Sentencia Nº 54997/1 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2021

Fecha10 Agosto 2021
Número de sentencia54997/1
EstatusPublicado
EmisorSuperior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)

FALLO Nº36/21 -SALA “B”: En la ciudad de Santa Rosa, capital de la Provincia de La Pampa, a los diez días del mes de agosto del año dos mil veintiuno, se reúne la Sala B del Tribunal de Impugnación Penal, integrada por el Sr. Juez F.G.R. y la Sra. J.S.M.E.S., asistidos por la Secretaria M.E.G., a los efectos de resolver el recurso de impugnación interpuesto por el Defensor General H.A.F., representante de F.D.L., registrado como legajo nº54997/1, caratulado: "L., F. D. s/ Recurso de Impugnación”, y
RESULTANDO:
Que el juez M.L.P., en carácter de juez unipersonal de Audiencia de Juicio de la Segunda Circunscripción Judicial, con fecha 3 de mayo pasado, mediante Fallo Nº 1323, condenó a F.D.L., por resultar autor penalmente responsable de los delitos de abuso sexual con acceso carnal como delito continuado reiterado (dos hechos) -Legajos nº 54997 y nº 55005- y amenazas coactivas -Legajo nº 54997-, todo en concurso real (arts. 119, tercer párrafo. 54 a ‘contrario sensu”, 149 bis segundo párrafo y 55 del C.P.), a la pena de ocho años de prisión, accesorias legales y costas (artículo 12, 40 y 41 del C. y artículos 346, 444 y 445 del C.P.P.).
Que, contra la resolución antes mencionada el Defensor general H.A.F., representante de F.D.L., presentó recurso de impugnación.
Invoca la existencia de una errónea valoración de la prueba (art.387 inc. 3º del C.P.P.), y de la violación de la normativa que regula la fundamentación de la sentencia en cuanto a la pena impuesta a su asistido (arts. 340 y 347 inc.3 del C.P.P.).Solicita se haga lugar al recurso y deja formulada la reserva de recurrir mediante casación
Integrada la Sala en su conformación y pasada ésta a estudio, se fijó la audiencia establecida en el art. 397 del C.P.P., a fin de que las partes reproduzcan sus informes y el Tribunal tome conocimiento "de visu" del imputado, estando en condiciones de ser resuelta, los jueces integrantes de la Sala emitirán el voto en forma conjunta.
CONSIDERANDO:
1. En primer lugar, corresponde afirmar que el recurso de impugnación interpuesto por el Defensor de F. D. L. resulta admisible a tenor de lo preceptuado por los arts. 387 inc. 1 y 3; art. 392 del Cód. P.. Penal.
En la presentación interpuesta aparecen debidamente explicitados los agravios que sustentan el recurso, los que serán el marco en que este tribunal revisor debe realizar el máximo esfuerzo de contralor para garantizar a quien fuera condenado mediante sentencia aún no firme, el derecho que tiene a que su caso sea visto una vez más en forma integral, a los fines de legitimar el poder punitivo estatal, conforme lo dispuesto por la Convención Americana de Derecho Humanos (art. 8.2.h) y el Pacto Internacional de Derecho Civiles y Políticos (art. 14.5), a los que adhiriera nuestro país y por ende forman parte de nuestro derecho positivo vigente y ser integrativos al concepto de debido proceso constitucional, emergente del art. 18 de nuestra Constitución Nacional.
Los agravios del impugnante, que más adelante se reseñarán, deberán ser examinados a la luz de las constancias probatorias incorporadas legítimamente, prescindiendo de todas aquellas cuestiones que resultan propias de la inmediación, tal como fuera fijado por la jurisprudencia de nuestro Máximo Tribunal en el precedente "Casal".
Ello así, y teniendo en consideración que ese Alto Cuerpo en la jurisprudencia aludida señala que "la revisión así entendida implica la eliminación de las limitantes por cuestiones de hecho y de derecho, debiendo aplicarse en nuestro derecho la teoría que en la doctrina alemana se conoce como del agotamiento de la capacidad de revisión o de la capacidad de rendimiento.
Teniendo en cuenta lo expresado precedentemente, se ingresará al examen de las cuestiones planteadas, con la amplitud de conocimiento y revisión expuesta.

2. Agravios de la impugnación.
2.1. Errónea valoración de la prueba.
El defensor de F. D. L. bajo este motivo desarrolla dos agravios. El primero pertinente a la valoración para arribar a la comprobación de los abusos sexuales que fueran denunciados por ambas víctimas. El segundo, relativo a la valoración efectuada para arribar a la condena por el delito de amenazas coactivas.
2.2. Así, en primer lugar, el recurrente entiende que L. debe ser absuelto por el principio de la duda ya que de la prueba incorporada no surge la certeza que requiere la etapa procesal de que su asistido haya violentado sexualmente a las denunciantes.
Se refiere en forma conjunta a los hechos por abuso sexual por los que fue condenado su asistido, investigados en el legajo nº 54997 -el que tiene como denunciante/víctima a E.G.L.P.F.- y en el legajo nº 55005 -cuya denunciante/víctima es F.A.R.-.
Manifiesta que el tratamiento conjunto lo efectúa para que se considere el planteo que desde el comienzo de la investigación hizo L., o sea, que se tenga en cuenta el marco contextual en que se inicia la investigación el que seguidamente describe en su recurso.
Explica que L. mantuvo relaciones de noviazgo con ambas denunciantes, como así también tiene hijos con las dos. La primera relación en el tiempo fue con F.R., con quien tiene un hijo de 5 años. Posteriormente comenzó la relación con E.L.P.F. con quien tiene un hijo de 3 años.
Destaca como dato a considerar que las denuncias fueron realizadas el mismo día, lo que podría ser sólo anecdótico por lo muy poco probable “…si no fuera por algunos elementos que nos permiten darle sentido a esta coincidencia”.
Al respecto, enuncia que con las denunciantes L. mantuvo relaciones conflictivas, sobre todo en lo que respecta al régimen de visitas y cuota alimentaria. Sin embargo, a su criterio, lo determinante es que, estando de novio con E.G.L.P.F., con quien ya tenía una hija, retoma su vínculo afectivo con F.A.R., con quien había tenido un hijo previo a su relación con E..
En ese contexto ambas mujeres comenzaron a verse para reunir a los hijos en común de F. y en esa situación advirtieron que el nombrado salía al mismo tiempo con las dos.
Expresa que, según L., en uno de esos encuentros entre E. y F. se sumó su hermana W.L.. Ésta escuchó que E. le decía a F. qué era lo que tenía que decir, no pudiéndose agregar más precisiones porque no se contó con el testimonio de W. en el debate oral.
Refiere que su asistido brindó su declaración, la que debe ser tenida en cuenta en tanto resulta creíble en su totalidad, “…pues, si hubiera tenido intención de mentir, hubiera dicho ‘en su favor’, qué es lo que le dijo específicamente E. a F.. Pero no fue así porque dijo la verdad, contó lo que tuvo conocimiento a través de su hermana, es decir, una percepción de W. respecto de que hablaban a sus espaldas y que una le daba indicaciones a la otra sobre lo que tenía que decir. Si hubiéramos tenido el testimonio de W., hubiéramos tenido total certeza… esto tuvo una explicación por parte de L. para no citarla, para protegerla, porque tiene miedo que la escrachen como le pasó a él o le hagan algo peor. En su declaración expresó que no sabe de lo que son capaces E. y F.”.
Pone de relieve que, productos de los “escraches” que le hicieron las denunciantes, L. decidió irse a vivir la ciudad de Santa Rosa con uno de sus hermanos, para proteger a su hermana de las denunciantes. Y se apoya en las copias de capturas de pantalla aportadas por esta defensa como prueba y reconocidas en juicio oral por ambas denunciantes.
Explicó que su defendido no le permitió citar a su hermana W., a pesar de las advertencias realizadas y, sostiene, que estos -el condenado y su hermana- no tenían la conciencia necesaria para comprender las consecuencias, y que L. ha dimensionado la situación recién al ser condenado a ocho años de prisión.
Recalca que la sentencia trató brevemente el descargo defensivo en el cual se expresó que L. debió permitir que esta defensa cite a su hermana, y que, por ende, sus dichos no resultan suficientes para rebatir la verosimilitud del relato de F..
Considera que la errónea valoración se constituye porque ante la ausencia de la testigo W.L., debió valorarse seriamente el descargo de L. conforme lo expuesto, dado que guarda relación con lo analizado.
Considera como “prueba diabólica o prueba inquisitorial” a la práctica de exigir a la defensa o al imputado la presentación de una prueba a favor de la no participación en el delito imputado o sobre la inexistencia de los hechos. Esto entiende que claramente no se corresponde con nuestro sistema acusatorio, colocando en cabeza de L., la responsabilidad por la omisión del testimonio de su hermana (W.L.) que, aún en etapa de investigación, fue citada y no concurrió, conforme lo informado por fiscalía en debate oral. Refirió su asistido el temor a los escraches públicos y por redes sociales impulsados por las denunciantes.
Trae a colación el principio de amplitud probatoria aplicable (no solamente a los hechos intramuros) para plantear si en esta clase de delitos, de qué manera probar la “NO PARTICIPACIÓN”, cuando además de haber violencia física no verificada con prueba independiente. Considera que existe una ausencia total de prueba correspondiente al lapso temporal denunciado y toda la evidencia del juicio resulta posterior a la denuncia.
En tal sentido, entiende que a partir de la versión de las denunciantes que se repite en Fiscalía, OAVyT, servicio de violencia doméstica, pericia, psicóloga, psicóloga del hospital, se va generando numerosa prueba indirecta posterior a los hechos, con el relato de las denunciantes y el testimonio de cada persona que las atendió siendo derivadas de un organismo a otro.
En el caso una vez realizadas las denuncias que fueron el mismo día 22/05/2020, se dio intervención a Fiscalía, tomándoles declaración en dicha sede; se dispuso la realización de una pericia psicológica, realizándolas la Lic. M.M.D.P. a E.L.P.F. y la Lic. N.R. a F.A.R.; se dio intervención a la OAVyT que generó otro elemento probatorio con la declaración de las profesionales que las asistieron, L.. E.S. y A.H.; la OAVyT las derivó al Servicio de violencia familiar...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR