Sentencia Nº 48124 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2017

Fecha de Resolución: 9 de Mayo de 2017
 
EXTRACTO GRATUITO

SENTENCIA NUMERO 105/2017: En la ciudad de Santa Rosa, capital de la Provincia de La Pampa, a los nueve días del mes de mayo del año dos mil diecisiete, se constituye con Jurisdicción Unipersonal, la Jueza de Audiencia E.R., a los efectos de dictar sentencia en los autos caratulados “USCHEROFF, S.G. s/lesiones leves calificadas por la relación de pareja en concurso real con el delito de amenazas calificadas por el uso de arma”, expediente nº 48124 seguido contra S.G.U., DNI 35.158.376. nacido el 24/08/1990, en Santa Rosa (L.P.), 26 años de edad, empleado en firma destinada a los trabajos de ambientación en calefacción y aires acondicionados, estudios: secundario completo, soltero, actualmente en concubinato, un hijo de pareja anterior y en espera de otro con pareja actual, domicilio G.. Acha 1124 de esta ciudad, hijo de S.O.U. y de M.d.C.A., sin antecedentes penales. Durante la audiencia de juicio oral actuaron: W.A.M. por el Ministerio Público Fiscal y P.A., Def. G.. por la Defensa del imputado y,

RESULTANDO: 1) Que al acusado se le imputa el hecho que fuera expuesto por la Fiscalía en el alegato de apertura y que en síntesis consiste en que: S.G.U. el día 26/09/2015, en momentos en que se encontraba en el domicilio ubicado en calle Cerro Negro, esquina Aguas de Torres -Barrio D.B. de esta ciudad- junto a su pareja C.E.A., generó una discusión, tomó del cabello a su pareja, la arrojó al piso dándole la cabeza contra el mismo, la golpeó y le profirió amenazas de muerte. Posteriormente tomó un cuchillo y le provocó cortes en la zona de las muñecas, tomándola del cuello. En definitiva la acusación comprendió los delitos de lesiones leves calificadas por el vínculo y amenazas calificadas por el uso de arma.
Por su parte la Defensa mencionó que se encargará de demostrar la inocencia de su defendido y solicitará su absolución, en el entendimiento de que la situación que relatara A. en su denuncia no es cierto, no existió contexto de violencia en la pareja y por el contrario quien acosaba por situaciones de celos y demás era la señora A. hacia su defendido.

En el alegato de cierre Fiscalía mantuvo la acusación en cuanto a las lesiones y modificó la calificación en lo que hace a las amenazas al excluir el uso de arma, considerandola tipificada como amenaza simple. En definitiva solicitó la pena de Un año de prisión de ejecución condicional, con aplicación de reglas de conducta, en el marco de los principios que orienta la ley 26.485.

Por su parte la Defensa solicitó la absolución por la duda y de manera subsidiaria,que su defendido sea condenado por el mínimo de la pena y, en cuanto a las medidas de restricción solicitadas por el MPF,que no se efectivice la restricción de acercamiento hacia el domicilio laboral de la señora, debido a que es de dificil cumplimiento porque trabaja en una empresa que posiblemente deba ir a dicho lugar a realizar tareas.Lo contrario sería restringir la libertad laboral y de tránsito de su defendido alcanzando con la restricción personal hacia la señora, ya que han pasado dos años desde la denuncia y no ha habido ninguna otra que lo involucre.

Lo expuesto por las partes y demás contingencias del debate se encuentra registrado por los medios audiovisuales, a ellos me remito, sin perjuicio de las consideraciones que a continuación he de efectuar.

CONSIDERANDO: 2) A fin de resolver la situación procesal del acusado he de ordenar el desarrollo de la presente con un resumen acerca de los elementos que contribuyen para definir los interrogantes que se plantean, sobre la existencia de los hechos, en consecuencia si en los mismos hubo participación del acusado, en tal caso si esa participación tipifica en ilícito penal y corresponde aplicar sanción.

3) Existencia de los hechos :

Declaración del imputado: S.G.U., manifestó que ese día empezaron normal, se levantaron juntos, cocinaron, comieron juntos, salieron al patio a fumar, antes de terminar le preguntó que haría, le dijo que iba a ir a ver a su hija porque era fin de semana y hacia dos o tres meses que no la veía. Ahí empezó la discusión, discutieron un rato, ella se fue a acostar. Cuando termino de fumar, agarró las llaves y cuando ella escucho el ruido del llavero salió corriendo, lo alcanzo mitad del garage. Lo tiro al piso, no recordó si lo agarro del cinto del pantalón o del cuello de la remera, cuando cayó, se le cayeron las llaves, ella las agarró y no se las pudo sacar más. Le empezó a pegar patadas en el piso, se levantó y continuó con cachetadas, lo único que pudo hacer fue tomarla de las muñecas para que no le pegara. Discutieron un rato mientras lo golpeaba hasta que en un momento ella llamo a su amigo J.A.. Mientras ella hablaba él desde atrás le pedía que lo deje salir. Llego su amigo, habló con ella, la convenció de que lo dejara ir, tomó entonces dos o tres prendas, dos calzoncillos, una remera, los metió en una bolsa y se fue. Desde ese momento no la volvió a ver. Agregó que estuvo con C. alrededor de dos años y seis o siete meses de relación. No tenían amigos en común porque ella era muy absorbente, todo lo que hacían los demás le molestaba, preferían no salir. Cuando forcejearon, estaban solos dentro de la casa. Después llegó J.A., es amigo de ella, pero tenía muy buen trato con él. En el momento de desesperación no sabe si la lesionó, ella lo agredía fuerte, es una mujer grande. Producto del altercado él sufrió razguñones pero no se los constató porque no sabía como manejarse. Ella usa pulseras de plata y seguramente cuando discutieron la agarró con fuerza y se debe haber lastimado con eso. No recuerda haberla golpeado en el pectoral, quizás en el forcejeo resultó golpeada. La relación fue al principio color de rosa y luego cuando se conoce a la gente se da cuenta que no es como uno pensaba, fueron apareciendo los celos de a poco, exigencias, era una persona que se encerraba mucho y lo encerraba. Cuando llegó J.A., aún estaba en la vivienda, ella tenía las llaves en la mano, J. la convenció para dejarlo ir, tomó sus prendas y se retiró. Fue varias veces y no le quisieron tomar la denuncia, le dijeron que debía ir a la comisaría de la Mujer, de allí que debía ir a Fiscalía. Vino dos o tres veces a hacer la denuncia, estuvo cerca de seis meses sin sus herramientas y su medio de movilidad. Un día, después de que fue a la comisaría, ella lo denunció, volvió a la comisaría a buscar al Oficial que le debía haber tomado la denuncia desde un principio y los que estaban ahí se hicieron los desentendidos, incluso cuando salió lo alcanzó un patrullero y le pidieron que no se acerque a la casa de la señora porque ella lo había denunciado. Tuvo asesoramiento en la Dirección de Políticas de G., quienes lo enviaron a la Fundación Ayudándonos donde lo atendieron psicólogos. Cree que fue cuatro o cinco veces, luego tuvo que dejar de ir porque le descontaban mucho dinero.

Testimoniales:

C.E.A.:, denunciante en las presentes actuaciones, refirió al Tribunal que convivieron tres años y finalizó por el hecho denunciado de golpes, anteriormente ya se había separado por la misma causa pero no hizo la denuncia. El día 26/09/2015, él tenía que ir a ver a su hija. Surgió una discusión por ese hecho, era una relación conflictiva. Quería que su hija vaya a su casa pero no porque ella lo quisiera sino porque él se lo imponía. Ese día empezaron a discutir, la empujó arriba de la cama y se le lanzó encima con una almohada, trató de asfixiarla, no se lo podía sacar de encima, cuando aflojó un poco la fuerza lo empujó de la cama. Cuando salía para el pasillo, la agarró de los pelos y la tiró al piso, la agarró con las dos manos de los pelos y la empezó a golpear contra el piso, gritándole que la iba a matar, que era una “hija de puta”. Logró levantarse, fue hasta la cocina y tomó una cuchilla para poder defenderse porque era mucha la fuerza, estaba desencajado. En ese momento la agarró del cuello, en otras agresiones anteriores también era así, él le sacó la cuchilla de las manos y le cortó la muñeca izquierda, forcejearon con el cuchillo y ella se la quedó. En ese momento se quedó como quieto, entonces la dicente con la cuchilla en la mano le mando un mensaje a su mejor amigo que hace veinte años que conoce. Su amigo no tardó nada en llegar, le pidió a U. que se fuera, dejó su celular. U. se fue de la casa, su amigo se quedó con ella y le pidió que hiciera la denuncia, no quiso porque es humillante, no quería ir a la policía, ni a G. ni nada de eso, por eso no hizo la denuncia enseguida. Como su amigo conocía la conflictiva relación de pareja le aconsejó que se tomara fotos de las lesiones por si las necesitaba. Era muy manipulador, no se trataba con nadie de su familia ni amigos, muy solitario, obsesionado todo el tiempo por ella. El día que pasó el hecho acomodó su casa, se cambió de ropa porque tenía sangre y salió con su amigo hacia su departamento, no quiso hacer en ese momento trámite policial. Estando una tardecita en su casa con su amigo, se apareció un hermano sólo diciéndole que quería hablar con ella sobre lo sucedido, la molestó hasta que hizo la denuncia. No sabe si U. es capaz de concretar sus amenazas. Cambió su ritmo de vida, sabía que en algún momento se lo podía cruzar, no sabe lo que puede llegar a hacer. Agregó que el amigo al cual se refiere es J.E.A., cuando llegó ella le abrió la puerta. Le abrió por el garage, entró, vio como estaba, U. en ese momento se quedó. Cuando hizo la denuncia no lo mencionó a J. como testigo. En estos dos años ni siquiera se le cruza por la cabeza pasar por los lugares donde él puede llegar a estar, en cambio él sí. Llegar a esta instancia es una provocación, él sabe que le duele y la avergüenza. Quiere que todo esto se termine, no hizo tratamiento psicológico a pesar de que se lo ofrecieron, porque a los dos días tenía que volver a trabajar maquillada porque sin su trabajo no vive. No quiere saber nada de él, no se lo quiere cruzar, no quiere saber nada de su vida. Finalmente refirió que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA