Sentencia Nº 5380/14 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2015

Fecha de Resolución:25 de Junio de 2015
 
EXTRACTO GRATUITO
En la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, a los veinticinco días del mes de junio del año dos mil quince, se reúne en ACUERDO la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "CAFFARONE, L.S.C.A., M.N.S./ ORDINARIO" (expte. Nº 5380/14 r.C.A.), venidos del Juzgado Civil de Primera Instancia N° 3 de esta Circunscripción.- - El Dr. A.P.B., sorteado para emitir el primer voto, dijo - I.A. del caso: a raíz de un accidente de tránsito ocurrido el 24/12/2011 en la intersección que forman las calles 115 y 6 bis de esta ciudad, L.S.C. promovió demanda por daños y perjuicios contra M.N.A. por la suma de $ 213.783,00 con más intereses (fs. 45/51). La accionada compareció al proceso contestando la demanda conjuntamente con la citada en garantía "LA SEGUNDA" Cooperativa Ltda. de Seguros Generales (fs. 64/71 vta.) - El juez de grado en la sentencia de fs. 299/313 atribuyó a la demandada el 85% de responsabilidad en el evento dañoso y el restante 15% al actor; admitió parcialmente la demanda por la suma de $ 102.425,00 con más intereses; las costas las impuso en su 100% a la demandada; condena que hizo extensiva a la compañía de seguros citada en garantía. Hizo una doble regulación de honorarios en porcentajes, una calculada sobre el monto de condena y la otra sobre el monto rechazado
Apeló la actora (fs. 318), quien expresó agravios a fs. 326/331, los que fueron contestados a fs. 335/338 - Apeló la demandada y su aseguradora (fs. 324), quienes expresaron agravios a fs. 342/347, los que fueron contestados a fs. 349/351 - II. Los agravios: - 1. Atribución de responsabilidad: la parte actora en su 1° agravio se queja porque el juez le atribuyó el 15% de responsabilidad, a título de culpa en la ocurrencia del accidente, porque el freno delantero de la motocicleta presentaba deficiencias y que la normativa de tránsito vigente exige que los vehículos cumplan con poseer un sistema de frenado permanente, seguro y eficaz; y dice que en base a esas conclusiones el a quo concluyó afirmando que, de haber estado ese sistema en perfecto estado de funcionamiento, el actor habría tenido más posibilidades de ejecutar una maniobra tendiente a evitar la colisión, o al menos reducir sus consecuencias. Afirma que tales consideraciones y conclusiones en el caso, resultan equivocadas a la luz de la mecánica del accidente puesta de manifiesto por el dictamen pericial accidentológico de fs. 240/253, del que se desprende que esa deficiencia del freno delantero de la motocicleta no tuvo incidencia causal de ningún tipo en la producción del evento ni en las consecuencias dañosas derivadas del mismo; agrega que también quedó demostrado que el actor en forma previa al impacto circulaba a una velocidad reglamentaria y lenta, que en la circulación previa a la colisión no estuvo involucrada ninguna maniobra de frenado; y que frente a la conducta de la demandada de continuar su marcha hacia la calle 115, una maniobra de frenado de parte del actor no hubiese impedido en modo alguno la colisión; conclusión que, dice, surge luego de analizar lo dictaminado por el perito accidentólogo actuante en autos, para afirmar, entre otras cosas, que la colisión se produce en circunstancias que el actor circulaba por delante del automotor de la demandada, y que la imprudente maniobra de ésta consistente en no respetar la prioridad de paso de aquél y continuar con su marcha, fue advertida por el demandante cuando ya se encontraba sobre la línea de trayectoria del automotor, de allí que no haya intentado una maniobra de frenado sino un intento de esquive hacia la izquierda. Solicita se revoque la sentencia en la parte que le asignó el 15% de responsabilidad en el evento dañoso.
Por su parte la accionada y su aseguradora en su único y extenso agravio se queja por atribución de responsabilidad asignada a la demandada. Entre muchas cosas, dice que el juez no precisó exactamente cuál es la conducta que se le reprocha, que no estableció con claridad y certeza cuáles fueron los hechos, sino que se refirió a opciones de lo que pudo haber ocurrido en la emergencia, razón por la cual, dice, no existen elementos como para poder afirmar que la demandada se haya conducido con impericia ni con negligencia. Se agravia porque al actor se le haya atribuido el 15% de responsabilidad, cuando en realidad, dice, corresponde asignarle el 100% de responsabilidad; para el supuesto de que se mantenga el criterio de la existencia de concurrencias de culpas, sostiene que el accionante posee no menos del 70% de la responsabilidad en el evento dañoso, ello por el exceso de velocidad con la cual se conducía y además, por circular con "la casi absoluta falta de frenos", afirmando que al circular con la motocicleta casi sin frenos, el actor incurrió en una grave falta de seguridad porque no tenía cómo detener su rodado ante una emergencia. Agrega que, aunque se mantuviese la teoría de que la moto circulaba despacio, dice que resulta inexplicable que el actor no haya podido hacer nada para evitar el choque, afirmando que el siniestro, sin dudas, ocurrió por la falta de frenos. En definitiva se agravia porque el juez de grado le haya imputado impericia e imprudencia, mientras que por el otro lado se trata de alivianar la situación del actor al referirse sólo a una inocua "conducta antirreglamentaria". Solicita se revoque la sentencia y se rechace la demanda, con costas. En subsidio solicita que se modifique la atribución de culpas y se asigne el 70% al actor y 30% a la demandada. Con costas.
1.a. No se encuentra discutido en el proceso que el 24 de diciembre de 2011 siendo aproximadamente las 20:15 hs ocurrió un accidente de tránsito en la intersección que forman las calles 115 y 6 bis de esta ciudad. C. circulaba en una motocicleta Yamaha 125 por la calle 115, que es de doble mano y se encuentra asfaltada, con dirección este a oeste. A. circulaba en un automotor Fiat Punto por la calle 6 bis, arteria que también es de doble mano, pero no se encuentra pavimentada (es de tierra), con sentido norte a sur. El siniestro se produce cuando la demandada comienza a ingresar a la calle 115, y el actor con la parte frontal de su motocicleta embiste el sector delantero (lado izquierdo) del rodado. Como consecuencia del mismo la motocicleta y su conductor se arrastraron unos metros sobre la cinta asfáltica sufriendo C. lesiones físicas al golpear sobre el asfalto. Fue derivado en ambulancia al Hospital Gobernador Centeno en donde se le diagnosticó politraumatismos, fractura del tercio externo de la clavícula derecha y escoriaciones múltiples. El perito médico actuante en el proceso, determinó que el actor padece de una incapacidad parcial y permanente del 9% (fs. 235).
1.b. Los fundamentos esgrimidos por el juez para atribuir la responsabilidad en el modo en que lo hizo (85% a la demandada y 15% a la actora) fueron las siguientes: a) luego de analizar lo declarado por ambas partes en sede policial (fs. 144 y 152), la declaración de parte de la demandada (fs. 263), lo declarado por los testigos ofrecidos por la parte actora: G. (fs. 207), G. (fs. 210), P. (fs. 211) y B. (fs. 215/216); y lo declarado por la testigo R. ofrecida por la demandada (fs. 280), el juez a quo concluyó que ningún testimonio pudo indicar cómo se produjo realmente el siniestro; b) luego se refirió brevemente a la pericia accidentológica practicada en autos y agregada a fs. 250/254, limitándose a transcribir algunos pasajes de la misma (fs. 250); c) aunque no lo señaló en forma expresa, se deduce que el juez de grado, salvo los propios dichos de actor y demandado, no contaba con otros elementos probatorios que probaren de qué modo se produjo el accidente, y es por ello que por aplicación de la ley nacional de tránsito n° 24.449, a la que adhirió la Municipalidad de la ciudad de General Pico mediante Ordenanza N° 14/98 se refirió a la norma que regula la prioridad de paso (art. 41), concluyendo que en la emergencia quien contaba con prioridad de paso era el motociclista C., dado que la demandada circulaba por una calle de tierra y por lo tanto se encuentra obligada a ceder el paso a los que circulan por las calles pavimentadas de la ciudad (art. 41, inc. g, ap. 1); d) señaló que A. al intentar acceder o cruzar la pavimentada calle 115, no se percató o no observó el avance de la motocicleta, y que en la emergencia actuó con impericia, que su rodado obstaculizó la circulación del actor, como lo demuestran las fotografías de fs. 243 y 244 acompañadas con el informe accidentológico y croquis de fs. 238/239, concluyendo que la maniobra emprendida por A. fue cuanto menos riesgosa; no extremó las precauciones necesarias, generando peligro para terceros, actuando con imprudencia manifiesta y violando la normativa de tránsito al no ceder el paso al actor, motivo por el cual le asignó el 85% de responsabilidad en el evento dañoso; e) luego hizo referencia que en la especie resultaba aplicable el art. 1113 segundo párrafo del Cód. Civil, y puesto a analizar la conducta asumida por el actor en el siniestro, desestimó que C. circulara a velocidad excesiva, como reiteradamente lo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA