Sentencia Nº 5520/14 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2015

Fecha de Resolución:27 de Marzo de 2015
 
EXTRACTO GRATUITO
[CCGP]LAZARTE, S.M..03.2015 En la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, a los veintisiete días del mes de marzo del año dos mil quince, se reúne en ACUERDO la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "LAZARTE, S.M.S.C.Z., D.D.S./ SUMARÍSIMO" (expte. Nº 5520/14 r.C.A.), venidos del Juzgado Civil de Primera Instancia N° 1 de esta Circunscripción El Dr. A.P.B., sorteado para emitir el primer voto, dijo I. Llegan las presentes actuaciones a la alzada en virtud del recurso de apelación interpuesto por la demandada (fs. 99) contra la sentencia de fs. 88/91 en donde el juez de grado tuvo por probado que entre las partes existió un contrato de comodato gratuito, iniciado en fecha 01/10/2010 y finalizado el 01/10/2012, y condenó al demandado Z. y a todos los ocupantes a desalojar el inmueble en cuestión. El apelante expresó agravios a fs. 104/105 los que fueron contestados por la parte actora a fs. 107/108. El Ministerio Pupilar opinó a fs. 115. - II. Se agravia el recurrente (1° agravio) porque, según su criterio, el juez no analizó en profundidad el vínculo jurídico que existía entre las partes y que como consecuencia de ello se dispuso el desalojo del inmueble. Señala que el a quo tuvo probado que entre las partes existió un contrato de comodato escrito, y en tal sentido el recurrente destaca que la parte actora se limitó a acompañar un contrato de comodato escrito vencido el 01/10/2012, motivo por el cual a partir de esa fecha, dice, no existe prueba documentada u otra prueba que acredite la existencia de dicho contrato. Por los fundamentos que expresa entiende que se puede tener por acreditado que a partir de esa fecha -02/10/2012- las partes se vincularon a través de un contrato de alquiler. Se agravia también (2° agravio) porque el juez no le solicitó a la parte actora la autorización, permiso o habilitación para explotar el inmueble, otorgada por el IPAV. Dice que en la sentencia no se tuvo en cuenta los dispuesto por el art. 27 de la ley 23.091 de locaciones urbanas, que se refiere a las locaciones encubiertas, y como la actora carecía de autorización por parte del IPAV, el vínculo entre las partes con el inmueble en cuestión debió ser enmarcado dentro del contrato de locación.- El recurso se encuentra al borde de la deserción. El juez a quo afirmó que entre las partes existió un contrato de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA