Sentencia Nº 50 de Secretaría Civil STJ N1, 15-08-2008

Fecha de Resolución:15 de Agosto de 2008
 
EXTRACTO GRATUITO
PROVINCIA: RIO NEGRO
LOCALIDAD: VIEDMA
FUERO: CIVIL
INSTANCIA: SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA PROVINCIA
EXPTE. Nº 22285/07-STJ-
SENTENCIA Nº 50

///MA, 14 de agosto de 2008.-

Habiéndose reunido en Acuerdo los señores Jueces del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Río Negro, doctores Alberto I. Balladini, Luis Lutz y Víctor H. Sodero Nievas, con la presencia de la señora Secretaria doctora Elda Emilce Alvarez, para el tratamiento de los autos caratulados: “GUERRIERI, Roberto Pedro y Otros c/RODRIGUEZ, Cristian s/ORDINARIO s/CASACION” (Expte. Nº 22285/07-STJ-), elevados por la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y de Minería de la IIa. Circunscripción Judicial para resolver el recurso de casación interpuesto a fs. 271/275 por la parte actora, deliberaron sobre la temática del fallo a dictar, de lo que da fe la Actuaria. Se transcriben a continuación los votos emitidos, conforme al orden del sorteo previamente practicado, respecto de las siguientes:


C U E S T I O N E S

1ra.-¿Es fundado el recurso?

2da.-¿Qué pronunciamiento corresponde?
V O T A C I O N
A la primera cuestión el señor Juez doctor Alberto I. Balladini dijo:

Contra la sentencia de la Cámara de Apelaciones obrante a fs. 265/267 y vta., interponen los actores a fs. 271/275, recurso extraordinario local, el que es contestado a fs. 277/283 por el demandado Cristín Román Rodríguez.

En sustento de la casación articulada, los actores aducen que la sentencia impugnada ha violado y aplicado en forma errónea la ley sustantiva y doctrina legal, resolviendo en clara contradicción con los principios sentados por los Tribunales de la Provincia en reiterada jurisprudencia (art. 286, incs. 1, 2 y 3 del CPCyC.). Ello, por cuanto hace///.- ///.-lugar al planteo de falta de legitimación activa efectuado, fundamentando su procedencia en el decreto de nulidad de la escritura pública en base a la cual los actores sostienen su legitimación para promover la acción de autos.

Expresan que hay una clara violación de lo normado por el art. 1048 del Código Civil y la jurisprudencia dominante que establece que para que el acto anulable pueda ser anulado, es menester que el vicio se haga valer por vía de acción o reconvención, no como simple argumento de defensa, esgrimiendo que en autos no se ha sustanciado ninguna nulidad de la escritura pública y sin embargo la sentencia concluye teniéndola como nula. Ello sin que se haya promovido la acción respectiva (redargución de falsedad), por lo que se ha violado su derecho de defensa en juicio y lo dispuesto por los arts. 393 del CPCyC. y 1198 del Código Civil al presuponerse la inexistencia de buena fe de su parte.

También cuestionan la interpretación que hace el Tribunal “a quo” del art. 377 del CPCyC. y de la carga de la prueba que se les impone respecto de lo que surge del instrumento público (escritura de dominio del bien efectuada a su favor), argumentando que resulta totalmente absurdo que deban probar la falta de aceptación de la compra por la sociedad, cuando esta surge claramente de la falta de registración.

Por último, consideran que el sentenciante de grado no ha seguido un proceso lógico en su razonamiento, existiendo en dicho sentido un incumplimiento de lo normado por el artículo 200 de la Const. Provincial que establece como deber de los magistrados resolver las causas con fundamentación razonada y legal, etc..

A modo de introducción cabe señalar que los señores Roberto Pedro GUERRIERI y Mario Floro GUERRIERI promueven///.- ///2.-demanda de reivindicación contra el señor Cristín Román RODRIGUEZ, respecto del inmueble rural individualizado como lote 19 de la fracción D, Sección XX, ubicado sobre la ruta nacional nro. 22 en la jurisdicción de Chelforó, Provincia de Río Negro. Ello por cuanto, no obstante haber celebrado en fecha 28 de marzo de 1984 un acuerdo, que acompañan, entre la firma CABAÑA EL REVOLEO S.A. representada por el Sr. Roberto Pedro GUERRIERI y el Sr. Cristín Román RODRIGUEZ, por el cual la sociedad cedía a este último, en carácter de ocupante transitorio y hasta el 31 de diciembre de 1988 la cantidad de 5.000 hectáreas del lote 22 de la Fracción D, Sección XX -oeste- de la Prov. de Río Negro, propiedad de la firma; y haberle efectuado el pertinente requerimiento de restitución el Sr. Rodríguez continúa ocupando el bien.

Que corrido el pertinente traslado, se presenta a fs. 56/61 el Sr. Cristín Román RODRIGUEZ, contestando demanda y solicitando el rechazo de la misma: 1)Niega los hechos expuestos por los actores en el escrito de demanda. 2)Opone la excepción de falta de legitimación activa en base a que la posesión que ejerce era conocida por los anteriores propietarios, únicos con derecho a oponerse y a que a los actores nunca se les hizo tradición de la cosa, por lo que no hubo acto de despojo. 3)Plantea falta de legitimación pasiva, basada en que detenta una posesión pacífica otorgada por el antecesor a los actores y en el entendimiento de que debieron éstos hacer caer la causa que legitima la posesión que ejerce; 4)Contesta demanda en subsidio y sostiene que ocupa el campo desde hace más de 20 años, cuando no era de CABAÑA EL REVOLEO S.A.; que la familia Rodríguez por su forma de vida, prácticas y costumbre se identifica con la pertenencia del “pueblo mapuche” que se decepciona en la ley integral del indígena///.- ///.-Nº 2287, en su art. 53; describe su relación con Pardiño y manifiesta que desde el año 1982 no apareció nadie solicitando la entrega del campo, tomando posesión del mismo, ni haciendo inversión alguna. Que los actores nunca ocuparon el campo ni ejercieron actos posesorios; que recién en el año 2003 se presentaron los Sres. Jorge Banco, Isidoro César Goldín y Anaya (de una inmobiliaria) diciendo que querían ver el campo. Que luego reaparecen diciéndole que tenía que dejar el campo por cuanto los Sres. Guerrieri -ahora actores- lo iban a vender y que en tal oportunidad se habría labrado un acta notarial. 5)Opone excepción de prescripción, fundada en la ocupación que dice ejercer desde hace más de veinte años, poseyendo en forma pacífica y con carácter de dueño.

A fs. 234/241, y previa sustanciación a fs. 63/66, el Juez de Primera Instancia dictó sentencia y resolvió: hacer lugar a la demanda de reivindicación interpuesta condenando al accionado al reintegro de la posesión del inmueble objeto del proceso, dentro del término de diez días de notificado y bajo apercibimiento de proceder a su desahucio por medio de la fuerza pública.

Apelada tal decisión por la parte demandada a fs. 244 (expresión de agravios a fs. 246/255 y vta.), la Cámara de Apelaciones -a fs. 265/267 y vta.- revocó el pronunciamiento del “a quo” por la falta de legitimidad de los accionantes, rechazando la reivindicación intentada.

A fs. 271/275 los actores dedujeron el recurso de casación cuyos fundamentos fueran sintetizados precedentemente.

Análisis del Recurso: Ingresando ahora al examen de las cuestiones traídas a debate por las partes, se observa -más allá de los distintos agravios esgrimidos y de sus contestaciones- que las mismas se hayan circunscriptas -en///.- ///3.-esta instancia extraordinaria-, a resolver la cuestión relativa a la legitimación activa de los actores para ejercer la acción reivindicatoria.

I) Previo a todo, y a tenor de la nulidad de la transmisión de dominio decretada por la Cámara, y de los cuestionamientos efectuados por la actora respecto a las vías legales para impugnar una escritura pública, resulta pertinente formular las siguientes aclaraciones:

1*)Las escrituras públicas con falsedades totales o parciales importan instrumentos públicos anulables y no nulos (art. 989, Código Civil), razón por la cual, aún cuando la nulidad fuera absoluta por tratarse de un vicio de forma, no puede ser declarada de oficio (conf. LLambías, Jorge Joaquín, “Tratado de Derecho Civil. Parte General”, T. II, núm. 1999, p. 597). Es que, la declaración de oficio de la nulidad prevista por el art. 1047 del Cód. Civil, además de necesitar que la nulidad absoluta aparezca “manifiesta en el acto”, sólo es compatible con los “supuestos de actos nulos” (conf. Alsina Atienza, Dalmiro A., “Los derechos reales en la reforma del Código Civil”, J.A., doctrina 1969, ps. 457 y sgtes., en núm. 74 de p. 468; Alterini, Jorge, “El artículo 1051 del Código Civil y el acto inoponible” , J. A., doctrina 1971, ps. 634 y sigts. y “Revista Notarial del Colegio de Escribanos de la Provincia de Córdoba", núm. 21, año 1971).

2*)Como explicaré pormenorizadamente en el punto III.c), el poseedor demandado que carece de título, no puede oponerle al reivindicante que su título emane de un no propietario a non dominio (justo título), porque el único que puede alegar tal circunstancia es el propietario, calidad que no tiene el poseedor demandado que carece de título (MARIANI de VIDAL, “Curso”, T. 3, Ed. Zabalía, p. 217).
///.- ///.-3*)Respecto al contenido del instrumento público y su valor probatorio, cabe distinguir tres tipos de cláusulas o enunciaciones: a) los hechos cumplidos por el oficial público o pasados ante su presencia; b) las manifestaciones de las partes, y c) las meras enunciaciones. Cada una de ellas tiene tratamiento diferente en materia probatoria.

a) Hechos cumplidos por el oficial público o pasados ante su presencia. Respecto de ellos, el instrumento público hace plena fe hasta que sea argüido de falso mediante acción civil o querella criminal (conf. art. 993 del Código Civil).

La plena fe a la que se refiere el artículo mencionado alcanza a las partes y a terceros. Y sólo hace referencia a la verdad material del acto en sí, o a la existencia del acto que cumplió o a los actos que presenció el oficial público (la ley aquí no hace diferencia entre ambos supuestos). Pero la plena fe no se extiende a la sinceridad del contenido de los actos, que se rigen por principios distintos previstos en los artículos 994 y 995 del Código Civil.

No obstante, ciertas apreciaciones del oficial público no están alcanzadas por...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA