Sentencia Nº 420 de Corte Suprema de Justicia de Tucumán, 13-09-2021

Fecha13 Septiembre 2021
Número de sentencia420
MateriaY.O.M.Y.O. Vs. S.R.S.Y.O. S/ DAÑOS Y PERJUICIOS

SENTENCIA 420 Expte. n° 429/13 En la Ciudad de San Miguel de Tucumán, 13 de septiembre de 2021, reunidos los Sres. Vocales de la Excma. Cámara en lo Civil y Comercial, S.I., D.. R.H.B. y A.M.A. con el objeto de conocer y decidir los recursos interpuestos contra la sentencia dictada en los autos caratulados "Y.O.M. Y OTRA c/ SANATORIO RIVADAVIA S.A. Y OTROS s/ DAÑOS Y PERJUICIOS"; y abierta la vista pública, el Tribunal se plantea la siguiente cuestión: ¿ESTA AJUSTADA A DERECHO LA SENTENCIA APELADA? Practicado el sorteo de ley para determinar el orden de la votación, el mismo dio el siguiente resultado: D.. R.H.B. y A.M.A.. EL Sr. VOCAL DR. R.H.B., DIJO:

1.- Viene a conocimiento y decisión de este Tribunal los recurso de apelación interpuestos por los demandados Sanatorio Rivadavia S.A., herederos del Sr. J.E.A.(.fallecido) y J.L.J., contra la sentencia de fondo dictada en fecha 14/03/18 y su aclaratoria de fecha 06/04/18, por la Sra. Jueza del Juzgado Civil y Comercial Común de la III° Nominación. Concedidos los recursos interpuestos, en fecha 13/09/19, el demandado J.L.J., con el patrocinio del Dr. J.M.A. expresa agravios, los que son contestados por el letrado apoderado de la parte actora, Dr. S.B.R. en fecha 02/10/19. Con posterioridad expresa agravios por el Sanatorio Rivadavia S.A., su letrado apoderado en fecha 08/11/19 los que son contestados por la parte actora en fecha 28/11/19. A su turno, en fecha 16/12/19, los herederos del Sr. J.E.A.(.d.V.P., S.A. y J.L. -apoderado común-) con la representación de letrado G.M., expresan los respectivos agravios siendo contestados por la parte actora en fecha 06/02/20.

2.- Breve reseña del caso: Que en estos autos los Sres. M.O.Y. y B.G. LUNA DE YUNE en ejercicio de sus propios derechos y por ser padres de quien en vida fuere JULIO M.Y., promovieron demanda por daños y perjuicios en contra de: SANATORIO RIVADAVIA SA, OBRA SOCIAL DE LA UNION DEL PERSONAL CIVIL DE LA NACION (UPCN) -luego desistido-, J.E.A. (médico, DNI nº 8.176.723), J.L.J. (médico pediatra) y L.A.L. (obstetra) por el monto de $500.000 (pesos quinientos mil), en virtud de haber intervenido en el parto del menor, ocurrido el día 17/12/2002 en el Sanatorio Rivadavia, en tanto, posteriormente ocurriera el nacimiento con parálisis cerebral y luego se desencadenara la muerte del niño.

3.- a) Agravios de Demandado (Sr. J.L.J.): El apelante sostiene que le agravia la aludida sentencia por cuanto no obstante lo manifestado por el inferior en grado en el punto c) de los considerandos, en la sentencia aclaratoria de fecha 06/04/18, respecto a las costas por la intervención en el proceso del demandado absuelto (J.L.J.) son impuestas por su orden apartándose del principio objetivo de la derrota. Indica que existen elementos probatorios que acreditan que su parte no tuvo ninguna responsabilidad en el hecho denunciado en autos, de lo que se colige que el actor demandó mal y por ello debe cargar con las costas y gastos de su actuar negligente. Refiere que la propia J. es concluyente al determinar la ausencia de su responsabilidad, no solo por falta de pruebas de los actores sino por las manifestaciones realizadas por el Dr. Abraham a fs. 228/229, informe de fs. 730 de la Sociedad Argentina de Pediatría, informe del perito médico ginecólogo de fs. 501/503, testimonio del Dr. M.O.A.. Manifiesta que la sentencia luce arbitraria la imponer las costas por su orden, por cuanto surge de autos el buen obrar de su parte. Que su ausencia de responsabilidad no basta en que haya sido absuelto, sino también debe ser liberado de las costas, por no existir además ningún supuesto de excepción para alejarse del principio cúlmine en la materia. Indica que no existe razón alguna para eximir de costas a los actores, cita doctrina legal en respaldo de sus argumentos. Pide se revoque la sentencia en lo que a las costas mencionadas refiere. El memorial de agravios es contestado en tiempo y forma por la parte actora en fecha 02/10/19, el cual se tiene por reproducido por razones de brevedad.

3.- b) Agravios del demandado (Sanatorio Rivadavia S.A.):

i.- Agravia al recurrente, que la inferior en grado fundamenta su condena en base a la valoración que efectúa de la pericial médica producida en autos, la cual carece de objetividad y se basa en meras apreciaciones del perito, sin sustento alguno que avale sus conclusiones. Afirma que se incurre en un error médico al afirmar que la circular de cordón puede prevenirse, evitarse o incluso diagnosticarse mediante la realización de una ecografía. Describe el caso del cordón o circulares alrededor del cuello y los supuestos de procedencia. Indica que en el caso de autos y hasta el momento de la expulsión fetal, la vitalidad fetal nunca se vio comprometida, no existiendo variaciones de la frecuencia cardíaca fetal que hiciesen pensar en una patología del cordón umbilical. Continúa sosteniendo que la circular de cordón es una patología ampliamente descripta y que no siempre trae aparejado sufrimiento fetal agudo o trastornos para el feto. Transcribe fragmentos de trabajos sobre el tema. Expresa que al tratarse el trabajo de parto de un proceso dinámico, la circular pudo haberse producido durante el encaje fetal en el canal de parto y claramente hubiese sido imposible un diagnóstico en forma previa al parto. Cita la medida para mejor proveer donde consultado el Dr. A.J.M.A., sobre el momento en que puede producirse la doble vuelta de cordón umbilical, el mismo responde textual: “La circular de cordón se puede producir en cualquier momento del trabajo de parto, también durante el embarazo”. Señala a su vez, que la edad materna claramente no es condición sine qua non, para la indicación por cesárea, lo cual, afirma fue corroborado por el informe emitido por el CAPS del B.J.X., conforme prueba informativa n° 2 del actor. Indica que la actora no presentaba ninguna complicación potencial respecto de su edad en relación al embarazo, encontrándose relacionados los acontecimientos con un hecho fortuito e impredecible y no diagnosticado hasta el momento de la expulsión fetal. Que tampoco se presentaron complicaciones durante el trabajo de parto que ameritasen la decisión de realizar una cesárea de urgencia. Recién al momento del parto se constató la doble circular de cordón ajustada al cuello, por lo que resulta falso que se hayan tenido que realizar cualquier tipo de maniobras sobre la demandante. Prueba de lo expresado es la historia clínica en la que consta que el parto se sucedió en forma normal. T. evolución del parto conforme partograma. De allí y del informe del perito médico afirma que la doble circular de cordón solo puede diagnosticarse de manera fehaciente al momento del desprendimiento fetal, y en el caso concreto, al haberse atravesado el segundo plano de H...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR