "con copias de escritos de fs. 195 a fs. 198". Ello refleja claramente la actitud de diligencia de la parte en falta para cumplir con su obligación procesal, cuando ni siquiera estaba anoticiado de la providencia apelada. Cabe señalar, asimismo, que ante la falta de copia de la expresión de agravios, la parte interesada no vio impedido el ejercicio de sus derechos pues se dispuso la suspensión de los plazos que le estuvieran corriendo hasta que se subsanara la omisión. Pareciera innecesario agregar nada más para sellar el rechazo del planteo recursivo, pues el fundamento de esta manda procesal no es otro que posibilitar a cada una de las partes el ejercicio correcto de su derecho de defensa en juicio. La sanción por la falta de cumplimiento de la formalidad contenida en la norma parecería imperativa: ante la omisión de acompañar copias sólo cabría la devolución del escrito al interesado una vez cumplidos los pasos procesales allí dispuestos. Pero debe considerarse que las formas procesales no deben convertirse en un rito rígido e impecable que haga perecer los derechos, pues ello sería la negación de su finalidad; por tal motivo es posible cierta tolerancia, si bien excepcional, que estaría justificada cuando el omitente haya dado claras muestras de diligencia. Se ha de remarcar que el antecedente n° 37/94 r.C.A. citado por el apelante resulta inaplicable al presente caso pues, además de otras diferencias sustanciales, había operado la intimación judicial pertinente. Por lo expuesto corresponde rechazar la apelación subsidiariamente interpuesta a fs. 222/226. Una vez despejada esta cuestión pasaré a examinar los agravios esgrimidos por el recurrente contra la sentencia del aquo: Plataforma fáctica: el actor demanda a Alberto CALLAQUEO, titular del diario digital "maracodigital.net", portal de noticias, por una información difundida por ese medio; en el día 24/05/2013 se publicó la noticia por la cual se difundía que se realizaron seis allanamientos en distintos puntos de la ciudad por un supuesto robo en la zona rural de Trenel. El mencionado medio periodístico publica la foto de una camioneta en la que figuraba un número telefónico y la leyenda "Transportes SEBA". A raíz de esta circunstancia el Sr. Margaría como titular del mencionado rodado, con la cual efectúa fletes, entiende que se lo perjudicó severamente ya que en los comentarios que realiza el público lector en dicho medio digital, se lo identificó como una de las personas demoradas, describiendo en ese comentario que el "fletero" era empleado de la cooperativa de electricidad de esta ciudad (Corpico), lugar donde efectivamente el actor trabaja, y ello le ocasionó innumerables problemas. Ante esta...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA