Sentecia definitiva Nº 51 de Secretaría Civil STJ N1, 15-08-2008

Fecha de Resolución:15 de Agosto de 2008
Emisor:Secretaría Civil STJ nº1
 
EXTRACTO GRATUITO
PROVINCIA: RIO NEG.RO
LOCALIDAD: VIEDMA
FUERO: CIVIL
INSTANCIA: SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA
EXPTE. Nº 22595/07-STJ-
SENTENCIA Nº 51

///MA, 14 de agosto de 2008.-

Habiéndose reunido en Acuerdo los señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Río Negro, doctores L.L., A.I.B. y V.H.S.N., con la presencia de la señora Secretaria doctora E.E.A., para el tratamiento de los autos caratulados: “INDUSTRIA J.F.S.S.c..D.E.R.S.A. SA s/ORDINARIO s/CASACION” (Expte. Nº 22595/07-STJ-), elevados por la Cámara de Apelaciones en lo C.il, Comercial y de Minería de la IVa. Circunscripción Judicial, a fin de resolver los recursos de casación interpuestos por la parte actora a fs. 1652/1660 y vta., y por la demandada a fs.1664/1674 y vta., deliberaron sobre la temática del fallo a dictar, de lo que da fe la Actuaria. Se transcriben a continuación los votos emitidos, conforme al orden del sorteo previamente practicado, respecto de las siguientes:

C U E S T I O N E S

1ra.-¿Es fundado el recurso?

2da.-¿Qué pronunciamiento corresponde?
V O T A C I O N
A la primera cuestión el señor Juez doctor L.L. dijo:

I.- ANTECEDENTES.

La Cámara de Apelaciones en lo C.il, Comercial y de Minería de la IVa. Circunscripción Judicial, mediante la Sentencia Nº 11 de fecha 4 de abril de 2007 glosada a fs. 1633/1642, resolvió: “I.H. lugar parcialmente a los agravios de la actora, modificando la sentencia de primera instancia condenando a la demandada a abonar los montos resultantes en cada caso en las columnas 4 y 7 del Cuadro incluído en los considerandos, con más la tasa mix desde cada vencimiento indicado en la columna 1 de dicho Cuadro y ///.- ///.-hasta su efectivo pago. Rechazar los agravios en cuanto a la decisión del a quo respecto a las notas de débito formuladas por la demandada. II. Costas de ambas instancias, por su orden, cf. art. 68 CPCyC. ...”.

Contra lo así decidido, interponen recursos de casación, la parte actora (INDUSTRIA J.F.S. S.A.) a fs. 1652/1660 y vta., y la demandada (EDERSA S.A.) a fs. 1664/1674 y vta., siendo contestados dichos planteos, a fs. 1678/1686 y vta., y fs. 1688/1691 y vta. de las presentes actuaciones respectivamente.

II.- AG.RAVIOS DE LOS RECURSOS.


RECURSO DE LA ACTORA. Fundamenta el recurso extraordinario local, en la violación de los arts. 68 y 163 inc. 6) del CPCyC., en arbitrariedad y autocontradicción del fallo respecto a la distribución de costas y en la violación del art. 11 de la Ley 25.820, art. 1 incs. 2, 4 y 11 de la Ley 25.561 y arts. 1, 4 y 8 del Decreto 214/02.

Expresa, en cuanto a la distribución de costas, que se ha violado el art. 68 del CPCyC y que el fallo es arbitrario y contradictorio, toda vez que el argumento del Tribunal a quo para imponer las mismas en el orden causado fue la existencia de doctrina y jurisprudencia no uniforme, cuando en realidad tanto al dictarse el fallo de primera instancia como el de Cámara existía jurisprudencia uniforme del Superior Tribunal de Justicia, en las causas “G..G.., “SANTINI”, “P.S.V., “MULALLY”, “ROSSI”, “DUHAG.ON” y “G.ALLUCCI”, entre otros.

Sostiene que EDERSA S.A. se amparó en las normas pesificadoras, pero sólo en forma parcial, en lo que le convenía, esto es en no pagar dólares sino pesos pero sin incluir el C.E.R.
///.- ///2.-Afirma que la Cámara ha obviado aplicar la doctrina de “SANCHEZ c/BOCCHI” donde las costas de primera y segunda instancia se impusieron al vencido, concluyendo que EDERSA ha dado causa para el reclamo, ha obligado a su parte a acudir a la justicia, dilatando la solución de la controversia y generando mayores costos.

Sostiene que el Tribunal debió ordenar el pago del 50% del precio directamente en dólares estadounidenses porque ese 50% correspondía a costos asumidos en dólares y no aplicar la teoría del esfuerzo compartido sobre dicho porcentanje ya que no se trata de una ganancia del acreedor sino de un costo que asumió para cumplir con la prestación pactada. Entiende que la solución aplicada vulnera lo dispuesto por el art. 11 de la Ley 11.561 (modificada por la Ley 25.820) y la teoría del esfuerzo compartido debió aplicarse sobre el restante 50% integrado por otros costos y utilidades de la actora.


Afirma que el art.11 de la Ley 25.561 como los arts. 4 y 8 del Decreto 214/02 prevén el CER como una actualización de capital, por lo que es equivocado el fallo en crisis al ordenar que se calcule el CER al vencimiento de cada cuota cuando debió ordenar que se calcule a la fecha del efectivo cumplimiento.

Sostiene que existe una autocontradicción en la sentencia y violación de la doctrina legal del fallo “ROSSI”, ya que por un lado la Cámara ordenó a EDERSA S.A. abonar el CER debido y luego abonar el 50% de la diferencia entre el monto resultante de cada cuota y el dólar libre a la cotización del mercado libre de cambios y luego, al confeccionar la planilla, la cotización que se toma es la oficial del Banco Central de la República Argentina.

Por último, señala que su parte se opuso a determinadas notas de débito aplicada por EDERSA S.A., resolviendo el ///.- ///.-Juez de Primera Instancia hacer lugar con relación a una de ellas, ordenando a la distribuidora reembolsar su monto, mientras que rechazó la oposición por las restantes. La Cámara confirmó el fallo en este aspecto, pero ordenó actualizar las notas de débito en forma similar a la aplicada a los cánones mensuales, cuando EDERSA en ningún momento pretendió dicha actualización, violándose lo dispuesto por el inc. 6) del art. 163 del CPCyC., ya que no se trataba de un punto litigioso, etc..

RECURSO DE LA DEMANDADA. Fundamenta el recurso de casación deducido, en la violación del principio de equidad y del esfuerzo compartido, en la errónea aplicación de la doctrina legal, en la errónea aplicación del art. 622 del Código C.il, y en la violación del principio de congruencia y arbitrariedad del fallo.

Argumenta que con la aplicación de la metodolgía de cálculo que dispone la Cámara se llega a la conclusión que, la suma total que hubiera abonado EDERSA en dólares estadounidenses por 16 cuotas (U$S 1.077.120) es casi idéntica al resultado al que llega el Tribunal aplicando la teoría del esfuerzo compartido (U$S 1.050.850,71), de manera que pierde razón de ser la teoría del esfuerzo compartido.


Sostiene que la sentencia resulta arbitraria, inequitativa e irrazonable puesto que la Cámara universaliza la solución del caso y no analiza las especiales características de esta causa para terminar resolviendo lo contrario a lo que sostiene en los considerandos.

Que el Tribunal aplicó erróneamente la doctrina legal sentada por el S.T.J. en los fallos “CALFIN y “TORDI” porque ellas están referidas a los intereses moratorios que se imponen a quien incumple una obligación de dar sumas de dinero,///.- ///3.-mientras que en el presente caso EDERSA no ha sido deudor moroso ya que cumplió con los términos del contrato y con lo dispuesto por la normativa de emergencia.

Expresa que se ha violado el art. 622 del Código C.il, porque no se verifican los presupuestos para su aplicación ya que su parte continúo cumpliendo con lo pactado en el contrato de locación y además, no aprovechó ni disfrutó capital ajeno. A todo evento, aduce que de condenarse al pago de intereses moratorios se deberían tener en cuenta los principio del esfuerzo compartido y reducir los mismos al 50%.

Por otra parte, esgrime la errónea aplicación del principio de equidad al no tener en cuenta y evaluar las características propias de cada empresa (en su caso, prestadora de un servicio público cuyas tarifas se encuentran congeladas) concluyendo luego de referirse a ellas que el esfuerzo compartido debe ser soportado mayormente por la firma Industria J.F.S.S..

Asimismo, argumenta que existe autocontradicción entre las conclusiones y los fundamentos que la preceden con relación a las notas de débito, ya que se omite integrar al resolutorio lo analizado en los considerandos, haciéndolo incomprensible.

Finalmente, se agravia de la distribución de costas efectuada en la sentencia, considerando que con relación a las notas de débito, en ambas instancias, se rechazó el planteo de la actora, correspondiendo consecuentemente imponer las costas a dicha parte en virtud de los dispuesto por el art. 68 del CPCyC., y al imponerlas en el orden causado entiende que el fallo es arbitrario e incongruente.


III) EXAMEN DE LOS RECURSOS.


1) Que, ingresando ahora al examen de las cuestiones traídas a debate por las partes, corresponde abordar en ///.- ///.-primer término los planteos atinentes a la aplicación de la Ley de Emergencia Pública y de Reforma del Régimen Cambiario Nº 25.561, reformada por la Ley 25.820, de los Decretos de necesidad y urgencia Nº 214/02 y Nº 320/02 y demás normas concordantes.

Esto es en definitiva, si es procedente el reajuste del precio del contrato (alquiler y mantenimiento de equipos - motores) pactado en dólares estadounidense solicitado por la actora, y en ese supuesto como debe reajustarse el mismo (en base a la estructura de costos, pesificación más C.E.R., esfuerzo compartido, etc.), o en su defecto, si la obligación debe pesificarse a la paridad un dólar igual a un peso como argumentara la demandada.


Previo a todo, es dable señalar que éste Cuerpo no sólo se ha pronunciado sobre la constitucionalidad de la Ley de Emergencia Pública y de Reforma del Régimen Cambiario (“G..G.., Se.Nº80 del 28.09.2004, “MULLALY”, Se.Nº 30 del 06.04.2005, “ROSSI”, Se. Nº 52 del 23.05.2005, “G.ALLUCCI”, Se. Nº89 del 30/08/2005, entre otras), sino que también ha considerado que en los supuestos en que nos encontremos frente a una obligación exigible de dar sumas de dinero expresada en dólares estadounidenses (acordada al amparo de la ley de convertibilidad) entre particulares no vinculada con el sistema financiero, la solución más justa y equitativa, en vista a repartir prudencialmente las resultas de la desgracia común constituida por la repentina y brusca devaluación del signo monetario nacional ocurrida en el año 2002, es...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA