Sentencia Nº 4398/10 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2010

Fecha de Resolución: 6 de Julio de 2010
 
EXTRACTO GRATUITO
[CCGP] FRÍAS, L.C. - 6.7.2010 Notas de síntesis de la Secretaría de Jurisprudencia CONTRATO DE TRABAJO – Continuidad o extinción del contrato de trabajo ante la muerte del empleador # La muerte del empleador no provoca, en principio, la extinción del contrato de trabajo, dado que éste seguirá vigente con los herederos del causante (art. 249, LCT). Dicha continuidad no resulta posible en los casos en que las condiciones personales o legales o la actividad profesional del empleador hayan sido la causa determinante de la relación laboral, es decir, cuando la muerte del principal impide la posibilidad concreta de continuar con la actividad del causante, el contrato se extingue y el trabajador tiene el derecho de percibir la indemnización prevista en el art. 247, LCT. En el caso, si el empleador fallecido era un techista, oficio o actividad que para desarrollarla se necesitan conocimientos técnicos específicos (...), el empleado debe acreditar que los herederos se encuentran en condiciones de continuar con la actividad que aquél desarrollaba, y si afirma que la relación laboral continuó, en el caso con uno de los hijos del empleador fallecido, debe acreditar la existencia de dicha relación laboral *** En la ciudad de General P., provincia de La Pampa, a los seis días del mes de julio del año dos mil diez, se reúne en ACUERDO la Excma. Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, L. y de Minería de la Segunda Circunscripción Judicial para resolver el recurso de apelación interpuesto en los autos caratulados "FRÍAS, L.C. c/ GOÑI, H.J.C.S./ PROCESO LABORAL" (expte. Nº 4398/10 r.C.A.), venidos del Juzgado de Primera Instancia Nº 1 de esta Circunscripción El Dr. A.P.B., sorteado para emitir el primer voto, dijo I. El proceso: a) L.C.F. promovió demanda laboral contra H.J.C.G. reclamando el pago de la suma de $ 61.972,84 con más intereses y costas. Dijo que comenzó a trabajar para el Sr. A.G. que era quien explotaba una empresa perteneciente a la Industria de la Construcción, con sede en calle 9 nº 1867 de esta ciudad. Señaló que realizaba tareas de carpintería, que describió, y se encontraba encuadrado en la categoría "medio oficial carpintero", del CCT 76/75. Dijo que su labor la realizaba en el galpón de propiedad de su patrón y también en los edificios que tomaba su empleador (que era techista), haciendo trabajos en esta ciudad como en otras localidades de esta Provincia. Manifestó que siempre cobró menos de lo que le correspondía según convenio. Dijo que su patrón falleció entre los meses de marzo y abril de 2007 y que se hizo cargo de la empresa su hijo, el arquitecto H.J.C.G., que fue quien continuó con la actividad empresaria de su padre y con la relación laboral. Manifestó que el 17/07/2007 se encontraba trabajando en el galpón de la calle 9 nº 1867 con una máquina T. vertical simple cortando un listón de madera para moldura y que sufrió un accidente, seccionándole dicha máquina dos falanges del dedo meñique, una del dedo anular y el 25% del dedo pulgar, siendo atendido en el hospital Gobernador Centeno de esta ciudad. Afirmó que junto con el demandado, con un certificado médico expedido por un médico, suscribieron la denuncia de Accidentes Personales Nº 1221 para ser presentado ante la compañía de seguros, aclarando que se trataba de un seguro que nada tiene que ver con las aseguradoras de riesgos del trabajo y cuyo beneficiario es el empleador. Dijo que dicha documental demuestra en forma inequívoca la relación laboral que existió entre F. y H.G. y que en fecha 11/09/2007 recibió el alta médica, recomendándosele tareas livianas por 30 días. Hizo un relato del intercambio epistolar que mantuvo con el demando quien desconoció la existencia de la relación laboral, practicó liquidación reclamando el pago de los siguientes rubros: 1) Diferencias salariales por período no prescripto; 2) SAC 2º sem. 2005; todo año 2006; 1º semestre 2007 y proporcional 2º semestre 2007; 3) Vacaciones no gozadas: años 2005 y 2006 y vacaciones proporcionales año 2007; y SAC s/ vacaciones 2005, 2006 y 2007; 4) Cobro aportes Fondo de Cese laboral (art. 18, párrafo 1º, Ley 22.250); 5) indemnización art. 18, segundo párrafo ley 22.250; 6) indemnización art. 8º Ley 24.013; 7) remun. accidente inculpable (según art. 21 ley 22.250 y art. 33 CCT 76/5 (desde el 17/07/2007 al 11/10/2007); 7) indemnización art. 80, LCT; 8) Asignación p/ vestimenta años 2005, 2006 y 2007 y 9) asignaciones familiares por nacimiento y por hija (fs. 14/20 y fs. 23 y fs. 29) b) H.J.C.G. contestó la demanda a fs. 47/54. Negó por no constarle que F. haya trabajado para su padre. Afirmó que su fallecido padre tenía una pocas herramientas de carpintería en un galpón, con lo que realizaba algunos trabajos de techado de viviendas, labor que realizó hasta mediados de 2006, fecha en que accedió a su jubilación. Afirmó que su padre falleció el 09/0672007 y no en la fecha que señaló el actor. Negó que se haya hecho cargo de la empresa de su padre, como también haber continuado la actividad de techista bajo cualquier modalidad. Dijo que cuando falleció su padre residía en Córdoba en donde desarrollaba su actividad como arquitecto y que a los pocos días de encontrarse en esta ciudad, F. se comunicó personalmente con él y le manifestó que su padre lo había autorizado a utilizar las herramientas de carpintería porque estaba realizando unos trabajos particulares (unos canastos de madera) y solicitó permiso para poder concluirlos, permiso que le concedió. Luego sucedió el desafortunado accidente y dado que aún se encontraba vigente el seguro de accidentes personales que había contratado su padre, hizo la pertinente denuncia ante la compañía de seguros. Pero negó rotundamente haber continuado con la actividad de su padre y que los trabajos pendientes los terminó P.L.L., destacando que su deceso fue producto de un larga y penosa enfermedad. Admitió que en Junio de 2007, después del fallecimiento de su padre, se radicó en General P. para acompañar a su madre, y comenzó a trabajar para la empresa constructora del Sr. C.. En forma subsidiaria negó la procedencia de los rubros reclamados (fs. 47/54). c) A fs. 57 se abrió la causa aprueba, la que fue proveída a fs. 61/62; y una vez producida en los términos que expresa la certificación actuarial de fs. 71, se clausuró el período probatorio (fs. 73). La parte actora no alegó y sí lo hizo la demandada a fs. 209/211. d) En la sentencia de fs. 213/216 el juez hizo lugar a la demanda y mandó a practicar planilla de todos los rubros reclamados en la ella. Para fallar del modo en que lo hizo, entre otras cosas sostuvo: 1) con relación a la existencia de la relación laboral tuvo por probado que el actor trabajó para el padre del demandado, Sr. A.G., quien se desempeñaba como techista, desde el 03/12/2001, y se apoyó en lo declarado por los testigos ofrecidos por el actor, Q. (fs. 122/123) y G. (fs. 164). También destacó lo declarado por el testigo L. (fs. 197) (ofrecido por el demandado), quien indicó que la relación laboral se inició cuando F. tenía 17 años de edad y que siguió trabajando hasta que ocurrió el accidente el 17/07/2007, es decir cuando ya había fallecido el Sr. A.G.. Y teniendo en cuenta que de las constancias documentales agregadas a fs. 6 y 7 surgía que el hoy demandado suscribió la denuncia de accidente ante la aseguradora en oportunidad del accidente sufrido por F. con una de las máquinas que operaba, en un formulario en donde se lo individualiza como "patrón o empresa" y señalando como lugar de ocurrencia "en el puesto de trabajo", el sentenciante tuvo por probado que la relación laboral existió desde el 03/12/2001 hasta el día en que se produjo el distracto, hecho que para el a quo ocurrió el 10/09/2007 que es la fecha en que el actor remitió el telegrama que se encuentra glosado a fs. 10, medio por el cual el trabajador expresó su reclamo, y luego el hoy accionado, desconoció la existencia de la relación laboral; 2) respecto a la categoría laboral del actor, entendió significativo el testimonio de L. (fs. 197) quien calificó al acccionante como "ayudante", categoría contemplada en el CCT nº 76/75 de los trabajadores de la Industria de la Construcción, y entendió correcto dicho encuadramiento toda vez que de los testimonios ya referidos surge que A.G. trabajaba como techista y su hijo continuó con la explotación en la actividad; 3) mandó a practicar planilla sobre los rubros reclamados, pero calculada en base a la categoría "ayudante" y no como "medio oficial" como lo pretendía el actor, hasta la fecha del distracto; y a partir de allí con más los intereses expresados en el considerando; y 4) impuso las costas al accionado vencido. - Apeló el demandado (fs. 219), quien expresó agravios a fs. 223/229, los que fueron contestados a fs. 233. - II. El recurso de la demandada: La recurrente destacó en primer lugar y en forma genérica que la sentencia apelada presenta notables falencias, en tanto evidencia una consideración parcial y descontextualizada de la prueba reunida en el proceso, omitiendo el juzgador el análisis de las observaciones y defensas que esgrimió en tiempo y forma, todo lo que, entiende, resulta arbitrario e injustificado. Se agravia porque el a quo concluyó que existió relación laboral entre el actor y el demandado, cuando los elementos probatorios, incluso los referidos por el juez, no acreditaron tal extremo. En particular destaca que los testimonios de Q. y G. nada aportaron, y sobre el testimonio de L. afirmó que el sentenciante hizo una consideración injustificadamente parcial y descontextualizada. Se queja también porque el juez no mencionó una gran cantidad de medios probatorios agregados al proceso, como el tema de la jubilación a la que accedió su padre en noviembre de 2006, habiendo cesado en su actividad a mediados del año 2006; ignoró por completo la circunstancia de que a partir del cese de actividades...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA