Sentencia Nº 54130/4 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2019

Emisor:Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de la Pampa (Argentina)
Estatus:Publicado
Número de sentencia:54130/4

En la ciudad de Santa Rosa, Capital de la Provincia de La Pampa, a los dieciséis días del mes de octubre de dos mil diecinueve, se reúnen los señores Ministros, Dr. Hugo Oscar DIAZ y Dra. Elena Victoria FRESCO, como integrantes de la Sala B del Superior Tribunal de Justicia, de conformidad con el art. 421, con relación al art. 411 del C.P.P., a efectos de dictar sentencia en los autos: “CALAMARI, Miguel; PEREIRA, Gustavo Ariel s/ recurso de casación”, registrados en esta Sala como legajo n.° 54130/4 (reg. Sala B del STJ); con referencia al recurso de casación interpuesto a fs. 1/17, por el defensor particular Dr. José Mario AGUERRIDO, contra la resolución del Tribunal de Impugnación Penal, que dispuso revocar el beneficio de la suspensión de juicio a prueba a Miguel CALAMARI y Gustavo Ariel PEREIRA y;

RESULTA:

1°) Que el defensor particular, Dr. José Mario Aguerrido, interpuso recurso de casación contra la decisión del Tribunal de Impugnación Penal, que dispuso dejar sin efecto la procedencia de la suspensión de juicio a prueba para los imputados Miguel A. Calamari y Gustavo Ariel Pereira.

Expuso los extremos analizados por ese tribunal y afirmó que ese examen transforma en arbitraria su decisión porque resuelve el planteo prescindiendo de las actuaciones concursales, al delimitar el requisito exigible de la suspensión de juicio a prueba: el ofrecimiento razonable de la reparación.

Alegó que el T.I.P. resolvió, sin tener en cuenta prueba dirimente, violando lo relativo a la consideración de la “reparación razonable” dado que es imposible soslayar en el caso, todo lo acordado y actuado por el Banco de La Pampa en los “procesos falenciales”.

Indicó que el Banco de La Pampa, constituido en querellante particular, prestó conformidad al acuerdo que fue homologado por el juez interviniente, en el que se pactó la forma de pago y la tasa de interés con relación a la totalidad de su crédito.

Resaltó lo acontecido en el proceso concursal, en concreto, el informe de la sindicatura, para concluir que en el caso lo ofrecido debe considerarse razonable, en el contexto de la totalidad del crédito insinuado por el Banco en el ámbito del concurso de CALAMARI SA.

Criticó que es imposible no evaluar la actuación de la entidad bancaria, que aceptó los términos del acuerdo concursal para luego “... oponerse a la suspensión del juicio a prueba” alegando la irrazonabilidad de la reparación ofrecida.

Explicó que resulta inadmisible separar el monto ofrecido, a título de reparación, con lo pagado y a pagar al Banco en el proceso falencial.

Advirtió que el a quo, entendió por inferencia, que a partir de la reparación ofrecida, los involucrados no habían dado cuenta de sus actos, ni reflejado una verdadera intención de superar el conflicto, circunstancia...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba