Sentencia Nº 45039 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2019

Fecha de Resolución:11 de Noviembre de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

FALLO Nº 477 - JUEZ DE CONTROL DE LA SEGUNDA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL- Diego Julio AMBROGETTI.

General Pico, 22 de mayo de 2019.-

VISTOS:

Este legajo Nº 45039 caratulado “MINISTERIO PUBLICO FISCAL C/ DIAZ NAZARENO EZEQUIEL – MUÑOZ GONZALO HORACIO – GUEVARA JORGE OSCAR S/ ATENTADO A LA AUTORIDAD AGRAVADO POR HABER SIDO COMETIDO POR MAS DE TRES PERSONAS Y LESIONES GRAVES EN RIÑA EN CONCURSO IDEAL (DAM.: GARIALDE FACUNDO – TORRES ALAN – YUR LEONARDO)", y

CONSIDERANDO: 1. Que en mi carácter de Juez de Control, de la Segunda Circunscripción Judicial de la Provincia de La Pampa, he de sentenciar en este acuerdo de Juicio Abreviado (arts. 38 inc. 9º, 377, siguientes y concordantes del C.P.P.) que se sigue por los delitos de ATENTADO A LA AUTORIDAD AGRAVADO POR HABER SIDO COMETIDO POR MAS DE TRES PERSONAS Y LESIONES GRAVES EN RIÑA, EN CONCURSO IDEAL (arts. 238 inc. 2º, 95 con remisión al art. 90 y 54 del C.P.) contra los imputados Nazareno Ezequiel DIAZ, DNI Nº 37.086.621, de nacionalidad argentina, alias “rayo”, soltero, empleado en NAIM, con estudios secundarios incompletos, nacido el día 26 de noviembre de 1992 en la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, hijo de Rodolfo Oscar DIAZ y de Norma Noemí ALTAMIRANO, domiciliado en Peatonal 2 de abril, Tira 21, Dpto. 21 –Barrio Malvinas II– de la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa; Gonzalo Horacio MUÑOZ, DNI Nº 39.736.937, de nacionalidad argentina, alias “chancho”, soltero, changarín, con estudios primarios incompletos, nacido el día 26 de noviembre de 1991 en la localidad de Huinca Renancó, provincia de Córdoba, hijo de Manuel Horacio MUÑOZ y de Juana Gabriela LARA, domiciliado en Peatonal 2 de abril, Tira 20, Dpto. 25 –Barrio Malvinas II– de la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa y Jorge Oscar GUEVARA, DNI Nº 40.609.483, de nacionalidad argentina, alias “pampa”, soltero, changarín, con estudios primarios completos, nacido el día 09 de marzo de 1998 en la localidad de La Maruja, provincia de La Pampa, hijo de Roberto José GUEVARA y de María Inés ZAPATA, domiciliado en Peatonal 2 de abril, Tira 20, Dpto. 21 –Barrio Malvinas II– de la ciudad de General Pico, provincia de La Pampa, asistidos por el defensor oficial Walter Eduardo Raúl VACCARO. Representan al Ministerio Público Fiscal de la Provincia de La Pampa, la fiscal María Verónica CAMPO y la fiscal adjunta María Soledad FORTE.

2. Antecedentes del caso. El hecho atribuido a los imputados es el siguiente: el día 11 de noviembre de 2018, durante el atardecer, los Agentes de Policía Leonardo YUR, Lucas QUIROGA, Facundo GARIALDE y Alan TORRES (Comisaría Tercera UR-II), arribaron al Barrio Malvinas Argentinas II (amarillo) a una presencia policial requerida por el operador del Ce.C.O.M., y al llegar a calle 300 y 5 fueron apedreados por unos jóvenes (presuntamente niños), quienes luego escaparon hacia el interior del barrio. Los efectivos policiales los siguieron con el fin de identificarlos, y fueron interceptados detrás de la tira 17 de la Peatonal 2 de Abril por un grupo de jóvenes compuesto por Nazareno Ezequiel DÍAZ (a) “Rayo”, Gonzalo Horacio MUÑOZ (a) “Chancho”, y Jorge Oscar GUEVARA (a) “Pampa”, y otros jóvenes que no han podido ser identificados. En ese mismo lugar, el “Rayo” DIAZ se encontraba en estado prepotente y luego de unos entre dichos, comenzó a propinar golpes de puño hacia el Agente GARIALDE, quien en respuesta se propone a reducirlo y aprehenderlo; en ese momento tomaron intervención otros sujetos del grupo golpeando a GARIALDE con elementos contundentes, y éste además recibió un piedrazo que lo impactó en la cabeza, le provocó un corte con sangrado profuso y lo hizo desvanecer, mientras seguía recibiendo golpes en el suelo. Acto seguido se aproximaron a GARIALDE el “chancho” MUÑOZ y el “Pampa” GUEVARA para continuar agrediéndolo y en ese instante intervino el Agente TORRES, y él recibió golpes de parte del “chancho” MUÑOZ, el “pampa” GUEVARA, y de otros jóvenes, haciendo que caiga al piso donde continuó siendo pateado; uno de ellos le aplicó un fuerte golpe en la cabeza que le hizo perder el conocimiento por un instante. Simultáneamente, cuando el Agente Leonardo YUR intentaba rescatar a GARIALDE de la golpiza y evitar un golpe certero del “Pampa” GUEVARA hacia GARIALDE, esquivó un golpe de puño de parte del “chancho” MUÑOZ, pero en el mismo movimiento recibió un fuerte golpe con una botella de vidrio en su cabeza detrás de la oreja derecha, que le provocó un corte profundo con sangrado. Como resultado de la agresión de parte de los anteriormente nombrados, el Agente GARIALDE recibió politraumatismos con fractura de pared externa de orbita derecha, fractura bilateral de nariz, edema periorbitario derecho con velamiento de fosas nasales y celdilla etimoidal; por su parte el Agente TORRES recibió un traumatismo de cráneo con pérdida de conciencia y traumatismo de pierna derecha; y finalmente al Agente YUR se le constató un traumatismo de cráneo sin pérdida de conocimiento, con céfalo hematoma temporooxipital derecho, con lesión en pabellón auricular derecho que requirió sutura.

Las fiscales proceden por I.F.P., arribándose luego a un acuerdo de juicio abreviado el cual ha sido suscripto por los imputados, su defensor y las fiscales intervinientes.

3. Audiencia de admisibilidad formal y de visu. Se desarrolla el día 30 de abril del corriente ante el suscripto, conforme las previsiones de los arts. 378 y 379 del C.P.P. Los acusados reconocieron las firmas en el acuerdo, expresando haber sido debidamente asesorados sobre los alcances del mismo y confesando sus participaciones en el hecho.

4. Fundamentos (art. 349 C.P.P.).

a) Consideraciones preliminares sobre la admisibilidad sustancial: Como habitualmente expreso, y sin ánimo de parecer reiterativo, corresponde tener presente que el Juicio Abreviado conlleva la particularidad que no existe contradicción entre la acusación pública, encarnada en el Ministerio Público Fiscal, y la Defensa Técnica, más la anuencia del acusado que reconoce tanto la existencia del hecho como la autoría del mismo. El reconocimiento del imputado, en la transacción con el titular de la acción penal, importa una verdadera confesión, realzando el valor de tal medio probatorio. Si bien la posibilidad del imputado de declarar, en forma amplia y en varios momentos del proceso, se sustenta, fundamentalmente, en su derecho de defensa, el contenido de sus dichos –una vez que se decide a manifestar su voluntad ante el tribunal- pueden ser utilizado como prueba de cargo. José Ignacio CAFFERATA NORES, en su obra “La prueba en materia penal” (Depalma; 3ra.edición; 1998; o. 161/162), da como características que debe contener una confesión válida, para ser tenido como prueba en el proceso penal, que quien confiesa esté en condiciones intelectuales para producir una manifestación de conocimiento, que sea libre, prestada ante el órgano judicial y con el propósito de confesar.-

Que haré propio, tal como lo hiciera en anteriores oportunidades, por resultar aplicable al caso lo manifestado por el ex Juez de Audiencia Dr. Fabricio LOSI -actual Ministro del Superior Tribunal de Justicia- al resolver el Legajo Nº 3371 caratulado “MINISTERIO PUBLICO FISCAL c/ FALCON, Elvio Ricardo s/ Amenazas Simples” y su unido por cuerda Legajo Nº 5302 caratulado “MINISTERIO PUBLICO FISCAL c/ FALCON, Elvio Ricardo s/ Lesiones Leves”: “...La implementación del nuevo diseño procesal penal en la provincia, a partir del 1º de marzo del pasado año, de cuño acusatorio y adversarial, potenció el valor del juicio abreviado. No es competencia de la judicatura estimar el valor o disvalor institucional del procedimiento, pues ello ya fue evaluado por los órganos constitucionalmente predispuestos para llevar adelante el proceso legisferante, sino aplicarlo e interpretarlo, en el caso concreto, según Constitución.”

“Y en tal sentido, el primer estándar de admisibilidad debe estar referido al acusado, centro del proceso, a quien el diseño procesal protege del poder punitivo del estado...”. El suscripto ha tenido contacto personal con los imputados DIAZ, MUÑOZ y GUEVARA al momento de realizar la audiencia de admisibilidad formal y de visu previstas por el Código de Rito, surgiendo de dicha audiencia que los imputados comprendían correctamente el alcance y efectos del acuerdo al que habían arribado conjuntamente con su defensor y las fiscales intervinientes. Continuando con la cita del fallo antes referenciado corresponde tener presente que “Deben tenerse en cuenta, además, los dos estándares que fijó el Tribunal de Impugnación Penal de La Pampa en el Plenario para el tratamiento de Juicio Abreviado, donde estableció: 1) que el acuerdo de juicio debe ser serio, esto es que debe existir una correspondencia entre la realidad de los hechos y lo firmado por las partes y el acusado; 2) que deben ser atendidos los derechos de la víctima (Resolución en Pleno del 26/10/2011. Registros del T.I.P.: Legajos 661/4 “Dr. Facundo Bon-dergham, defensor de Luis Enrique Dias Castañeira” y Legajo 661/0 s/ Recurso de Impugnación, y nº 661/6 “Dr.Hugo Luis Vercellino, defensor de Juan Carlos Escala s/ Recurso de Impugnación”).

El TIP claramente advirtió, en tal Plenario, que no se trata del simple cambio de la ley procesal, sino la puesta en marcha de un sistema procesal que apareja cambios profundos en la mentalidad de los operadores judiciales. En tal inteligencia, el poder del MPF se ha incrementado, teniendo, de hecho, la disponibilidad sustancial de la acción penal a partir del art. 15 C.P.P., y las facultades de los jueces se han restringido en su rol inquisitivo. Sí realzando su rol de tercero imparcial, protector -en primer lugar y sobre todo- del debido proceso, despejando toda duda razonable que el acuerdo resulte un medio extorsivo para con el firmante en pos de lograr un derecho -generalmente la libertad-, cuestión que afortunadamente nunca he advertido en la circunscripción”.

Así las cosas, si el acuerdo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA