Sentencia Nº 41242 de Superior Tribunal de Justicia de la Pampa, 2018

Fecha de Resolución:10 de Diciembre de 2018
 
EXTRACTO GRATUITO

Fallo Nº 1043

En la ciudad de General Pico, a los 10 días del mes de Diciembre de 2018, se constituye el Tribunal de Audiencia de Juicio, integrado por los Sres. Jueces Dr. Heber Alcides Pregno, Dr. Marcelo Luis Pagano y Dr. Diego Julio Ambrogetti, a los fines de sentenciar en estos autos caratulados: “MINISTERIO PUBLICO FISCAL c/ ARGÜELLO, Héctor Jesús s/ HOMICIDIO AGRAVADO EN GRADO DE TENTATIVA, DESOBEDIENCIA JUDICIAL, ABUSO DE ARMAS Y AMENAZAS AGRAVADAS EN CONCURSO REAL”, Legajo Nº 41242 y acumulado Nº 38106, seguidos contra el imputado Héctor Jesús Argüello, DNI Nº 36.963.653, nacido el 2 de febrero de 1993, en General Alvear, provincia de Mendoza, hijo de Raúl Héctor y de Sandra Galván, domiciliado en calle 52 nº 709, de esta ciudad; quién es defendido por el Sr. Defensor Particular, Dr. Martín Herrero Galvagno y representa al Ministerio Público Fiscal, el Sr. Fiscal General Dr. Armando Agüero y la Dra. Ivana Hernández.

VISTO y CONSIDERANDO: Que, en el Alegato Inicial de apertura la Sra. Fiscal acusó a Argüello, manifestando que intentará acreditar la responsabilidad penal del acusado por los siguientes hechos:

En el Legajo Nº 41242: la investigación se inició el día 23 de marzo de 2018, a las 01:00 hs., por un hecho ocurrido en la vivienda sita en calle xxx de este medio, la cual resulta habitada por Jesús Argüello y su grupo familiar, la cual se encuentra repartida en varias dependencias.

En ese momento Argüello vivía con la damnificada S.M.. Ese mismo medio día, M. se retiraba del domicilio, y fue interceptada por Argüello, volvieron a la casa y se inició una discusión que comenzó en el patio y siguió en el interior del domicilio, en el marco de una discusión, Argüello tomó un bidón que contenía líquido inflamable, nafta, y se la arrojó sobre el rostro, cuerpo y ropa de S.B.M., que en ese momento estaba cursando un embarazo de siete meses, esperando un hijo de Argüello.

En el momento que le arrojó el contenido inflamable sobre la damnificada, con clara intención de terminar con su vida, al tiempo que le decía que no se iría de la casa, porque no quería finalizar la relación. La damnificada se introdujo en el interior de la vivienda, porque le había caído líquido en los ojos, intentó lavarse la cara, el imputado estaba gritando, en pocos minutos se hizo presente personal de Comisaría Primera, alertados por el CeCom, que había una discusión de pareja en esa vivienda. Al llegar observaron la pareja discutiendo en la vereda, Argüello cambió de actitud, les pidió se retiraran, que era una discusión de pareja, pero los policías advirtieron el estado en el que estaba M. y procedieron a la demora y restante procedimiento realizado.

Al momento que se produjo el hecho, se encontraba vigente una medida judicial, dictada el 26/12/2017, por la Jueza de la Familia Nº 1, Dra. Ana Clara Pérez Ballester, habiendo ordenado la prohibición de acercamiento a doscientos metros del radio de residencia, trabajo, estudio, esparcimiento o lugares de habitual concurrencia de la Sra. S.M. asimismo cesar todo acto de intimidación o perturbación que afecten la integridad psicofísica de la nombrada, por el plazo de 90 días. A la medida preventiva urgente la había solicitado la damnificada, a raíz de un problema que se había generado a raíz de una separación de la pareja (Expediente tramitado por ante el Juzgado Civil, con fundamento en la Ley 26485).

En el Legajo Nº 38106: el hecho tiene relación con toda esta contextualización de violencia de género, porque en este Legajo que damnifica a E.E. tiene que ver con un hecho que acaeció el 29/09/2017, aproximadamente a las 14:30 horas, cuando E., ex pareja de S.M., con quien tiene un hijo en común muy pequeño, de tres o cuatro años de edad, llamado U.Y.E, fue al domicilio de calle XXX del medio, y ese día lo amenazó Argüello, apuntando con un arma de fuego y disparando dos proyectiles con una carabina o similar, desde el interior de su vivienda, luego desde el exterior, donde lo siguió apuntando en forma amenazante, dando aviso inmediato al CeCom.

La calificación legal establecida, es la de Homicidio agravado por haber sido cometido contra la persona con quien mantiene o mantuvo una relación de pareja y por mediar violencia de género en grado de tentativa, Desobediencia Judicial, Abuso de Armas y Amenazas agravadas por el uso de armas, en Concurso Real (arts. 80 incs.1, 11 y 42, 239, 104, 149 bis primer párrafo, segundo supuesto y 55 del C.P.).

En el Alegato de apertura del Defensor, manifestó en contraposición que demostrará a lo largo del debate que la tentativa de homicidio no tiene asidero probatorio, se funda entre otras cosas en el propio relato de los hechos relatados por la fiscal, que es sesgado y que no responde a la realidad de los hechos, con lo cual se solicitara se lo juzgue por el delito de lesiones leves, art. 89 del C.P..

Cedida la palabra al imputado se abstuvo de declarar.

Ahora bien, dando inicio a la rueda de testigos, respecto al legajo Nº 38106, en primer lugar depuso el Sr. E.C.E., quien manifestó, que fue pareja de S.M. por ocho años, un día fue a llevar su hijo (que va a cumplir cuatro años) con la mamá, porque se habían separado hacía unos días y ella se había juntado con Argüello, que vivía en la esquina de su casa.

Sabía que el acusado era bastante celoso, no quería que S. estuviera con él en la vereda. Estaba mirando porque siempre lo bardeaba, algo le hacía. El damnificado miró hacia la ventana de la vivienda, y observó que se asomaba el caño de una carabina, rifle o algo similar, entonces se escondió atrás de una planta y se metió adentro del auto. Argüello le sacudió (sic) dos tiros, se fue despacio y éste salió con la carabina. Se fue hasta la otra esquina donde vive el Oficial Ávila, como no estaba volvió por la misma calle 52, y Argüello salió con la carabina hasta la esquina, como queriéndolo correr, y lo seguía apuntando.

El Sr. Barbosa vivía enfrente de su casa y estaba sentado afuera, se cruzó porque lo vio re mal, le preguntó qué le pasaba, había escuchado los disparos, le contó que Argüello le había sacudido dos tiros. Cuando miraron con Barbosa para la esquina, todavía seguía apuntando con la carabina hacia el auto, donde estaba sentado. Esto pasó a la una o dos de la tarde. El declarante vive en calles 52 y 13 y Argüello en calles 52 y 15, están a 70 u 80 metros de distancia.

El oficial Ávila, a quien fue a buscar E., vive en calle XXX y como no estaba en la casa lo llamó por teléfono y aquel le dijo que hiciera la denuncia correspondiente y se quedara en el lugar. No sabe a qué hora se presentó la policía en la casa de Argüello.

El Oficial Diego Ávila (prestó testimonio en este debate) respecto a este hecho manifestó que, vive a 80 metros del domicilio de E., ese día el denunciante lo llamó por teléfono relatándole la situación vivida, por lo que dio aviso inmediato a la Comisaría Primera. No conocía al Sr. Barbosa.

Testimonio el Sr. Gonzalo Gabriel Gajardo, policía, recuerda de la denuncia realizada por E., fue por una situación de conflicto. En horas de la siesta E. fue a llevarle uno de los hijos que tiene con M., que vive en calles XXX aparentemente tiene una discusión con la chica y desde adentro de la casa, donde se encontraba la pareja actual de ella, le esgrimió una carabina por la ventana y le efectuó dos disparos, ninguno lo había impactado. E. estaba adentro del vehículo e inmediatamente se retiró del lugar y fue a hacer la denuncia.

Una vez recepcionada la denuncia, realizó el acta de inspección ocular del lugar, tomas fotográficas, croquis, no se constataron disparos de arma de fuego, se efectuó al día siguiente el allanamiento de la casa de Argüello con resultado negativo, no se pudo secuestrar ningún arma de fuego. Había un testigo, que convocó el denunciante, el que prestó declaración testimonial, reafirmando los dichos de E.

Reconoció el acta de denuncia, acta de constatación, croquis de la vivienda, acta de allanamiento realizado en la casa de Argüello, con resultado negativo para el secuestro de arma de fuego, también respecto al hallazgo de impactos de arma de fuego.

El testigo Julio Sebastián Barbosa, vecino de E., recuerda que escuchó disparos que provenían de la casa de Argüello, y luego estaba este apuntando con una carabina. Se arrimó a charlar con E. que se quedó en el auto, supuestamente había ido a llevar al hijo a lo de Argüello y volvió. Cuando él vio por el espejo a Argüello, dijo que tuviera cuidado porque estaba apuntando con una carabina, miró para atrás y estaba Argüello en la esquina con una carabina y entonces se fue a su casa, para no tener problemas. No volvió a disparar nuevamente. Conocía a E. y a Argüello del barrio. E. estaba asustado. Lo llamaron a declarar, porque cuando cayó la policía estaba ahí, prestó declaración como testigo.

Barbosa reconoció la firma en el acta de declaración realizada en la Comisaría.

A pregunta del defensor, dijo que no conoce de armas, pero afirmó que Argüello tenía una carabina, porque no suena lo mismo que una escopeta, o un rifle. Escuchó dos disparos de arma de fuego, porque el ruido de una bala 22, es inconfundible.

Ahora bien, ya ingresando en las pruebas testimoniales del legajo Nº 41242, en primer lugar, brindó su relato la testigo y damnificada S.B.M., quien refirió que, conoció a Jesús Argüello hace tres años atrás, era amigo de su ex pareja E.E. (con quien tiene un hijo).

Con Argüello comenzó a vivir en el año 2016, en un departamento de la casa de la madre de él. Se separaron antes de las fiestas del año pasado, yéndose a vivir a lo de una amiga, se volvió a juntar, como no se llevaban bien alquiló un departamento en calle 20 e/23 y 25, y después volvió a vivir con Argüello hasta el día del hecho.

Ese día se fue a trabajar en la mañana, se mandaron mensajes, estaban como separándose, le dijo que se iba a ir y él le dijo que sí, que agarrara las cosas y cuando volviera no estuviera. Le pidió a Viviana, hermana de él, que le...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA