Sentencia Nº 53 de Secretaría Laboral y Contencioso Administrativo STJ N3, 31-07-2009

Fecha de Resolución:31 de Julio de 2009
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 30 de julio de 2009.-

Habiéndose reunido en Acuerdo los señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Río Negro, doctores L.L., V.H.S.N. y A.I.B., con la presencia del señor S. doctor G.G.L., para pronunciar sentencia en los autos caratulados: "TELLEZ, TERESA DEL CARMEN C/ ZANGONI, HILDA N. S/ SUMARIO S/ INAPLICABILIDAD DE LEY" (Expte Nº 22600/07-STJ), elevados por la Cámara del Trabajo de la IIIa. Circunscripción Judicial con asiento de funciones en la ciudad de San Carlos de Bariloche, con el fin de resolver el recurso de inaplicabilidad de ley interpuesto a fs. 229/247 por la parte actora, deliberaron sobre la temática del fallo a dictar, de lo que da fe el Actuario. Se transcriben a continuación los votos emitidos, conforme al orden de sorteo previamente practicado, respecto de las siguientes:


C U E S T I O N E S

1ra.- ¿Es fundado el recurso?

2da.- ¿Qué pronunciamiento corresponde?
V O T A C I Ó N

A la primera cuestión el señor Juez doctor L.A. dijo:

1.- EL CASO. Mediante la sentencia obrante a fs. 213/217, la Cámara del Trabajo de la ciudad de San Carlos de Bariloche hizo lugar a la demanda en lo sustancial y, en lo que aquí interesa, desestimó la pertinencia de los rubros previstos en los arts. 80 de la Ley de Contrato de Trabajo y 1 de la Ley 25323.

En sustento de su conclusión, el Tribunal de grado argumentó que la intimación para obtener los certificados previstos en el art. 80 de la LCT fue dirigida por la actora, T.T., contra su ex empleadora, H.N.Z., quien los extendió por el período en que se encontraba al frente del comercio; al respecto, la Cámara consideró que la actora se había desempeñado en un lapso anterior para otro /// ///-2- empleador, por lo que debió haber dirigido a éste la interpelación por el tiempo de servicio bajo sus órdenes. Con tal enfoque del caso, desestimó la pretensión indemnizatoria del art. 80 de la LCT y juzgó además que la sanción del art. 1 de la ley 25323 tampoco hallaba motivo fáctico ni jurídico valedero de aplicación en autos (v. fs. 216/217).

2.- EL RECURSO DE LA PARTE ACTORA. Contra lo decidido en tales aspectos, la parte actora interpuso recurso extraordinario de inaplicabilidad de ley -obrante a fs. 229/247-, en el que invocó como fundamento normativo los arts. 80 de la LCT, 1 de la ley 25323 y 14, 14 bis, 16, 17, 18 y 75 inc. 12 de la Constitución Nacional.

La recurrente manifiesta que se rechazaron las indemnizaciones en cuestión porque la Cámara tuvo por su empleador en el período inicial al señor J.O.M., razón por la cual estimó que debería haberle requerido a él, y no a la aquí demandada, los certificados de trabajo tanto como la acreditación de la regularización laboral.

En cuanto aquí interesa, sostiene que la sentencia parte entonces de aquel error material, es decir, que M. fue su empleador, planteo inducido indebidamente en la traba de la litis por la demandada y carente de fundamento fáctico y probatorio, según surge de los recibos reconocidos y obrantes en autos, referidos a los veinticinco años de la relación laboral -desde 1981 hasta 2006-, que denotan como única empleadora a la demandada, y nunca a su esposo, el señor M..

En su opinión, de ello se sigue que ninguna intimación fue mal dirigida y que, al momento de recibirla, la demandada debió haber emitido el correspondiente certificado de servicios por todo el período de la prestación laboral, como –admite- lo hizo luego, aunque extemporáneamente con fecha 08-05-2007, y debió haber extendido también el pertinente certificado de aportes, cuya entrega –afirma- jamás cumplió.
/// ///-3- Aduce que la resolución recaída, viciada de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA