Sentecia definitiva Nº 53 de Secretaría Penal STJ N2, 22-05-2019

Fecha de Resolución:22 de Mayo de 2019
Emisor:Secretaría Penal STJ nº2
 
EXTRACTO GRATUITO
///MA, 22 de mayo de 2019.
Reunidos en Acuerdo los señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Río Negro, doctores L.L.P., S.M.B., R.A.A., E.J.M. y M.C. -este último por subrogancia- según surge del acta de audiencia obrante a fs. 2742/2743, con la presencia del señor Secretario doctor W.A., para el tratamiento de los autos caratulados "LAGOS, M.F.; H., J.H., J.L. (mp) s/Homicidio s/Casación" (Expte.Nº 25679/11 STJ), elevados por la Cámara Segunda en lo Criminal de la IVª Circunscripción Judicial con asiento de funciones en Cipolletti, deliberaron sobre la temática del fallo a dictar, de lo que da fe el Actuario. Se transcriben a continuación los votos emitidos, en conformidad con el orden del sorteo previamente practicado, respecto de las siguientes:
C U E S T I O N E S
1ª ¿Es fundado el planteo de la Defensa?
2ª ¿Qué pronunciamiento corresponde?
V O T A C I Ó N
A la primera cuestión la señora Jueza doctora L.L.P. dijo:
1. Antecedentes de la causa:
Con fecha 31 de agosto de 2011, la Cámara Segunda en lo Criminal de Cipolletti resolvió condenar a M.F.L. (también a sus dos consortes de causa J.E.H. y J.L.H., este último menor de edad al momento del hecho y declarado responsable en ese mismo pronunciamiento) como coautores penalmente responsables del delito de robo con resultado homicidio mediante el empleo de un arma de fuego (arts. 45, 165 y 41 bis CP), y agregó para J.E.H. el concurso con portación de arma de guerra (189 bis séptimo párrafo CP). En razón de ello, les impuso las siguientes penas: dieciocho (18) años de prisión a M.F.L.; veinte (20) años de prisión a J.E.H., y trece (13) años y cuatro (4) meses de prisión a J.L.H.
La etapa recursiva que siguió a esa sentencia culminó en la Corte Suprema de Justicia de la Nación que, en lo que aquí interesa, hizo lugar a las quejas presentadas a favor de J.E. y J.L.H., donde se cuestionaban los fundamentos y los montos de las condenas impuestas, y ordenó el reenvío para el dictado de un nuevo pronunciamiento en el que se hiciera efectiva la revisión amplia en los términos dispuestos en el precedente "C." (Fallos 328:3399).
En consecuencia, en la resolución STJRNS2 Se. 203/15, este Cuerpo dio tratamiento a esa temática respecto de los recurrentes, sin ponderar la situación de L..
Mediante el Auto Interlocutorio N° 2/19, del 28 de febrero de 2019, este Superior Tribunal les imprimió a las presentes actuaciones el trámite previsto en los arts. 435 y siguientes del Código Procesal Penal -Ley P 2107-, para la revisión integral de la pena impuesta a este último y se ordenó que, oportunamente, se arbitraran los medios para que sea trasladado a esta sede, con el fin de contar con su presencia en la audiencia que se convocaría para la resolución del caso.
Se dispuso entonces que el expediente quedara por diez días en la Oficina, para su examen por parte de la Defensa. A fs. 2716/2717 se agregó el dictamen de la Defensoría General, del que se entregó copia a la F.ía General y a la parte querellante.
Realizada la audiencia prevista en los arts. 435 y 438 del Código Procesal Penal (Ley P 2107) con la presencia del señor Defensor General doctor A.A., su representado M.F.L. y el señor F. General doctor F.B., y agregadas las breves notas presentadas por el Ministerio Público F. (fs. 2738/2741 vta.), los autos se encuentran en condiciones de ser tratados.
2. Alegatos en la audiencia ante este Superior Tribunal de Justicia:
2.1. El señor Defensor General hizo una reseña de las actuaciones que consideraba pertinentes. Dijo que el Superior Tribunal había dado cumplimiento a la revisión integral de la pena de los consortes de causa, cuyas consideraciones son traspolables a su pupilo respecto de circunstancias atenuantes y agravantes. Citó doctrina, doctrina legal y el fallo "Squilario" de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. En cuanto a la aplicación al caso concreto de los principios generales que señaló, planteó que la única pauta de valoración fue la gravedad del hecho y se desconocieron otros datos favorables. Refirió lo ocurrido con los co-condenados, ponderó el hecho cometido y adujo que diversos extremos ya estaban incluidos en el tipo penal seleccionado. Acerca de la disminución de la culpabilidad, afirmó que son aplicables los argumentos del anterior fallo de este Tribunal; así, aludió a los motivos del hecho, a la ausencia de vinculación con la víctima y a las circunstancias personales de su pupilo (escolaridad, trabajo ocasional, etc.), todo lo que estimó atenuante. También mencionó que no se determinó cuál de los integrantes del grupo fue quien efectivamente produjo el disparo y que no era L. quien portaba el arma de fuego. Seguidamente criticó el mérito de las circunstancias de comisión del ilícito, que no escapan a la generalidad de esta clase de hechos, y agregó que en ese momento el imputado no tenía antecedentes penales. Se ocupó a continuación de las condiciones de ejecución de la pena del imputado y sus numerales de conducta y concepto, y señaló que terminó la educación primaria y accedió a algunas rebajas de pena por estímulo educativo, entre otros aspectos positivos. Reiteró conceptos generales sobre los criterios de prudencia para la imposición de sanción y solicitó, a la luz de la normativa constitucional y convencional que mencionó, que se le imponga a L. la pena de trece años de prisión.
2.2. Por su parte, el señor F. General también hizo una reseña de lo ocurrido y planteó que, valoradas las circunstancias atenuantes y agravantes del caso, habría sido correcta una pena incluso mayor. Analizó nuevamente el hecho cometido, sus circunstancias agravantes y atenuantes, así como el hecho de que L. se declarara ocupado, como albañil y haciendo changas; en cuanto a la situación de salud mental y familiar, indicó que de los informes no surgían patologías y que aquel tenía un núcleo familiar, situación que era distinta de la de H. En lo atinente a las modalidades del hecho (encerrona, lugar oscuro, etc.), afirmó que era una circunstancia agravante por la indefensión de la víctima; a la vez, recordó que había una causa paralela contra el imputado, lo que hablaba de su reiterancia y estimó también como agravante. Como atenuante, refirió el lugar donde vivían y sus circunstancias educativas. En lo relativo a la imposibilidad de determinar quién efectuó en la práctica el disparo, entendió que esto debería tener un valor neutro y no atenuante. Finalmente, hizo un resumen de lo expuesto y, en atención al precedente "Brione" (STJRNS2 Se. 94/14) y a la prohibición de poner al causante en una situación peor, consideró que la pena ajustada al hecho reprochado era la de dieciocho años de prisión, por lo que debía ser confirmada.
2.3. Al finalizar el alegato del señor F. General, el señor Defensor General pidió la palabra y, al serle concedida, argumentó que, de aplicarse el precedente "Brione", también deberían tomarse en cuenta criterios humanistas vinculados con la mínima intervención penal. Formuló réplica sobre la valoración de las circunstancias agravantes mencionadas (trabajo, informes forenses, etc.) y adujo que no había agravio relativo a la ausencia de antecedentes penales. Luego mencionó el tiempo transcurrido en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA